Inflación 2018: ¿una meta entre 8% y 12% es posible?

La meta de inflación del Banco Central para 2018 oscila entre 8% y 12%, ¿será posible alcanzarla?

Lo cierto es que los especialistas proyectan una inflación para 2018 entre el 14% y el 19%, muy por encima de las planteadas por la entidad monetaria.

¿Qué tan realistas son los números planteados por cada parte?

Desde el BCRA dicen que si los precios no convergen con la meta, continuarán con la política de altas tasas.

En este sentido, hay cierto parecido con lo que atravesó Brasil en la década pasada: rendimientos altos en moneda local para dominar los precios, pero con el peligro de profundizar el atraso cambiario.

Según Federico Sturzenegger, si la inflación baja, “las estrategias de fijación de precios de las empresas, cambian”.

Cuando la inflación baja, los precios tienen un mayor contenido informativo y los consumidores tienen más capacidad para comprar entre distintos vendedores y bienes.

¿Por qué colocar una meta inflacionaria?

Si es tan difícil cumplirla, entonces ¿por qué colocarla?

Iván Carrino, director de Contraeconomía, sostuvo que las metas permiten saber si vamos bien encaminados y cuánto nos falta para alcanzar determinado objetivo.

Al mismo tiempo, comparar las metas con lo que efectivamente sucede es lo que necesitamos para corregir el rumbo.

Lo que se busca con el sistema de metas de inflación es llevar un registro.

Por ejemplo, a fines de 2016, la inflación venía en camino descendente. Eso nos hacía pensar que la meta era alcanzable, pero ahora los números cambiaron.

¿En 2018 podrán lograrlo?

La definición de la meta de inflación trae una tensión inevitable, dado que obliga al Estado a negociar aumentos salariales para empleados públicos que no se alejen de un dígito.

Además, la tesis es que lejos de enfriar la economía, la desinflación permitiría una genuina mejora del poder adquisitivo y un ambiente de más estabilidad para atraer inversiones.

¿Cómo alcanzar la meta de inflación en 2018?

El BCRA contará con una ayuda extra: el nuevo índice del Indec. Este se tendrá en cuenta para llevar adelante la política monetaria.

¿Cuál es el truco?

Con el nuevo cálculo, el impacto fuerte de la suba de tarifas que se avecina puede diluirse.

Desde Balanz Capital, por ejemplo, nos revelan que en 2018 el nuevo índice se ahorrará 3,72% de inflación.

Si el incremento de precios alcanzara el 17% para la capital, entonces en todo el país descendería a una zona alrededor del 13%.

¿Cómo funciona esto?

El índice GBA pasó a tener una ponderación de 44%, pero también a un recálculo de precios. Algunos rubros pasan a tener más peso que otros en el índice.

Hay dos cambios clave: el gasto en transporte bajó su ponderación en la canasta de consumo elaborada por el Indec de 11% al 5,2% y servicios domiciliarios del 8,6% al 4,7%.

¿Qué dicen los especialistas argentinos?

“Proyectamos una inflación para 2018 del 17%”, sostuvo Fausto Spotorno, director del Centro de Estudios Económicos Orlando J. Ferreres.

En esa línea, el titular del Instituto de Estudios de Consumo Masivo, Miguel Ángel Calvete, señaló que la estimación que hacen para 2018 no es de un dígito.

A su juicio, rondará entre 10% y 12%, pero con el impacto tarifario, se dispara entre 14% y 14,5%.

El director de C&T Asesores Económicos, Camilo Tiscornia, sostuvo que la proyección de inflación para 2018 gira en torno al 15%.

Emmanuel Álvarez Agis, ex viceministro de Economía y presidente de la consultora PxQ, la inflación rondará entre el 17,5% y el 18,5%.

En esa línea confluyen el director ejecutivo de Libertad y Progreso, Aldo Abram, y Martín Vauthier, integrante del Estudio Bein, quienes muestran una proyección del 16% y 16,9%, respectivamente.

Metas inflacionarias altas

En cambio, Rodrigo Álvarez, director de la consultora Analytica, arrojó un número un tanto más elevado. “Nuestras estimación para 2018 nos da un número en torno al 19,1% por fuera de la meta planteada por el BCRA”.

¿La razón?

La política monetaria no tiene mucho margen de acción utilizando el único instrumento de que dispone que es la tasa de interés.

Por otra parte tampoco hay mucho margen para bajarla porque el tipo de cambio sigue siendo sensible a esa variable y una suba podría demorar ese proceso de desinflación.

¿Por qué es tan difícil cumplir la meta planteada por el Banco Central?

Si bien se puede cumplir la meta del 12% que plantea el BCRA durante 2017, se ha dado muestra de que esa no es la prioridad que tienen.

De hecho, las metas de inflación del Banco Central son más una referencia para alinear las expectativas.

Cabe recordar que Federico Sturzenegger reconoció en el último informe de Política Monetaria correspondiente a octubre de 2017, que el dato de inflación de septiembre de 1,9% “no fue el que esperábamos”, pero insistió en que el proceso de desinflación continúa.

¿Querés saber cómo será la economía en 2018 tras los resultados electorales? Te lo contamos en el Informe Especial que hemos preparado de forma totalmente gratuita para vos.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido