¿Qué pasará con la economía si gana Mauricio Macri?

Se abren un par de escenarios para 2018 si Cambiemos triunfa en octubre, pero no es todo. También te contamos qué sucede con la lluvia de inversiones.

“Si el mundo ve que en octubre se ratifica que el cambio va en serio, nos invaden. Va a ser una cosa nunca vista”, dijo el presidente Mauricio Macri en una entrevista. Vamos a lo concreto: ¿qué pasará con la economía si Cambiemos triunfa en las legislativas?

¿Qué tan ciertas son las palabras del presidente Mauricio Macri? ¿Son acaso parte de la campaña electoral o el optimismo es real?

Más allá del resultado electoral, desde Wall Street se han mostrado preocupado por las limitaciones de la administración macrista a la hora de encarar profundas reformas pendientes.

Hay quien cree que para 2018, la Argentina va a necesitar -sí o sí- de inversiones reales. El tipo se acaba y no todo se resuelve con deuda.

Resulta obvio entonces que si gana Cristina Kirchner, Macri resultará debilitado políticamente y estaremos hablando de un escenario más complejo.

Pero ¿qué tan ciertas son las palabras de Mauricio Macri?

¿Llueven las inversiones si gana Macri?

Tiene algo de cierto, observó Iván Carrino, analista económico y editor de El Diario del Lunes, aunque habría que matizar.

Una lluvia de inversiones, con la carga tributaria presente y el nivel de déficit fiscal, sería un tanto difícil.

Pero sin el fantasma del kirchnerismo en el horizonte, sin dudas que las perspectivas de inversión serán mucho mejores.

El déficit fiscal, que viene del excesivo gasto público, es lo que provoca crisis en todos los países.

En la Argentina, el déficit alcanza seis puntos del PBI, algo que se buscaría por el lado tributario. “Tenemos que bajar el déficit por esa vía”, decía Nicolás Dujovne, ministro de Hacienda.

Pero según Carrino, el Gobierno no ha hecho nada para reducir el gasto público.

¿Dónde habrá brotes verdes si gana Macri?

Carrino también enumera cuáles serían los sectores más beneficiados en caso de una victoria del macrismo en el Congreso.

¿Querés saber cuáles son?

Ahí tenés a los que tradicionalmente han sido competitivos en el país, como la exportación de granos y manufacturas de origen agrícola.

Por otro lado, Carrino asigna gran fortaleza al sector de la energía, ya que se continuará el sendero de liberalización de precios; y por último al financiero, gracias a una inflación en descenso y más previsibilidad a futuro.

Las dudas post legislativas

Según iProfesional, existen claves para entender el escepticismo con el que se observa la realidad argentina.

Luego tenemos la lluvia de inversiones.

Este desliz dejó en evidencia la gran falencia de la economía argentina: su escaso atractivo en términos de competitividad.

Ya nadie discute internamente ni en el extranjero que la Argentina es un país caro, incluso medido en dólares.

Además, aún cuando está en campaña, el propio Macri es quien propone llevar adelante una reforma impositiva y una laboral.

Desde Wall Street creen que está fuera de timing porque en la segunda parte de su mandato no tendrá la misma fortaleza política para liderar esas modificaciones.

Eso, a menos que en octubre gane en las urnas con una diferencia que hoy nadie pronostica.

¿Cómo será 2018 si gana Macri?

Lo cierto es que desde el principio Macri la tuvo clara. El objetivo era reemplazar al sector público por el privado como locomotora del crecimiento.

Finalmente suponía que esa transición recesiva e inflacionaria hacia una economía más ordenada tomaría su tiempo.

Lo cierto es que Macri no tiene margen económico ni político para absorber las consecuencias de una derrota electoral.

La experiencia histórica nos señala que un triunfo peronista como opositor llevaría a los operadores económicos a anticipar un futuro político ya transitado varias veces.

Dos escenarios para la economía en 2018

Pero si Macri triunfa en las elecciones en la Provincia de Buenos Aires por un estrecho margen, tendrá que escoger entre dos opciones económicas para 2018: gradualismo o shock fiscal.

¿Estarán dadas las condiciones para insistir en un gradualismo?

En sus inicios, el gradualismo fue criticado por sectores simpáticos al Gobierno. Esas críticas partían del supuesto que los gobiernos tienen más poder al inicio de su gestión.

Esas críticas partían del supuesto que los gobiernos tienen más poder al inicio de su gestión, pero empezar con un shock dejaba a Macri debilitado.

Una opción de shock para 2018 parte del supuesto que el Gobierno cuenta con respaldo político para sostener las propuestas de cambios.

Uno de los grandes males a vencer es la inflación y justamente el Gobierno está importando un modelo de Israel para deshacerse de la locomotora de precios. ¿Lo sabías?

Si negaste con la cabeza o simplemente si querés conocer a detalle el plan económico israelí que aplicará Mauricio Macri después de las elecciones legislativas, accedé al informe especial que elaboramos de forma totalmente gratuita para vos.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido