¿Qué se hace para resolver el déficit fiscal en la Argentina?

El rojo presupuestario, que viene por exceso de gasto público, cerrará en unos ocho puntos del PBI y, lejos de trabajarse en el área, se sigue agravando día a día.

Inflación, dólar, crecimiento económico. ¡Todos están mirando a donde no es! ¿Sabés cuál es la principal batalla que debería lidiar Mauricio Macri? Aplauso a quienes hayan dicho el gasto público.

Sí, claro, sube la inflación y sí, el dólar también, pero todo lo que sube, eventualmente baja, excepto el gasto público, que parece un globo de helio.

Las comparaciones son producto de Iván Carrino, analista económico y editor de El Diario del Lunes.

¿Cómo reducir el déficit fiscal?

María Eugenia Vidal, gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, ha sostenido que para reducir el déficit fiscal “debe haber un violento ajuste de política en cargos y asesores. No se le puede pedir más a la gente”.

¿Y por qué nos referimos al déficit fiscal?

Esto es vital, porque el déficit fiscal -que viene por exceso de gasto público- es lo que provoca crisis en los países. Esto es claro en Brasil, pero también en la Argentina.

Es que el déficit fiscal, que alcanza seis puntos del PBI, debe resolverse por el lado del gasto público. Argentina no tiene problemas de recaudación.

En el pasado, Nicolás Dujovne, ministro de Hacienda, ha dicho que los ritmos en los que nos movemos son adecuados y dan sustentabilidad a las reformas. “Nuestro norte es una economía integrada al mundo, nuestro programa fiscal y monetario es que el déficit baje”.

De las reformas económicas que se esperan, la más aclamada es la tributaria. “Tenemos que bajar el déficit y los impuestos”.

Pero según Carrino, el Gobierno, hasta ahora, no hizo nada para reducir el gasto público.

Eso sí, la estrategia gubernamental es de reducción gradual del rojo presupuestario, al que financia con deuda, lo que condiciona la recuperación económica en 2017.

El déficit fiscal en el primer semestre

Desde Hacienda, Nicolás Dujovne ha dicho que el déficit fiscal primaria acumulado en el primer semestre alcanzó el 1,5% del PBI.

En el Presupuesto 2017, el Gobierno estableció para todo el año en 4,2% del PBI el rojo primario, previo al pago de deuda, con una reducción respecto del desequilibrio del 2016.

Cálculos de Hacienda nos indican que el déficit fiscal acumulado ascendió en el primer semestre de 2017 a 144 mil millones de pesos, unos 50 mil millones de pesos menos que lo previsto.

El análisis que hace Infobae nos indica entonces que el objetivo fiscal se encuadra con los resultados. La baja del déficit respecto del PBI se sustenta por el moderado crecimiento económico.

Entre enero y junio el déficit financiero, que incluye el pago de intereses de la deuda pública, llegó a 255 mil millones de pesos, 43% más que en 2016.

¿Cómo se ha reducido el déficit fiscal hasta hoy?

Según consultoras como Ecolatina, empiezan ya a evidenciarse los límites que tiene la dinámica de reducir gradualmente el déficit fiscal apelando a endeudamiento.

¿Por qué?

Bueno, una parte creciente de los ahorros que se logren por la reducción del déficit primario deberían destinarse al pago de servicios de deuda, que se toma para gradualizar la convergencia al equilibrio fiscal.

Carrino anota algo adicional. “La meta de déficit se cumplió no porque el Gobierno bajara el gasto, sino porque subió la recaudación más aún”.

Además, cerrar déficit con crecimiento económico consiste simplemente en que el sector privado trabaje más para arreglar el despilfarro político.

Si bien en 2017 la economía va a crecer, lo esencial es que el Gobierno resuelva el déficit fiscal, sostuvo Carrino. “Las metas son muy tibias, y en términos globales el déficit es superior al del kirchnerismo. Eso genera inestabilidad y no es bueno para las inversiones”.

La relación entre déficit fiscal e inversiones

¿Conocés la relación entre factores?

Mientras Brasil hace reformas, la Argentina no avanza. Los impuestos siguen en niveles récord y el déficit fiscal crece sin pausa.

Se estima que en 2017, el déficit fiscal puede cerrar por encima del 8% del PBI. Nadie se anima siquiera a tocarlo.

¿Qué pasa?

Básicamente, los políticos tendrían que tocar el gasto público, bajar impuestos o flexibilizar el mercado laboral. En la Argentina existe cierta estabilidad política y no se avanza, mientras en Brasil, en medio de las turbulencias, hacen cambios.

Todo redunda en menos inversiones en la Argentina y más en Brasil. Mientras los políticos no den esa lucha, el destino del país seguirá en veremos y el crecimiento será tan endeble como una hoja de papel.

Ahora que sabés todo esto, ¿querés conocer la inversión que mejor rinde para una Argentina en crecimiento? Te recomendamos acceder al informe especial que hemos elaborado de forma totalmente gratuita para vos.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido