¿Tiempos difíciles? Aprendé cuál es la mejor inversión…

La escalada en las tensiones entre Corea del Norte y los Estados Unidos ha apreciado al oro que está en valores máximos en el último año. ¿Querés conocer más?

Corea del Norte confirmó que tienen una bomba a hidrógeno destinada a misiles intercontinentales, que daría a luz a una herramienta bélica más poderosa que la bomba atómica.

Sí, sabemos que este es un portal web de inversiones. No de política.

Entonces ¿por qué iniciamos la nota con un suceso ocurrido el pasado fin de semana?

Bueno, el mundo reaccionó con ira a la sexta prueba de Corea del Norte y se intensificaron las tensiones geopolíticas con los Estados Unidos.

¿Y en tiempos difíciles?

El precio del oro roza máximos de un año gracias a la suba del 10%, que acumula en menos de dos meses.

Corea del Norte y el precio del oro

Agosto concluyó con un saldo positivo en el oro, y el inicio de septiembre amaga con dar continuidad a esta tendencia.

Corea del Norte es protagonista clave en esta escalada del oro. El lanzamiento de la mayor prueba armamentística realizada hasta hoy por el régimen de Pyongyang ha elevado la tensión.

La respuesta de los Estados Unidos dispara además la incertidumbre sobre las consecuencias de esta escalada de la tensión.

Si no lo leíste, el presidente Donald Trump prometió una “gran respuesta militar” si Corea del Norte sigue con sus amenazas.

Lo cierto es que la tensión geopolítica activa la aversión al riesgo. Nadie quiere invertir en acciones.

Y así es como el oro ha vuelto a ser uno de los grandes beneficiados.

¿Entendés cómo funciona?

Los activos refugio

Se les llama activos refugio o valores defensivos. Son esos que en momentos de crisis o incertidumbre tienen altas probabilidades de mantener sus beneficios o aumentarlos.

Ejemplos típicos de activos refugio son empresas energéticas o del sector alimenticio, por ejemplo.

Muy mal tiene que ir a la economía para que el conjunto de empresas energéticas o alimentarias ven caer sus beneficios.

Obvio, quizá piensas que no tiene sentido invertir sino es en activos refugios, pero cuando las cosas van bien o cuando hay tensiones, otros sectores crecen mucho más.

¿Y el oro?

El oro es el activo refugio por excelencia, especialmente a largo plazo, ya que es una forma de dejar parte del capital ganando rendimiento de a poco.

Un valor seguro es aquel con bajo riesgo y rentable en el largo plazo. Uno cuyos movimientos se puedan predecir con antelación y con una tendencia estable, tanto al alza como a la baja.

La estimación del mercado es que la onza de oro podría subir hasta los 1.400 dólares, ya que funciona como protección contra eventos de esta clase.

La suba del oro en 2017

El metal dorado amplió sus subas hasta rozar los 1.340 dólares la onza, su cota más elevada desde septiembre de 2016.

Las últimas subas prolongan una escalada que se ha acelerado en los últimos dos meses. En este período la cotización del oro alcanza dos dígitos de revalorización, desde el entorno de los 1.210 dólares registrados el pasado 10 de julio.

En el acumulado de 2017, el oro se ha consolidado como uno de los activos estrella en los mercados financieros, con subas desde inicios de año próximas al 20%.

La debilidad del dólar también ha jugado a su favor. La divisa se ha desinflado 13% desde enero en su cruce con el euro.

Los fracasos de Donald Trump en votaciones clave ponen en duda la viabilidad de sus principales reformas económicas, y enfrían de paso las expectativas inflacionarias y de subas de tipos en los Estados Unidos.

Lo cierto es que Martin Arnold, director y estratega macroeconómico de ETF Securities, recordó que la situación de Corea del Norte ha permitido al oro recuperar las caídas experimentadas desde que llegó Donald Trump.

Una proyección del oro

Según datos de Hard Asset, desde 1975 marzo ha sido el peor mes para el oro, seguido por abril, junio y julio, pero posteriormente podría comenzar un rebote interesante.

¿De dónde sacamos la conclusión?

Las mismas encuestas nos dicen que septiembre es siempre el mejor mes del año en los últimos 411 años.

Casualidad, o no, suele ser el peor mes del tradicional índice norteamericano S&P 500. ¿Y por tanto?

El mejor momento para comprar oro se da en la segunda mitad del año. Tanto junio como julio abren interesantes momentos para entrar a la espera de futuras subas.

¿Te interesa?

En el informe especial que hemos elaborado de forma totalmente gratuita te damos tres formas de invertir en oro que podés usar desde ya mismo.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido