Landing Éxito CE – Facebook – Qué sube más que el dólar | Inversor Global

BIENVENIDO A

CONTRAECONOMÍA

TU INSCRIPCIÓN FUE EXITOSA. EN BREVE VAS A RECIBIR TU PRIMER CORREO ELECTRÓNICO

SI NO ENCONTRÁS EL E-MAIL EN TU BANDEJA DE ENTRADA, POR FAVOR REVISÁ LA CASILLA DE SPAM O DE CORREO ELECTRÓNICO NO DESEADO, YA QUE PUEDE SER QUE EL CORREO SE HAYA ENTREGADO ALLÍ POR ERROR. PARA MÁS INFO HACE CLICK ACÁ.

ACA NO HAY AJUSTE

A pesar de lo que chillan muchos, en Argentina el gasto público sube incluso más que el dólar.

Todo lo que sube, tiene que bajar. Es algo que nos enseñaron desde chicos. Aunque las primeras excepciones las vimos también en esa tierna etapa de la infancia. Los globos inflados con helio suben, suben y permanecen subiendo. A los ojos de los niños, nunca bajan.

¿Pasa lo mismo con el dólar en Argentina? Sin duda que sí, al menos desde una perspectiva histórica, siempre que subió, siguió subiendo. ¿Creo que no tiene techo? No, tranquilos.

El Banco Central es serio y el país no está manejado por una turba de ignorantes bolivarianos. Así que puede subir, pero volverá a bajar, y luego volverá a subir. Es lo normal en un país con inflación.

Ahora bien, ¿qué es lo otro que sube casi de manera incesante, como esos globos de helio que quedaban pegados al techo de las fiestas infantiles?

Seguro adivinaste: es el gasto público.

¿Pero cómo? ¿No es que vivimos un ajuste brutal producto del gobierno neoliberal que votó la despistada clase media argentina?

No. El gasto sube por el ascensor, y el dólar y la inflación por la escalera.

El gasto no cae, solo cambia de forma

La semana pasada se conocieron los datos fiscales del mes de junio, con lo que ya tenemos todo el primer semestre adentro, en materia de números de ingresos y gastos.

El gobierno, vía Nicolás Dujovne, festejó por “sobrecumplir” la meta del déficit.

Esto quiere decir que, mientras esperaban tener un desequilibrio de 2% del PBI en la primera mitad del año, resultó que fue de 1,5%. Claro que esto es solo mirando el resultado antes de pagar intereses (“primario”) y considerando como ingresos corrientes a lo que quedó del blanqueo.

Pero al margen de eso, hay una cuestión más crucial todavía. La meta de déficit se cumplió no porque el gobierno haya bajado el gasto, sino porque subió la recaudación más todavía. Es decir, la política no ajusta, y el sector privado, con mayor actividad económica que paga más impuestos, tapa los agujeros.

Finalmente, cerrar déficit con crecimiento, eso que le gusta a muchos, es simplemente que el sector privado trabaje más para arreglar el despilfarro político.

Acá abajo podemos ver el detalle de cómo está evolucionando el gasto del gobierno nacional este año.

Gráfico 1. Gasto Público por rubros más relevantes. Variación anual.

Como se ve, el gasto total (que incluye gasto corriente, gasto de capital y pago de intereses) trepó 34,3%, por encima de la inflación del mismo período.

Pero aún más crece el gasto de “funcionamiento” del estado. Es decir, el que Vidal llama “gasto político”. Por ahora, el ajuste de la política brilla por su ausencia y lo único que tenemos es un menor gasto en subsidios económicos, baja casi totalmente explicada por los menores subsidios a la energía.

Contrariamente a lo que dicen mucho medios y políticos, no hay ningún ajuste. El gasto público sigue creciendo y a paso acelerado. Es solo que el gasto ahora se compone relativamente diferente de antes.

Sólo una persona conoce el Lado B de la política, la economía y los mercados, y quiere darte todas las respuestas. Su nombre es Iván Carrino, semana a semana te traerá los secretos que nadie se anima a revelar.