Uno, dos, tres: ¡Fuego!

A medida que pasa el tiempo, los mercados van perdiendo la paciencia y los líderes …