BIENVENIDO A CONTRAECONOMÍA

Tu suscripción ha sido exitosa. En breve vas a recibir tu primer correo electrónico*

Exclusiva: ¿cómo va a ser la reforma tributaria 2017/2018?

Ganancias corporativas: en la Argentina la alícuota es del 35%, pero en América Latina el promedio está en el 28% y el global es 24,3%. En ningún otro lugar se castigan con tantos impuestos las utilidades que consiguen las compañías como en la Argentina. Obviamente se trata de una fuerte traba para atraer inversiones.

 

Impuesto al Valor Agregado: Nuevamente surgen diferencias siderales en las comparaciones. La alícuota de la Argentina es del 21%, pero el promedio de la región está en el 13% y a nivel global es de 15,7%. Al ser uno de los impuestos que más recaudan, resulta muy difícil reducir la alícuota aunque es una de las alternativas que actualmente estudia el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

Cargas patronales: Incluyendo la obra social, el empleador debe pagar entre 23% y 27% adicional sobre el salario en materia de seguridad social. Ese número baja a 13,3% en América Latina, casi la mitad que en la Argentina, mientras que el promedio global se ubica en 17,4%.

La Argentina que se viene

Nicolás Dujovne, ministro de Hacienda, ha sostenido que a fines de año presentará una reforma tributaria.

¿Qué incluye su planteo?

Ingresos brutos recaudados por las provincias, impuestos a los sellos que cobra varias jurisdicciones, impuestos al trabajo que recaudan Seguridad Social y la AFIP y referentes a operaciones bancarias como el tributo a los débitos y créditos.

Entre ellos, Ingresos Brutos es el más distorsivo y se busca su eliminación. Es negativo si la Argentina quiere crecer de forma sostenida.

El problema es que al eliminarse representa hasta 80% de lo que recaudan algunas provincias. No la tienen fácil.

El impuesto al cheque

Luego está el impuesto a los débitos y créditos bancarios. Se le conoce como tributo al cheque, instrumentado por Domingo Cavallo en 2001.

¿Como se reemplazaría?

En primer lugar, podría permitirse que se tome en cuenta el Impuesto a las Ganancias o de Bienes Personales en el caso de trabajadores autónomos; o en pagos a cuenta por parte de monotributistas.

La segunda opción es aplicar alguna clase de impuesto al depósitos en efectivo para desincentivar el uso del mismo.

Respecto a la renta financiera, el Gobierno piensa en gravar los intereses de las personas físicas. No así la de los bonos, que tampoco está gravado.

Reforma tributaria: en agenda

Alberto Abad, administrador federal de Ingresos Públicos (AFIP), sostuvo recientemente que la única forma de bajar impuestos es avanzar a un blanqueo de la economía, bajar el gasto público y reducir el uso de efectivo, sinónimo de evasión.

El proyecto que Abad planea enviar al Congreso a fines de año, para que sea discutido en 2018, contemplará la posibilidad de realizar ajustes por inflación en el Impuesto a las Ganancias.

Abad ha descartado incluir un tributo opcional al revalúo para inmuebles o acciones, que permitiría aliviar la carga abonada por Ganancias.

También se ha mostrado contrario a las rebajas en materia impositiva, como las propuestas de reducir el IVA a productos de primera necesidad.

Eso quedaría en veremos…

Pero eso sí, defendió la política de devolver el IVA a personas con más necesidades, como quienes perciben la jubilación mínima y cobran Asignación por Hijo, a quienes se les devuelven 15 puntos del impuesto.

Ahora que ya sos parte de nuestra comunidad, tenés acceso a este video.

Se trata de información elaborada especialmente por nuestros especialistas. 

Si! Quiero SABER más

More...