¿Te atreverías a apostar en la inversión más riesgosa del mundo?

Los bonos venezolanos fueron calificados como títulos basura por Standard & Poor debido a las tensiones políticas entre el Gobierno y la oposición, así como su riesgo de quiebra económica y la caída en los precios del petróleo.

Las agencias de calificación llevan desde que inició 2017 rebajando la valoración de Venezuela conforme escala la tensión política contra el gobierno de Nicolás Maduro. ¿Lo último? Ahora se les considera “bonos basura”, pero lo positivo del asunto es que rinden ¡casi 30%!

Standard & Poor Global Ratings fue la última en dar ese paso al cambio la calificación de la deuda a largo plazo de Venezuela de “CCC” a “CCC-”, tres niveles por debajo del grado de inversión.

El rating queda entonces por debajo de la calificación de “bono basura”

Otras agencias como Fitch Ratings y Moody´s Investors Service consideran en valores los títulos como especulativos.

¿Por qué la rebaja en la calificación a Venezuela?

El principal motivo de la rebaja fue el incremento de las tensiones políticas entre Gobierno y oposición. El riesgo de quiebra de la economía también empeora tras bloqueos a las importaciones y, por si fuera poco, se suma la caída en el precio del petróleo y los niveles de producción.

Lo cierto es que Venezuela debe hacer frente a repagos del principal de la deuda y de intereses por un valor de 5.000 millones de dólares en 2017.

¿Riesgo de default?

La probabilidad de que Venezuela no se haga cargo de sus compromisos de pago en los próximos 12 meses se ha disparado hasta el 56%, según Bloomberg.

Advierten, de este modo, del riesgo de default dentro de seis meses por la agravación de la crisis política y financiera.

La presión del Fondo Monetario Internacional (FMI) no es más optimista, pues esperan que el país se mantenga en recesión principalmente por su hiperinflación.

¿Los peores bonos soberanos?

Seguramente, hasta ahora, cuando alguien te hablaba de bonos gubernamentales creías que eran el destino más seguro para tus ahorros, ¿cierto?

Pero si bien los bonos soberanos son considerados activos seguros -dado que cuentan con el respaldo del Estado que los emite-,  esto siempre va a depender del riesgo país, como por ejemplo, de que incurra en un impago, por lo que a mayor riesgo, mayor tasa.

El rendimiento de los bonos venezolanos promedia el 28% anual en dólares, ¿un premio suficiente? Queda de tu parte…

Lo que pasa es que Venezuela es un país anclado en la incertidumbre. Su situación es delicada y 96% de sus ingresos dependen del petróleo, que ha retrocedido hasta niveles insospechados desde 2014.

Pero por eso los inversores más osados aman los bonos venezolanos, mientras los cautos se alejan de su volatilidad y su riesgo al default.

¿Cómo funcionan los bonos venezolanos?

Bueno, Venezuela tiene dos clases de bonos: los soberanos y los de Pdvsa, su petrolera estatal.

Los rendimientos entre ambos son aparecidos. Si apostás por ellos tené en cuenta que solo se recomienda tener entre 4% y 6% de tu cartera. ¿Por qué?

Una vez que tengas el bono hay dos opciones: si comprás, devengás un cupón de 13% y si el año no cambió el precio o sube, se gana desde 13% en adelante.

Luego, si esperás a que finalice el cupón es del 25% que rinde el bono hoy. Se pueden comprar con un bróker, un banco en el extranjero o vía Internet.

Eso sí, el mínimo para entrar dependerá de lo que cada bróker defina. Ningún banco suele hacerlo por menos de 100.000 pesos argentinos. Quienes invierten en bonos venezolanos, son fondos especulativos e inversores profesionales, así que tené cuidado.

¿Por qué tanto riesgo?

Muchos se lo preguntan porque Venezuela nunca ha caído en default, incluso en momentos en que el petróleo cayó por debajo de 18 dólares por barril, su principal vía de ingreso.

Pero está latente la idea de que más allá de 2017 no puedan soportar la carga de su deuda. De acuerdo con el mercado, los bonos venezolanos tienen una probabilidad de default del 50% y hace poco la calificadora de riesgo Moody´s le asignó una probabilidad de cesasió de pagos del orden del 70% para este 2017.

Un verdadero amante del riesgo…

Hay quien no puede escapar del riesgo como fue Goldman Sachs al comprar cerca de 2.800 millones de dólares en bonos de la petrolera estatal venezolana PDVSA.

Goldman Sachs pagó unos 865 millones por bonos que vencen en el 2022, con un descuento de 69%. “Como muchos otros en la industria del manejo de activos, vemos que la situació en el país debe mejorar con el tiempo”, sostuvieron en un comunicado.

Pero las críticas llovieron. La compra se daba en un momento en que el gobierno de Nicolás Maduro buscaba financiamiento.

Se decía, sin embargo, que Goldman Sachs apostaba a que un cambio en el gobierno podría más que duplicar el valor de la deuda, que negocia a tasas muy rebajadas debido a los miedos de impago.

Por eso para Goldman Sachs no dejó de ser una pesadilla. Se condenó al banco por comprar lo que se calificó como “bonos del hambre”, referencia a la escasez de productos básicos que abunda en el país.

¿Querés saber cómo superar el miedo a invertir en activos de riesgo? Te lo contamos en el informe especial que preparamos de forma totalmente gratuita para vos.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido