Te revelamos el plan de Macri para reducir la inflación en 2018

La administración quiere bajar la inflación a un múltiplo del 8% al 12%. Los analistas privados recomiendan sumar herramientas para encauzar los valores de la canasta básica.

Ya 2017 se nos resbaló entre las manos. La inflación se ubicó por encima del 20% por octavo año consecutivo en la Argentina.

Seamos honestos: eso nos preocupa porque no se cumplió la meta para este año (17%) y se compromete las proyecciones para 2018 (de 8% a 12%).

Vamos a analizarlo un tanto más antes de ver el plan de Mauricio Macri para reducir la inflación en 2018.

El Gobierno y las empresas reconocen un despegue del consumo, pero alertan por precios no controlados en la canasta básica, que siguen en estado de rebeldía.

La medición de la inflación que realizan diputados de la oposición en el Congreso fue de 1,5% en octubre, lo que acumula 19,2% en lo que va del año, según los bloques del Frente Renovador, GEN, Libres del Sur y partido Socialista.

Para el Indec, que brindará la información oficial de octubre el próximo martes, la inflación en nueve meses llegó al 17,6%.

En tanto, la inflación núcleo, que mide el índice de precios al consumidor excluyendo productos y servicios estacionales, mostró una suba de 1,5%, promediando una suba de 1,8% por mes.

El informe destaca con preocupación que la inflación núcleo permanezca en esos niveles tras dos años de política monetaria contractiva.

¿Sabés que es la inflación núcleo?

Básicamente, es aquella que considera los índices de Precios al Consumidor sin tener en cuenta aquellos bienes estacionales o factores externos. Mide, especialmente, productos de la canasta básica.

Y en el BCRA no son ajenos a estas inquietudes, aunque confían que el esquema de tasas debe alcanzar para contener la inflación núcleo.

Entre los economistas hay un acompañamiento a la política del BCRA para reducir la inflación, pero la lectura no es lineal, y muchos recomiendan sumar herramientas para encauzar los valores de la canasta básica.

Por ejemplo, Dante Sica, titular de la consultora Abeceb, observó que hoy la meta es muy exigente para el nivel de normalidad y para cómo vienen evolucionando las variables.

Hoy todas tienden a un proceso de desinflación, pero a una velocidad más baja o lenta de lo esperado, que es más compatible con esta inflación de 22 o 23 que vamos a ver a fin de año.

Pero aún con todos sus esfuerzos, pasar del 22% o 23% de inflación de 2017 al 10% durante el próximo año sigue pareciendo un objetivo incumplible.

Por cierto, ¿conocés el plan israelí que copió el macrismo para bajar la inflación?

La inflación durante 2018

Eso sí, el Central contará con una ayuda extra no menor: el nuevo índice de inflación nacional que comenzó a divulgar el Indec a partir del dato de junio.

Ese es el que será tenido en cuenta para llevar adelante la política monetaria.

El truco es que con este nuevo cálculo a escala nacional, el impacto de la fuerte suba de tarifas que se avecina en la ciudad y el Gran Buenos Aires quedaría muy diluído.

Un informe elaborado por Balanz Capital revela que el próximo año el nuevo índice se ahorrará 3,72% de inflación.

En otras palabras, si el incremento de precios fuese de 17% para la zona metropolitana, para todo el país se ubicaría en realidad en niveles de 13,3%.

Esto se debe a dos factores:

  • El índice GBA pasó a tener una ponderación de sólo el 44%
  • Además, hay un recálculo de precios relativos, es decir que algunos rubros que pasan a tener más pesos que otros en el índice.

Los cambios tarifarios en 2018

Hay dos cambios claves:el gasto en transporte bajó su ponderación en la canasta de consumo elaborado por el Indec 11% al 5,2%, y servicios domicilios para el hogar pasó del 8,6% al 4,7%.

De esta forma, la suba del boleto de colectivo en la zona metropolitana que se avecina tendrá un efecto mucho menor en el nuevo índice.

Y lo mismo sucede con los nuevos aumentos en electricidad y gas. De todos modos, como las provincias también tendrán ajustes tarifarios ese ahorro, se achicaría parcialmente.

Claro que el resultado electoral tiene un efecto directo sobre cualquiera de las variables comentadas.

Los esfuerzos del Banco Central por bajar la inflación vía suba de tasas y reducción del déficit fiscal a partir de un ajuste más en las tarifas y ni hablar la evolución del tipo de cambio.

Pero también hay una carta bajo la manga que el macrismo podría sacar en cualquier momento…

Se trata del plan israelí que el macrismo copió para reducir la inflación durante el próximo año. ¿Querés saber cuál es?

Te revelamos todos los detalles en nuestro Informe Especial elaborado de forma totalmente gratuita para vos.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido