¡Revelado! El plan económico israelí que aplicará Macri para librarse de la inflación

En la década de los 80, Israel lidiaba con una aceleración de precios del 300%, pero tras aplicar un programa especial, dejó atrás todos sus problemas financieros. ¿Funcionará esa receta en la Argentina?

La inflación ha puesto a la administración de Mauricio Macri contra la espada y la pared, pero como si se tratara de un cuento, ya llegó la caballería. ¿Conocés el programa de estabilización que aplicó Israel para deshacerse de la aceleración de precios?

Leíste bien. El equipo de Mauricio Macri fue deslumbrado por el “milagro israelí”, pero ¿son tantos los paralelismos entre Argentina e Israel para fijarnos en ellos?

Lo cierto es que en los años 80, ambos países enfrentaban una coyuntura parecida: alto déficit fiscal, endeudamiento y creciente gasto público. No olvidemos la inflación.

Si lo pensás, los problemas eran parecidos a los que hoy seguimos enfrentando en la Argentina, excepto por un detalle: en las últimas décadas, Israel ya no sufre esas limitantes.

Con deuda pública por encima del 160% del PBI y gasto público en 60% del Producto, Israel echó mano al economista Michael Bruno, que diseñó el “Plan de Estabilización Económica de 1985”.

Este plan contó con el respaldo del Gobierno, el banco central, los empresarios y los sindicatos. ¿El resultado? Dos años después, el aumento de precios ya había caído por debajo del 20% anual.

El fallo del plan económico israelí en la Argentina

¿Querés saber más?

Durante la administración kirchnerista, uno de los planes se fundamentó en la política de Corea del Sur: proteccionismo, industrialización, sustitución de importación, restricciones al comercio.

Si Corea del Sur era el camino a seguir por la Argentina kirchnerista, Israel es el norte de la Argentina macrista.

Desde el Palacio de Hacienda piensan que hay un conflicto entre estabilización y el nivel de gasto público, dada la composición del mismo y la forma en que éste responde a la inflación.

Pero hay un problema…

Desde Israel sostienen que ningún país bajó la inflación de forma sostenida sin eliminar su déficit fiscal estructural.

El encuentro entre Argentina e Israel

Ahí es donde confluyen Argentina e Israel. En los años 80, ambos lanzaron planes de estabilización inicialmente exitosos, pero solo uno alcanzó su cometido, pues eliminó el déficit fiscal.

Argentina no lo logró. Siguió su camino errático, mientras Israel combatía a capa y espada con una inflación del 300% interanual.

En Israel pasaron poco más de una década con una inflación de tres cifras a pensar en cómo salir de la deflación.

Evidentemente, la Argentina quisiera pedirle ayuda a Michael Bruno, el artífice del plan israelí, pero el economista murió hace una década. Sin embargo, le hizo un regalo al país: la fórmula aplicada por él.

La fórmula para borrar los problemas de nuestra economía

Reducción del gasto público, freno al aumento continuo de los salarios, fin de la monetización de deuda pública, reorientación de la política cambiaria, flexibilización laboral.

El gran secreto de Israel es que, mientras reducía el déficit, puso a valorizar su sector emprendedor. Le eliminaron trabas y colocaban al consumo en un segundo plano.

Desde los años 80 hasta nuestros días, la tasa media de expansión económica fue del 4%, lo que se tradujo en una espectacular multiplicación del PBI, que pasó de 6 mil millones de dólares en 1980 a 37 mil millones de dólares en 2010.

Por eso, los libros de macroeconomía lo denominan el “milagro israelí” y lo muestran como un ejemplo de las virtudes de la reducción de la presión fiscal.

Aunque resta tener presentes las inyecciones de inversión extranjera directa y de capital humano que recibió el país de Medio Oriente.

Con todo, el Gobierno cree que la clave es lograr un pacto donde el Ejecutivo, el BCRA, empresarios y sindicatos se pongan de acuerdo.

Cuatro errores a evitar por Mauricio Macri

  • Llegar al ratio de deuda sobre PBI de 70% y de gasto fiscal de 45%, se dio por bajas de la deuda y del gasto, así como una expansión del PBI.

  • Ese salto se dio por la enorme inversión en desarrollo de capital humano orientado a la tecnología, gasto en educación, justo con investigaciones militares.

  • Las inversiones extranjeras cobraron fuerza en 2005. Aún así, estuvo sujeta a movimientos de tasas internacionales.

  • Pese al enorme salto del PBI per cápita, Israel forma parte de uno de los países más desiguales en materia de ingresos junto a Chile y Estados Unidos. No se ha evitado que la pobreza ronde el 20% de la población.

¿Querés un dato adicional? No es la primera vez que el gobierno de Mauricio Macri se fija en una economía foránea para copiar sus fórmulas.

Muchos gobiernos del mundo libran, en este mismo instante, una guerra contra el uso del dinero en efectivo. Inició en Europa y empezó a esparcirse por el mundo.

Lo llaman la bancarización sueca y desde 2016 tocó tierra Argentina. ¿Querés saber más? Te lo contamos en el informe especial que elaborado de forma totalmente gratuita para vos.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido