¿Ya leíste la letra chica de la reforma tributaria macrista?

Hay impuestos que bajan y otros que suben. Exenciones que dejan de existir y nuevos requisitos. El proyecto en el Congreso deja ganadores y perdedores. ¿Cuáles son sus claves?

Finalmente sabemos de qué trata la reforma tributaria macrista.

Y lo primero que se dejó en claro es que el gradualismo es la ley. Se prevé gravar la renta financiera y la disminución de otros impuestos.

¿El objetivo?

Alcanzar una reducción en la presión tributaria en 1,5% del PIB en un plazo de cinco años a partir de 2019.

Y bien, hay impuestos que bajan, otros suben. Exenciones que dejan de existir y requisitos de por medio. Lo cierto es que el proyecto deja ganadores y perdedores por montones.

Te contamos las principales para entender la reforma tributaria que está por desembarcar en la Argentina…

  • Impuesto a las Ganancias

La alícuota del Impuesto a las Ganancias bajará del 35% al 25% progresivamente: será del 30% en 2019 y 2020, y luego del 25% a partir de 2021.

Eso sí: esta baja será para esas compañías que reinviertan sus utilidades. El promedio de América Latina se ubica en 27%, y de los países OCDE, al 22%.

  • Devolución de saldo a favor de IVA

Esto también va para las empresas que inviertan en la Argentina. Si no lo recuperaron en un período de seis meses, la devolución es automática. En concreto, la medida tiende a reducir el costo financiero de los proyectos.

  • Contribuciones patronales

Se establece un mínimo de 12.000 pesos de sueldo bruto. Como no existe mínimo no imponible, la suba será progresiva desde 2.400 pesos en 2018; 4.800 en 2019; 7.200 en 2020; 9.600 en 2021 y llega al piso en 2022.

  • Ingresos brutos  y sellos

Esto va de las negociaciones con cada provincia. El objetivo de Cambiemos es reducirlos a la mitad: del 8% al 4% en promedio.

Pero es un acuerdo con cada provincia. Lo que Macri quiere es que el resto de las provincias sigan el ejemplo de Córdoba y Buenos Aires, al eliminar las aduanas interiores.

  • Impuesto a créditos y débitos

El impuesto al cheque no se elimina, sino que podrá usarse como pago a cuenta de Ganancias de forma gradual. Claro, no han dado detalles respecto a cómo sería este proceso de gradualismo.

  • Transferencias inmobiliarias

Es un impuesto que se va en 2018, que hasta ahora grava el 1,5% sobre el valor escriturado.

Quienes tengan más de una propiedad, es decir, una segunda casa, pagarán el 15% de Ganancias sobre la renta que obtengan al momento de vender ese segundo inmueble. Esto rige para los que se adquieran a partir de que se sancione la ley.

  • Renta financiera

  1. Personas físicas:

Las personas jurídicas ya pagaban, y ahora dejaría de existir la exención que tenían las personas físicas que residen en el país.

Esto aplicará, por ejemplo, para los plazos fijos, las Lebacs y los bonos. La alícuota cambia según se trate de pesos o dólares.

El impuesto será del 15% sobre el rendimiento que se genere o esté indexado en moneda extranjera.

Claro, será del 5% para los instrumentos en pesos, siempre sobre el rendimiento o beneficio.

  1. Acciones que cotizan en el país

La Bolsa festejó tras el anuncio de la reforma tributaria. Sencillo: las personas físicas no pagan un impuesto sobre las acciones.

Reforma tributaria:  más cambios

Los celulares, televisores, monitores, autos y motos de gama media podrían bajar de precio porque las alícuotas se eliminan desde el actual 17% o 10%.

Además, bajó la alícuota para gaseosas y otras bebidas sin azúcar y la alícuota de los cigarrillos pasa del 75% al 70%.

En cambio, las aeronaves, embarcaciones y motos de gama alta podrían subir de precio, porque el impuesto sube del 10% al 20% en todos los casos.

El whisky, coñac y otras bebidas blancas tienen una alícuota del 20% y subiría para ubicarse entre 20% y 29%.

También sube la alícuotas de las cervezas, de los espumosos, y de los vinos y sidras, aunque en estos últimos dos casos será gradual.

Luego está uno de los más polémicos: las plataformas de servicios radicadas en el exterior, como Netflix, Spotify y el servicio de streaming de Amazon, pagarán el 21% de IVA.

Las tarjetas de crédito serán las encargadas de retener el impuesto, por lo tanto, pagarán los consumidores.

¿Y será suficiente esa meta del 1,5 del PBI?

Probablemente es poco, pero no se trata sólo de resolver la cuestión de presión fiscal sino de cobrar los impuestos de forma equitativa a quienes tienen la verdadera capacidad contributiva.

En este punto es preocupante que ni se hable de la falta de corrección de resultados por inflación.

Y por eso es que deberías aprender sobre el mito del impuesto a los más ricos. ¿Sabés en qué consiste? ¿De qué lado te ponés?

Hablamos de ello en el Informe Especial que hemos preparado de forma totalmente gratuita para vos.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido