¿Quiénes son desempleados en la Argentina?

Si bien hay desempleados dentro de todos los grupos etarios del país, existe un porcentaje alarmante sobre una porción de la población en particular, ¿de cuál estamos hablando?

El empleo “en negro” se resiste a bajar. En el primer trimestre del año el 33,3% de los asalariados se desempeñaba en la informalidad “sin descuento jubilatorio” por parte de sus empleadores, según los datos del INDEC. En tanto, mientras en promedio el desempleo es del 9,2%, entre los varones jóvenes, menores de 29 años sube al 17,2% y entre las mujeres de esa franja de edad es del 20,1%.

Así, uno de cada 3 trabajadores en relación de dependencia no está registrado ante la Seguridad Social. Ese porcentaje, proyectado a todo el país, arroja que casi 5 millones de asalariados están trabajando en la informalidad. Significa que no tienen ni descuento jubilatorio ni de salud por lo que carecen de la cobertura de una obra social y en su gran mayoría cobran menos y tienen menos beneficios laborales que el resto de los empleados registrados.

En la principal región del país -el conurbano bonaerense- el empleo en negro asciende al 36% y alcanza los máximos del 51,6% en Santiago del Estero, 42,5% en Salta y 42,4% en Tucumán. En la otra punta, con apenas el 9,3% se ubican Ushuaia-Rio Grande y Rio Gallegos con el 11,9%. En la Ciudad de Buenos Aires es del 24,2%.

En tanto, la desocupación golpea más a los jóvenes y a las mujeres. Mientras el desempleo promedio es del 9,2%, equivalente a 1,7 millón de personas, entre los varones menores de 29 años sube al 17,2% y entre las mujeres de esas edades al 20,1%.

Días atrás, el director del INDEC, Jorge Todesca, admitió que la desocupación es muy alta en los grupos de entre 19 y 29 años. Y en este segmento el desempleo afecta más del 40% del total de desocupados, lo que equivale a casi 700.000 jóvenes.

De aquí se infiere que la desocupación afecta con particular fuerza a los más jóvenes, a tal punto que alrededor de un millón de desocupados son menores de 30 años. En algunas regiones el desempleo juvenil es particularmente más alto. Es el caso del Gran Buenos Aires que registra un desempleo promedio del 11,8% y que se duplica entre los varones jóvenes (20,5%) y entre las mujeres ( 22,5%).

Si estos datos se combinan con el 11,7% de subocupación (gente que trabaja pocas horas aunque está dispuesta a trabajar más) y 36% de informalidad laboral, el conurbano bonaerense – una región de 12 millones de personas- se presenta como una de las regiones socio-laborales más conflictivas.

También se destaca Catamarca que entre los varones el desempleo asciende al 25,5% y entre las mujeres al 28,2%.

Estos datos no pueden compararse con los de igual trimestre del año pasado ya que por la “emergencia estadística” como consecuencia de la manipulación de los datos durante la gestión K entre enero y marzo de 2016 el INDEC no hizo la medición correspondiente. En el segundo trimestre de 2016, el empleo “en negro” fue del 33,4%, en el tercero del 33,8% y en el cuarto del 33,6%.

Así las cosas, la gente más joven tiene mayores niveles de desempleo, y al mismo tiempo menores tasas de empleo e indices más altos de informalidad. Y estos indicadores se renuevan porque todos los años ingresan nuevos jóvenes al mercado de trabajo como demandantes de empleo, tropezando con la falta de oportunidades y la precariedad de los trabajos que logran conseguir una parte de ellos.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido