Podríamos nombrarte un sinfín de empresas de empresas dedicadas al consumo en los Estados Unidos: Procter & Gamble, Coca Cola o Phillip Morris, son algunos ejemplos.

Pero ¿qué tienen todas en común?

Sí, todas pertenecen a un sector en particular. En el largo plazo, como inversor tené en cuenta que estas compañías son inmunes a los ciclos económicos y se les adjudica un papel defensivo cuando la coyuntura macroeconómica está bajo presión.

Ahí es donde entran los ETFs, particularmente el SPDR Consumer Staples Select Sector ETF (XLP), el fondo cotizado más capitalizado del mercado y el más líquido, con un promedio de 7 millones de acciones diarias.

Su rentabilidad promedia en dividendos es de 2,4% anual. Tuvo un increíble crecimiento en tamaño durante los últimos años y un recorrido por encima del índice S&P 500 en los últimos 12 meses.