Se trata de nuevas opciones para quienes quieren acceder a las altas tasas en pesos, cuyo rendimiento está atado a la tasa Badlar -que está levemente por debajo del 19%-, a la que se suma un “plus”.

Al momento de pagar el cupón, este se calcula a partir de la variación de la Badlar de ese día, más la tasa adicional establecida.

Sí, es probable que para los más experimentados a primera vista se vean idénticos a los bonos que ajustan por Badlar, que por cierto, son bastante atractivos ahora…

Pero la diferencia entre los 2 instrumentos es que los pesos-linked se suscriben, denominan y pagan -lee bien-, en dólares, mientras que los bonos atados a la tasa Badlar se emiten en pesos.

Seguramente la inversión cobró más atractivo ahora, ¿no?

Lo que sucede es que los bonos pesos-linked se rigen por la Ley de Nueva York, de modo que si se incurre en una falta del acuerdo inicial se maneja en el extranjero y no de acuerdo con la legislación local.