¿Por qué hay tanto apetito por los bonos emergentes?

La debilidad del dólar en 2017, que acumula una caída del 14% desde enero, ha generado mayor atractivos para los inversores a la hora de posicionarse en renta fija en pesos.

Los inversores pueden ser insaciables. Todo inició con un gran apetito por los bonos corporativos estadounidenses, pero se extendió con rapidez hacia la renta fija emergente. ¿Qué está pasando?

Los bonos corporativos son fuentes de financiamiento que tienen las empresas comprometidas con los inversores que adquieren sus bonos a devolverles el dinero a invertir en un plazo más el pago de intereses.

Lo cierto es que los bonos corporativos de los mercados emergentes ofrecen un gran rendimiento ajustados al riesgo para los inversores en renta fija.

¿Por qué son tan interesantes los bonos corporativos?

La deuda corporativa de los mercados emergentes ofrece oportunidades de rendimiento más atractivas, menos duración y un perfil de buena calidad.

Ahí es a donde han llegado los inversores en medio de tasas de interés deprimidas por el mundo desarrollada, empujando a los inversores hacia activos más riesgosos en 2017.

En paralelo, la debilidad del dólar en 2017, que acumula una caída del 14% desde enero, ha generado mayor atractivo para los inversores a la hora de posicionarse en bonos emergentes.

Lo que sucede es que gracias a la debilidad del dólar, las monedas emergentes se han apreciado versus el billete verde.

Así funcionan los bonos corporativos

Imaginá que una empresa como YPF desea expandir sus negocios y necesita dinero así que lo pide prestado.

Una alternativa que barajan es ir al banco que define montos, intereses y plazos, pero tiene limitaciones regulatorias y políticas internas.

Por eso es que siempre prefieren emitir bonos corporativos. Es YPF quien determina el monto, el plazo al que se compromete a devolver el dinero y la tasa de interés que pagará.

Somos los inversores quienes determinamos si nos parece una oferta interesante y si es seguro apostar en ella.

Bonos corporativos vs acciones

El problema es que muchos suelen confundirlos con acciones, pero la diferencia es que en este caso adquirís una porción de la empresa, mientras que al comprar bonos corporativos sos acreedor, de modo que la empresa te debe dinero.

En el caso de las acciones, compartís con la empresa sus riesgos sin existir una obligación de parte de la compañía de devolverte tu dinero.

En cambio, en los bonos corporativos, la empresa tiene la obligación de devolverte tu dinero al final del plazo estipulado de devolverte tu dinero.

¿Es mejor invertir en bonos corporativos?

Verás, las acciones se encuentran en máximos históricos como probablemente sepas, por lo que merece la pena considerar otras modalidades de inversión.

Algunas de las ventajas de esta inversión son:

  • Diversificación mediante una nueva clase de actios
  • Un flujo de caja regular a través de bonos corporativos con alto rendimiento
  • Oportunidad de cobertura en momentos de caídas inesperadas

La deuda corporativa también proporciona ventajas frente a las acciones que son muy dependientes del crecimiento.

Un factor importante radica en que el crédito ha sido una clase de activo estable a largo plazo. Los datos históricos demuestran que se ha comportado bien incluso en períodos en los que la situación de las economías ha sido débil.

ETF para bonos emergentes

¿Sabías que también existe un Exchange Traded Fund (ETF) o fondo cotizado en la Bolsa para bonos emergentes?

Se le conoce por su ticker: LEMB, que registra un avance de 15% desde los mínimos alcanzados en noviembre de 2016, y 25% desde inicios del año pasado.

Desde el banco de inversión JP Morgan dicen que los bonos en pesos son la clase de activos preferidos del espacio de deuda de los mercados emergentes, porque aún están infravalorados.

¿Querés conocer algunos ETFs de bonos emergentes?

  • EMB o iShares JPMorgan Emerging Markets Bonds Fund

Es el índice más famoso capitalizado en la industria con una capitalización de 4.400 millones de dólares.

Las mayores participaciones del EMB corresponden a Rusia, pero también reúne títulos de Polonia, Argentina, Perú o Rumania.

  • PCY o PowerShares Emerging Markets Sovereing Debt Portfolio

El PCY tiene bonos exóticos. Su costo de administración es más bajo y alberga títulsos de duración media o larga de Rumania, Latvia, El Salvador, Turquía o Perú.

  • EMLC o Market Vectors Emerging Markets Local Currency Bond ETF

El EMLC tiene una cartera agresiva, tanto de bonos soberanos como corporativos, que posee un rendimiento interesante.

Pondera mucho a los bonos de Chile, Rusia, Polonia, el Banco Interamericano de Desarrollo, Banco do Brasil, Nigeria, entre otros.

Si bien estos ETF pueden ser interesantes alternativas, no necesariamente se encuentren entre los de mayor rendimiento en 2017. ¿Querés saber cuáles son los más atractivos?

Accedé al informe especial que hemos preparado de forma totalmente gratuita para vos y aprendé todo lo que necesitás para invertir en esta modalidad.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido