¿Llegó la hora de la tan hablada burbuja en Wall Street?

La Bolsa de Nueva York alcanzó, otra vez, nuevos máximos históricos y más de uno empieza a preguntarse si se viene una fuerte corrección para los índices. Lo analizamos.

La Bolsa de Nueva York lleva ocho años de alza y acaba de destruir sus barreras y alcanzar nuevos máximos. ¿Te acordás de ese juego que consistía en soplar burbujas con una paleta? Ellas ascendían y ascendían, hasta que ¡boom! ¿Le pasará esto a Wall Street?

Wall Street esperó 25 años para recuperar el nivel perdido en la Gran Depresión del 29. La recesión, sin embargo, solo necesitó de una década para que el Dow Jones volviera a sus niveles en 2007.

Y es que esto lo vemos desde 2009.

Desde ese año, el índice de referencia de la Bolsa de Nueva York encadena ocho años de subas consecutivas; y esta semana superó los 22 mil puntos.

Incluso el presidente Donald Trump celebró la euforia bursátil. Los mercados baten récords y los especialistas se preguntan hasta dónde llegará la felicidad.

Más aún, ¿qué sucederá cuando el mercado toque techo?

¿La Bolsa vive una burbuja financiera?

Seamos honestos: cada nuevo máximo incrementa el riesgo a una fuerte corrección en los mercados, especialmente si tenemos en cuenta que el ciclo empresarial está muy maduro.

¿Por qué no se habla de burbuja?

Es simple. Solo se puede hablar de una burbuja financiera una vez que ha estallado. Hasta tanto, todo lo demás es una corrección, por más fuerte que sea.

De todos modos, hay especialistas que advierten de un sobrecalentamiento, especialmente en las tecnológicas, cuyo centro es las FANG: Facebook, Amazon, Netflix y Google.

A ese cuarteto le sumamos Apple y Microsoft para formar un sexteto.

¿De qué se habla cuando se dice recalentamiento?

Desde sus mínimos en 2009, el S&P 500 ha crecido cerca de 270%, lo que supone un aumento de capitalización de 3,5 billones de dólares.

Pero de ese aumento, 1,5 billones corresponden a seis tecnológicas, que superaron este mes la barrera  de tres billones de dólares en capitalización conjunta.

Por ejemplo, solo Apple tiene una capitalización de 830 mil millones de dólares. Solo ella tiene el valor total de 400 de las 500 empresas que conforman el S&P.

Y un dato adicional: el S&P 500 es el índice que mejor representa a la economía de los Estados Unidos.

¿Paralelismos con la burbuja puntocom?

Cuando hablamos de la burbuja puntocom nos referimos a un período de crecimiento en los valores económicos de empresas vinculadas a Internet.

Fue una corriente especulativa que se dio entre 1997 y 2001. Las Bolsas de valores de las naciones vieron un rápido aumento de su valor debido al avance de las empresas vinculadas a la llamada Nueva Economía.

Lo cierto es que ahora los inversores institucionales han reducido su exposición a las acciones tecnológicas.

Este sector norteamericano es muy volátil y sus caídas suelen ser pronunciadas, por lo que hay que tener cuidado.

Un descenso pronunciado en las acciones tecnológicas sería alarmante para todo Wall Street y existen riesgos que amenazan su reinado.

No estamos frente a una burbuja tecnológica

Pero ¡ojo! que hay quien cree que no estamos frente a una burbuja tecnológica.

Cuando en febrero pasado, el legendario Oráculo de Omaha, Warren Buffett, compró 120 millones de acciones de Apple, negró que el mercado hubiese entrado en territorio de burbuja.

Eso sí, Buffett admitió que la Bolsa de Nueva York podría desplomarse 20% sin suponer una gran sorpresa.

También Alan Greenspan, expresidente de la Reserva Federal, negó la existencia de una burbuja en la Bolsa.

De hecho, pidió a todos preocuparse más por el mercado de deuda. “Las tasas de interés están en un nivel muy bajo, y por tanto insostenible. Cuando suban, es probable que lo hagan rápidamente. La burbuja no está en la Bolsa”.

Se refiere al papel que desempeña la Reserva Federal, que acumula activos por 4,5 billones de dólares en la deuda pública.

Lo que tenés que hacer ante esa situación

Si bien operar en zona de máximos históricos es muy difícil, porque al no haber referencia de precios, el mercado desconoce muchas veces si lo que vale la acción se considera su precio o bien si está inflada por el mercado.

Claro, apenas el mercado tropieza, surgen análisis apocalípticos que advierten el fin de un ciclo y el cambio de tendencia en los precios.

Por eso es que el análisis técnico surge como herramienta clave que ayuda a poner paños fríos a la incertidumbre del corto plazo.

Es el simple hecho de que un análisis técnico permite poner en contexto la baja desarrollada dentro de un marco temporal muy amplio y es allí donde se logra dar perspectiva al análisis.

Por eso te invitamos a conocer cuáles serán las acciones tecnológicas que brillan a pesar de los nubarrones que se posan sobre Wall Street.

Te lo contamos en el informe especial que armamos de forma totalmente gratuita para vos.

 

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido