¿Son los bonos corporativos mejores que las acciones?

La Bolsa está en máximos históricos y nos lleva a desplazarnos a otras alternativas que no sean tan dependientes del crecimiento como las acciones. Llegamos a las obligaciones negociables, una moda que resurge tras el retorno de la Argentina a los mercados.

Recientemente nos topamos con la noticia de que 6 empresas del sector energético, inmobiliario, bancario y automotriz emitieron obligaciones negociables (ON), una alternativa a lanzarse a la Bolsa, pero ¿son preferibles los bonos corporativos o las acciones?

Las obligaciones negociables, o bonos corporativos si preferís, son fuentes de financiamiento que tienen las empresas que se comprometen con los inversores que adquieren sus bonos a devolverles el dinero invertir en un plazo más el pago de intereses.

Muy básico, ¿no? Básicamente es el mismo concepto que un bono soberano…

De hecho, si comparamos unos con otros, los bonos corporativos ofrecen más visibilidad de los retornos que la deuda pública.

¿Cómo funcionan los bonos corporativos?

Imaginá que una empresa, YPF por ejemplo, desea expandirse y necesita dinero así que lo pide prestado. ¿Qué hace?

Puede, por ejemplo, ir al banco que le define montos, intereses y plazos. Si bien son negociables, hay limitaciones regulatorias y políticas del banco.

De ahí que prefieran casi siempre emitir bonos corporativos. Es la empresa quien determina el monto, el plazo al que se compromete para devolver el dinero, y la tasa de interés que pagará.

Somos nosotros, los inversores, quienes determinamos si nos parece interesante lo que la empresa decide y si es seguro invertir en ella.

A tener en cuenta para invertir en bonos corporativos

  • Vencimiento del bono: va de 5 a 12 años.

  • Estructura o tipo de interés que pagará el papel

  1. Interés fijo que no varía durante el plazo
  2. Bono variable que se ajusta siguiendo algún índice de referencia
  3. Bonos convertible que pueden canjearse por acciones de la empresa
    • Características del cupón, que es como se llama al pago de los intereses. Usualmente se abonan de forma semestral, pero hay algunos que pagan hasta el vencimiento

La diferencia entre bonos corporativos y acciones

Cuando adquirís una acción te volvés propietario de un porcentaje de la empresa, así sea el 0,01%, pero cuando comprás un bono corporativo eres acreedor, es decir, la empresa te debe dinero.

En el primer caso, compartís con la empresa sus riesgos sin existir una obligación de parte de la compañía de devolverte tu dinero.

En cambio, en el segundo, la empresa tiene la obligación de devolverte tu dinero al final del plazo estipulado con los intereses acordados.

Ventajas de invertir en bonos corporativos

Con las acciones alcanzando máximos históricos, merece la pena considerar otra modalidad de inversión. Considerá esto:

  • Diversificación mediante una nueva clase de activos.
  • Un flujo de caja más regular a través de bonos corporativos con alto rendimiento. Son una buena alternativa a las acciones.
  • Oportunidades de cobertura, es decir, pueden generar a la cartera en momentos de caídas inesperadas.

Pero además de eso, la deuda corporativa proporciona ventajas frente a las acciones que son muy dependientes del crecimiento.

Otro factor importante radica en que el crédito ha sido una clase de activo estable en el largo plazo. Los datos históricos demuestran que se ha comportado bien incluso en períodos en los que la situación de las economías ha sido débil.

Riesgos de invertir en bonos corporativos

También existen riesgos que deberías tener presente:

  • La empresa quiebra. Las obligaciones de pago en este caso funcionan así: se liquida a los empleados, después a los acreedores y finalmente a los accionistas.

Ese riesgo podés reducirlo al invertir en empresas con finanzas sólidas, carteras sanas y visión de crecimiento.

  • Si caen en impago, es decir, no han quebrado, pero tampoco tienen dinero para cubrir el monto de los bonos emitidos, por lo que negocian una reestructuración del financiamiento.
  • Durante el tiempo de vida del bono su valor puede subir o bajar, pero llegado el momento la empresa debe pagar lo estipulado.

Emisiones recientes de bonos corporativos

Como te decíamos al principio, recientemente empresas de los sectores energético, inmobiliario, bancario e industria automotriz ampliaron sus programas de obligaciones negociables por 1.125,5 millones de dólares.

Se trata de Desarrolladora Energética (Desa), Transportadora de Gas del Sur (TGS) y el Grupo Albanesi por el rubro energético; la desarrolladora inmobiliaria TGLT; el Banco de Servicios Financieros (BSF); y la automotriz General Motors, de acuerdo con un relevamiento de Telam.

Bonos corporativo: ¿buena inversión?

En líneas generales se trata de una buena inversión que resurgió como posibilidad gracias a la vuelta a los mercados de la Argentina.

Además, al invertir en bonos corporativos a través de fondos de inversión especializados en renta fija tienen la ventaja adicional de estar calificados por firmas serias, de manera que tienen una calificación objetiva e independiente del nivel de riesgo del fondo, algo que brinda certeza.

¿Querés aprender a invertir en bonos corporativos? Accedé al informe especial que hemos elaborado de forma totalmente gratuita y despejá todas tus dudas.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido