¿Cómo le irá a las inversiones tradicionales con el Impuesto a la Renta Financiera?

La reforma tributaria alcanzará la ganancia neta por el nuevo gravamen, cuya alícuota depende del tipo de activo y del desembolso inicial.

¿Cuánto pueden verse afectadas tus inversiones tras la aplicación al polémico Impuesto a la Renta Financiera que va dentro de la reforma tributaria?

Esa es la pregunta que se hacen todos, especialmente en el caso de las apuestas más tradicionales como Lebacs, plazos fijos o bonos.

Según la reforma tributaria del Gobierno, la ganancia neta de personas físicas quedará alcanzada por el nuevo gravamen, cuya alícuota depende del tipo de activo y desembolso inicial, de acuerdo con iProfesional.

¿Querés conocer más?

Para depósitos bancarios, títulos públicos, obligaciones negociables, cuotapartes de fondos comunes de inversión, títulos de deuda, la alícuota será del 5%.

En cambio, será del 15% para esos mismos instrumentos financieros en pesos con cláusula de ajuste o en moneda extranjera.

De esa lista de activos, el que más polémica genera son los bonos, ya que el Estado castigaría a quienes los financian.

El impacto del impuesto a la renta financiera

Si bien no está en la letra del proyecto, el ministro Nicolás Dujovne aclaró que el mínimo no imponible para tributar será 52.000 pesos de rendimiento anual acumulado.

Pero los montos definitivos se cerrarán en la reglamentación de la ley…

Y es por eso que nos basamos en el cálculo de iProfesional para saber cuál hubiese sido el impacto del gravamen si ya estuviera aplicado.

Por ejemplo, el de una inversión inicial de 300.000 pesos y un lapso que abarca desde el 31 de octubre de 2016 al mismo mes del 2017, para las siguientes opciones:

  1. Plazo fijo
  2. Lebac
  3. Distintas series de bonos
  4. Fondos comunes de inversión

FCI y el impuesto a la renta financiera

En ese año, los grandes ganadores en cuanto a ganancia lograda fueron los fondos comunes de inversión, con un rendimiento promedio del orden de 55%.

Muy de lejos quedan las Lebacs, que avanzaron 28% mientras que los plazos fijos tenían un rendimiento del 20,5%.

En cuanto a los títulos públicos, el mayor retorno correspondió al cupón atado al PBI (16%), seguido de lejos por el Par y el Discount.

¿Y entonces?

Para esos 300.000 pesos de inversión inicial colocados en fondos comunes de inversión:

  • La renta total promedio se ubicó en 165.000 pesos

Si le restamos 52.000 pesos, la diferencia de 113.000 pesos hubiese sido alcanzada por el 5%, con lo que el inversor debería tributar 5.700 pesos.

En otras palabras, el impacto sobre el monto original habría sido del 1,9%.

¿Qué habría pasado con las Lebacs?

  • La renta bruta ascendió a 84.000 pesos

Y el impuesto sobre el excedente de 32.000 pesos, quedó a 1.600 pesos, con lo que el impacto sobre la inversión inicial habría sido del 0,5%.

En cuanto a los títulos públicos, ninguno alcanzó una renta que obligue a pagar el impuesto a la Renta Financiera.

“En términos nominales, el impacto del Impuesto a la Renta Financiera en instrumentos en pesos no resulta significativo para ninguna de las dos inversiones analizadas”, indicó Nery Persichini, economista jefe de MB Inversiones.

Otra forma de medir el efecto de la aplicación del impuesto es fijar como monto tope el mínimo no imponible.

Pero sigamos…

¿Y las inversiones en dólares?

Una de las interrogantes que aún presente el proyecto es finalmente los títulos emitidos bajo ley extranjera serán alcanzados.

Si con posterioridad a la firma del contrato existen modificaciones impositivas que afecten el flujo original de pago de capital e intereses, el emisor compensará a los tenedores de esos títulos para mantener el flujo de pagos original.

Se aclara, sin embargo, que esto es aplicable en caso de que el tenedor del título sea una persona asimilable a un “no residente”.

Para las demás, no se compensan los efectos adversos de los cambios impositivos posteriores, independientes de si se trata de una persona física o jurídica.

En general, la sensación en la City es que si bien se trata de un gravamen que no da para festejar, el poder de influencia que hoy día tienen las instituciones del mercado es muy bajo.

“No nos consultaron la medida. El Gobierno está avanzando con varias reformas a la ve y la renta financiera es una más”, describió un directivo de Bolsas y Mercados Argentinos.

La renta financiera va

En su visión, el Ejecutivo tuvo muy buen timing ya que, entre todas las iniciativas, la de la renta financiera es menor.

Si el anuncio de este gravamen hubiese provenido de un Gobierno que esté de salida, o surgido del kirchnerismo, es claro los referentes del mercado hubiesen puesto el grito en el cielo.

Pero ahora el humor es diferente y el clima que se respira en la City es otro. La luna de miel con el macrismo hace que el impuesto a la renta financiera no guste pero sea aceptado. Todo un cambio de época.

¿Querés conocer más?

Te revelamos los secretos de la reforma tributaria macrista y lo hacemos de forma totalmente gratuita para vos.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido