Un truco del BCRA que genera confianza y reducirá la inflación en 2018

Tras tomar como referencia una inflación del 17% eso afectó las negociaciones paritarias, cuestión que Federico Sturzenegger no quiere repetir durante el próximo año.

¿Será que fue un error del Banco Central haber puesto una meta inflacionaria tan baja para 2017?

Después de todo, se dio un rango de entre 12% al 17% y todos sabemos que el año va a terminar ligeramente por encima del 20%.

Y el relevamiento de expectativas de mercado que realiza el BCRA indica que el año cerrará con una suba de precios del 23%, lo que representa 59% más que las metas.

Lo cierto es que todos los economistas, consultores y analistas tomaron el punto más alto (17%) como referencia, pero deberían haber tomado el punto medio, es decir, 14,5%.

¿Cuál es la tesis de Federico Sturzenegger?

A su juicio, si todos los analistas hubieran tomado ese 14,5% en lugar del 17%, la inflación podría haber sido dos o tres puntos menor.

¿Cómo es esto posible?

¿Hay alguna razón lógica detrás de este razonamiento?

En realidad, sí. Cuando todos tomaron en cuenta ese 17% y lo enmarcaron como una verdad sin matices, se perjudicó a las negociaciones salariales.

Y las paritarias son una de las principales herramientas en la lucha contra la inflación

Es por eso que para 2018 no hablará sobre el rango de entre 8% y 12%, para evitar que todos se refieran al 12%.

¿Metas de inflación un error?

Se anticipará y señalará que la meta de inflación ahora es de 10%, ese punto medio que nadie encontró durante 2017, de modo de tentar a los gremios con esta cifra a la hora de las negociaciones salariales.

¿Por qué tan rebuscado se preguntarán algunos?

¿No será que el error fue haber puesto una meta de inflación tan baja?

Vamos a pensarlo. Si se hubiera colocado una meta más alta, ¿de cuánto hubieran sido los aumentos salariales y cuál hubiera sido la suba de precios?

Si hoy se cambiara las metas inflacionarias por un número mayor, el BCRA perdería credibilidad y se generaría una mayor expectativa de inflación.

Entramos en el juego de la confianza, el eslabón más sensible de la cadena económica, pero al mismo tiempo el que mayor resistencia genera.

Vamos a un ejemplo…

Cuando el Banco Central de Brasil cambió su meta de inflación por una más alta no le fue nada bien.

El error de Sturzenegger

Según Sturzenegger, la razón detrás de que este año no logremos alcanzar la meta inflacionaria es el relajamiento monetario que se dio en los primeros meses de 2017.

A su juicio, el problema con la política monetaria es que es como un auto que dobla siete cuadras después de haber girado el volante: “Si manejás en una autopista en un país como los Estados Unidos, sería sencillo”.

Pero en la Argentina, que es como un camino con curvas y subidas y bajadas, esto es una dificultad.

¿Y entonces qué esperamos para 2018?

A diferencia de un plan contra la hiperinflación, reducir una aceleración de precios de dos dígitos siempre es un proceso lento, no lineal, con recaídas y se pagan costos.

Lo cierto es que la Argentina registra desde hace 11 años una tasa inflacionaria de dos dígitos anuales.

En dos oportunidades, esos dos dígitos se acercaron al 40%: en 2014 y 2016, lo cual habla de una economía poco saludable.

¿Por qué ha sido tan difícil reducir la inflación?

  1. Se focalizó en los movimientos puntuales de precios del mes a mes, donde siempre “pasa algo” que causa un temblor en la inflación
  2. Los precios tienden a ir para arriba para recomponer márgenes
  3. Resaltar el verdadero trasfondo macroeconómico de que el actual régimen fiscal y monetario sigue siendo inflacionario

Sobre el primer punto, por ejemplo, los meses en que suben las tarifas públicas la inflación siempre es superior al 2%.

Y respecto al segundo si el consumo se recupera, los precios acompañan con cierta tendencia al alza para recomponer los márgenes después de seis años de estanflación.

En otras palabras, con la actividad en recuperación posiblemente sea menos lineal la baja de la inflación.

Inflación 2018

Habrá otro cambios en la inflación durante 2018.

Y la más importante es que el Central contará con una ayuda extra no menor: el nuevo índice de inflación nacional que comenzó a divulgar el Indec a partir del dato de junio.

Ese es el truco que será tenido en cuenta para llevar adelante la política monetaria.

El truco es que con este nuevo cálculo a escala nacional, el impacto de la fuerte suba de tarifas quedará muy diluido.

Un informe elaborado por Balanz Capital revela que el próximo año el nuevo índice se ahorrará 3,72% de inflación.

En otras palabras, si el incremento de precios fuese de 17% para la zona metropolitana, para todo el país se ubicaría en realidad en niveles de 13,3%.

Eso se debe a un par de factores:

  • El índice GBA pasó a tener una ponderación de sólo el 44%
  • Además, hay un recálculo de precios relativos, es decir que algunos rubros que pasan a tener más pesos que otros en el índice.

Pero también hay una carta bajo la manga que el macrismo podría sacar en cualquier momento.

Se trata del plan israelí que el macrismo copió para reducir la inflación durante el próximo año. ¿Sabés cuál es?

Te revelamos todos los detalles en nuestro Informe Especial elaborado de forma totalmente gratuita para vos.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido