Como el uso de los semiconductores va en aumento prácticamente ha liderado las alzas en la Bolsa estadounidense.

El SOX, una abreviatura estadounidense para el índice de semiconductores de Filadelfia, tocó suelo en febrero de 2016 y desde ese momento ha crecido cerca de 80% frente a 40% del Nasdaq 100 o 32% del S&P 500.

Todo esto sin contar con la apreciación del dólar, un dato que no es menor porque actúa como un catalizador para el sector tecnológico en líneas generales.

No podemos pasar por alto, que desde diciembre de 2016 tanto el Nasdaq 100 como el Composite, cotizan en subida libre absoluta, en convergencia con el Dow Jones de Industriales y el S&P 500.

En fin, se trata del segundo índice sectorial que más ha subido desde enero de este año, después de las compañías de tecnología de la información, con alzas del 11%.