¿Cómo nos cubrimos ante una suba de tasas de la FED?

Todo indica que la Reserva Federal de los Estados Unidos subirá las tasas de interés el próximo 14 de junio en 0,25%, una oportunidad para opciones que normalmente pasamos de largo.

Son tiempos de euforia. Todos quieren un pedazo de la torta llamada Argentina y ese es el mejor síntoma de que es hora de ser cautelosos. Por eso hoy te hablamos de una inversión muy sencilla pero que muchos pasan por alto al pasar revista en el menú de inversiones.

De hecho, vamos a seguir una de las grandes premisas del legendario Oráculo de Omaha, Warren Buffett: “hay que ser codicioso cuando los demás son miedosos y miedosos cuando los demás tienen los ojos inyectados en codicia”.

No es más que otra versión de la archiconocida frase “comprar cuando todos venden y vender cuando todos compran”.

Después de todo, las dos grandes fuerzas que mueven a los mercados son la codicia y el miedo. Cuando parece que el mundo va a pique, la mayoría de los inversores venden y es probable que tal cosa no suceda.

Y a la inversa va también. Cuando todos compran y parece que el futuro es brillante, es mejor ser prudentes.

Dos bonos y la FED

Mientras todos invierten en la Bolsa a la espera de que la Argentina sea recategorizada como un mercado emergente, nosotros vamos a mirar al costado.

Ahí es cuando vemos al DICA y el AA37, dos de los bonos más baratos que nos ofrece la Argentina, pero a su vez los más sensibles a las tasas de interés en dólares.

Sí, estamos al tanto de que los bonos cortos suelen ser más recomendables cuando la FED sube la tasa, pero estos son una de las tantas alternativas que podríamos tener en cuenta.

Lo que sucede es que todo indica que la Reserva Federal de los Estados Unidos subirá las tasas de interés en su próxima junta el 14 de junio en 0,25%, dado que la economía creció menos de lo esperado.

El DICA es un acrónimo para el bono Discount denominado en Dólares Estadounidenses 2033, que vence el 31 de diciembre de ese año y devenga intereses al 8,28% anual.

Mientras tanto, el Bonar 2037 vence el 18 de abril de ese año y paga un cupón del 7,62% anual. Hace dos pagos anuales y amortiza en 3 entre 2035 y 2037.

¿Cómo surgieron los nuevos bonos?

El Bonar 2037 surgió de la necesidad del Gobierno de absorber 6.000 millones de dólares para financiar el vencimiento del Bonar X, uno de los títulos más recomendados de los últimos años.

Pero además, enriqueció la curva de rendimientos de títulos en dólares que rigen bajo las leyes locales. Además, estos instrumentos se licitan a partir de 1.000 dólares, de modo que los minoristas tienen la posibilidad de participar.

Lo interesante de los bonos de largo plazo

Pero ambos son instrumentos que representan deuda del Estado. Quien busca financiamiento emite títulos que son adquiridos por quienes dispuestos a otorgarle crédito.

El riesgo existente es que el emisor pudiera no cumplir con su obligación de devolverte el dinero. De ahí que los bonos de largo plazo no sean tan vistosos, porque es prácticamente imposible prever cuál será la situación política y económica para entonces.

El asunto es que si sale la reforma fiscal de Donald Trump, probablemente la tasa a 10 años norteamericana se dispare y eso genere una venta en emergentes.

En cambio, si no sale la reforma fiscal es probable que el spread entre la tasa de 10 años americana y el referente en la Argentina, que es el AA26, vea una caída que favorecería a la Argentina.

El objetivo para el Discount 2033 si esto sucede es de 6% y para el Bonar 2037 es de entre 6,25% y 6,3%.

¿Por qué invertir en bonos en dólares?

El el escenario actual, anotó Nery Persichini, economista jefe de MB Inversiones y editor de Revancha Argentina, el resto del mundo tiene rendimientos muy bajos en comparación con la Argentina, cuyo carry trade atrae mucho.

“Son excelentes vehículos para amasar ganancias de capital si la Argentina continúa abatiendo su riesgo país y acercándose a los niveles de la región”.

Eso sí, el economista advierte que en el caso del AA37, con una duración tan elevada, se vuelve vulnerable en un contexto de aceleración en el ritmo de suba de tasas de interés mundiales.

Si bien los bonos de largo plazo suelen tener mucha volatilidad, son activos que los inversores conservadores, esos que apuestan por Letes o Lebacs, suelen buscar con frecuencia.

Por si fuera poco, a la entrada de dólares potenciales en búsqueda de renta fija en billetes verdes -y también en pesos- se suman indicadores de inflación que comenzaron a pegar la vuelta durante la segunda quincena de mayo quedando debajo del 2%, lo que pone presión en los bonos CER que ajustan capital con inflación, y creando migración en el mercado local de pesos de títulos públicos a tasa variable en pesos.

Además, mientras el tipo de cambio se mantenga dormido y se acerquen las elecciones legislativas, lo más sensato es dolarizar nuestra cartera en un mundo donde las tasas de interés, incluso si la FED las suba, son muy bajas.

Pero bueno si preferís optar por lo seguro, entonces por qué no accedés al informe especial que hemos elaborado de forma gratuita para vos donde te hablamos de los bonos más buscados de la Argentina

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido