Friday, April 10, 2020
El sitio de noticias de Inversor Global


Invertir en tiempos de Coronavirus: ¿oportunidad única para el largo plazo?

Durante el último mes las bolsas internacionales han registrado pérdidas superiores al 35% debido a la incertidumbre existente por el…

By Inversor Global , in Argentina Mercados , at 25 marzo, 2020

Durante el último mes las bolsas internacionales han registrado pérdidas superiores al 35% debido a la incertidumbre existente por el avance de la pandemia del coronavirus. Sin embargo, mientras el sentimiento general del mercado es muy pesimista, algunos inversores consideran que podemos estar ante una oportunidad de compra única de cara al mediano y largo plazo.  

Una de las estrategias más rentables en los momentos de miedo es, sin dudas, la del “inversor contrario”. 

“El momento de comprar es cuando hay sangre en las calles”, esta frase se le atribuye al Barón de Rothschild, un reconocido noble británico del siglo XVIII, que hizo una gran fortuna comprando mientras en su país reinaba el pánico por la batalla de Waterloo contra el ejército de Napoleón. 

Un ejemplo más actual de este estilo de inversores es el estadounidense Warren Buffet. Mientras los índices norteamericanos cotizaban en máximos históricos en los últimos meses, Buffet ya había vendido una gran parte de sus activos y tenía una liquidez de 122 mil millones de dólares, esperando una fuerte corrección de los mercados a pesar del sentimiento optimista de la mayoría. “Usted paga un precio muy alto en el mercado de valores por un consenso alegre”, argumentó el empresario, haciendo referencia a que si muchas personas ven de forma positiva una inversión, probablemente no sea tan rentable.

El principal fundamento de la “inversión contraria” consiste en comprar o vender acciones en contraste a lo que piense la mayoría de los participantes en el mercado. Lo que sostiene esta estrategia es que cuando se producen movimientos muy fuertes en la bolsa, sobre todo si son a la baja, el pesimismo de las mayorías suele castigar a un activo de forma exagerada, dejándolo a un precio muy barato. 

Comprando en esos niveles, el inversor contrario quizás se arriesga a quedar en pérdidas en el corto plazo, pero puede asegurarse una gran posibilidad de lograr una ganancia exorbitante en cuestión de meses o años.

Existen una gran cantidad de casos donde este estilo de inversiones ha generado importantes sumas de dinero a las personas que se atrevieron a invertir en los momentos de miedo y crisis. 

En noviembre de 2008, mientras los principales medios de comunicación hablaban de la crisis financiera global por la reciente quiebra de la empresa financiera estadounidense, Lehman Brothers, el índice S&P 500 se había desplomado más de un 45% de su valor desde los máximos históricos. Si una persona decidía hacer una apuesta a largo plazo por la economía de Estados Unidos en ese momento, para noviembre de 2018, su rentabilidad hubiese sido de un 260%.

Otro ejemplo aún más llamativo es el de Amazon. Durante septiembre de 2001, en plena crisis financiera por la “burbuja de las punto com”, sumado al ataque de las torres gemelas que generó una incertidumbre total en Estados Unidos, la firma de Jeff Bezos había colapsado más de un 95% desde sus máximos en poco más de un año. 

En ese momento, la compañía de comercio electrónico cotizaba en 6 dólares por acción. Si alguien se hubiese animado a comprar acciones de Amazon mientras se encontraba al borde de la quiebra, hoy sería millonario. Actualmente, la firma líder de ventas en todo el mundo opera en los 1.903 dólares. En 19 años, el rendimiento de esta inversión hubiese sido un increíble 31.600%, es decir, más de 316 veces el valor invertido. 

También existen ejemplos muy recientes de esta estrategia en el mercado local. A mediados de agosto del año pasado, luego del triunfo de Alberto Fernández por sobre Mauricio Macri en las elecciones primarias en la Argentina, el índice Merval colapsó cerca de un 40% en una sola jornada bursátil. 

Cuando el sentimiento del mercado sobre el país era totalmente negativo, si un atrevido inversor hubiese comprado acciones en ese momento, esperando aunque sea un rebote, hubiese ganado más de un 85% en solo tres meses.

Comentarios
Relacionado:  El dólar Blue al freezer tras las elecciones

¿Querés recibir todos los días las novedades del mercado y la economía argentina en tu casilla de email?

Accedé ahora al newsletter "El Inversor Diario" de manera totalmente gratuita

 

Compartido