Así como el S&P 500 está conformado por las empresas más representativas de la economía estadounidense, el índice Russell 2000, en cambio, está constituido por Small caps, lo que si bien es un sinónimo de volatilidad, para muchos conlleva a oportunidades.

Además, existe una gran variedad de ETFs en el sector, por lo que tenés una gran variedad para escoger.

Lo ideal es inclinarse por aquellos que impliquen bajos costos por inversión y cuenten con un potencial único de éxito en el escenario de incertidumbre que se plantea para 2017.

 

En esa línea, figura el iShares S&P Small-Cap 600 Growth ETF (IJT), que cuenta con más de 3.500 de dólares en activos invertidos y acarrea un comisión de 0,25% por el total del capital.

 

Este tipo de instrumento se destaca por su ben rendimiento en periodos recientes.

En los últimos 5 años, el IJT ha ganado 103% frente al 84% acumulado por el índice S&P 500 desde octubre de 2011.

Si pretendés invertir en Small caps, es importante que tu cartera contenga otros activos que puedan atenuar el riesgo que este tipo de accionesen crecimiento implica.

Para ello, podés fijarte en un grupo de jugadores que goza de una fortaleza impresionante en el mercado ahora e incluso a futuro.