Vamos a ver qué nos dice la experiencia…

Los bonos atados a la inflación son más atractivos cuando la inflación comienza a dar signos de recalentarse  y da signos tempranos antes de desacelerar.

En cambio, los bonos más tradicionales otorgan mejores rendimientos cuando la economía experimenta algún capítulo recesivo o los bancos centrales tienen una política expansiva.

De todo el universo de bonos, sin embargo, uno de los que más ha llamado la atención es el DICP 2033, que tiene un cupón de 5,83% y una duración de 8 años y un spread sobre inflación de 4%.

El Discount en Pesos tiene una amortización estipulada en cuotas semestrales ajustadas por CER en junio y diciembre de cada año.

Es de los que se llaman Bonos amortizables, aquellos que devuelven en cuotas parte el capital prestado. Por tanto, además de los intereses, el  bono puede pagar un monto extra de amortización.