Nicolás Dujovne prometió un crecimiento sostenido sin inflación: ¿le creemos?

En un programa emitido en el canal de La Nación, el ministro de Hacienda se refirió a varios temas económicos que preocupan a los argentinos. En este artículo de Inversor Global desmenuzamos sus declaraciones y analizamos cuán factibles son sus promesas.

El año pasado, en diciembre, el ala económica del Gobierno de Mauricio Macri experimentó una serie de cambios: la última semana del año 2016 inició con la salida de Alfonso Prat Gay del Ministerio de Hacienda y Finanzas, lo que no sólo trajo sorpresa para varios sectores de la sociedad sino que a su vez provocó una división de la cartera en dos. 

Si bien Luis Caputo era un reemplazante natural para el Ministerio de Finanzas, la sorpresa vino cuando se dio a conocer que la otra cartera que se desprendía del Ministerio estaría en manos de Nicolás Dujovne.

Fue así que Dujovne, un economista de 49 años, tomó el rol de ministro de Hacienda.

Dujovne tiene un perfil mediático alto. Y el año pasado se lo pudo ver como conductor del programa Odisea Argentina del periodista Carlos Pagni, en la señal de noticias TN. Incluso se pueden leer sus opiniones económicas y políticas en diarios nacionales, donde escribía (hasta ahora) de forma asidua.

En esta oportunidad, cambió el rol y se dejó entrevistar por José del Río en su programa “Mesa chica”. En una charla que duró aproximadamente 40 minutos, Dujovne y su viceministro Sebastián Galiani, hablaron acerca de una serie de temas económicos que preocupan a los argentinos hoy en día.

¿Cuáles fueron las temáticas más abordadas? La inflación, el crecimiento económico y las reformas que se vienen.

Ahora bien, el Gobierno sabe por experiencia propia que prometer es fácil pero cumplir es un poco más complicado. Por eso, vamos a analizar en detalle qué aseguró Dujovne y reflexionaremos acerca de la tangibilidad de dichas palabras.

¿Falsas promesas?

Por un lado, Dujovne argumentó los motivos por los que se mantienen altas las tasas de interés. “Tenemos un Banco Central preocupado por la inflación. Una economía que empieza a funcionar en moneda local puede tener un tipo de cambio que se mueva sin disrupciones. Las tasas de interés altas son consecuencia

Iván Carrino, editor de “El Diario del Lunes” explicó un poco más este punto: “las tasas de interés son altas en términos nominales, 26% parece un número alto cuando lo pensamos aisladamente, pero en realidad lo que hay que mirar es la tasa de interés real. Y para eso, una forma de medir la tasa real es comparar con la inflación anualizada. Esa inflación, con datos del primer trimestre, da 27,7%. Entonces, ¿es alta o baja? Es cierto que el BCRA sube la tasa de interés para bajar la inflación, pero no es cierto que la tasa sea alta. Lo que es alto es la inflación”.

Esa reflexión, que palabras más palabras menos lo que quiere decir es que mientras la inflación esté alta, las tasas también; nos lleva a focalizarnos en el otro punto importante al que se refirió Dujovne. Con respecto a las perspectivas inflacionarias, el titular de Hacienda remarcó: “Este año la inflación será menos de la mitad de la de 2016, la meta de menos del 5% para 2019 es cumplible. Bajar la inflación es fundamental para crear crecimiento y tener una economía sana”.

Carrino, en este caso, remarcó la importancia de bajar la inflación ya que es clave para tener crecimiento sostenido: “el gran enemigo de nuestro progreso por los últimos 40 años ha sido la inflación. Desde 1975 nuestra performance relativa respecto del resto de los países del mundo se desplomó. Eso coincide con el período de inflación más alta registrada en la historia. Hay que bajar la inflación, y este año, si se cumple lo que dice en consenso, vamos a tener la inflación más baja de los últimos 7 años”.

De todas formas, no sería la primera vez que el Gobierno estima cifras inflacionarias que no se cumplen. Así que con respecto a este punto solo habrá que esperar a que el tiempo pase y nos demuestre si las metas se cumplieron o no.

De las reformas económicas que se esperan, hay una que es casi la más aclamada: la reforma tributaria. En este caso, el ministro reiteró: “Vamos a plantear una reforma tributaria gradual, tenemos que bajar el déficit y bajar impuestos, algunos impuestos que nos nos gustan nada se bajarán de modo gradual. Lo bueno es que del año uno vamos a ver cómo se van a eliminando impuestos, pretende ser integral, comprensiva pero de aplicación gradual”.

Con respecto al avance del crecimiento económico, Dujovne se mostró tranquilo con los resultados: “La economía ya ha arrancado, no estamos preocupados, lo que es importante es que lo que estamos haciendo es mucho más global, tenemos un gobierno que no miente, que piensa en el mediano y largo plazo”.

Sobre el “crecimiento” en cuestión, Iván Carrino lo que ve es que la economía dejó de caer. “En el segundo semestre del año pasado apenas se creció y la economía dejó de caer. Este año creo que vamos a crecer, pero es importante que el gobierno resuelva el tema fiscal. Las metas son muy tibias, y en términos globales el déficit fiscal hoy es superior al del kirchnerismo. Esto genera inestabilidad y no es bueno para atraer la inversión”.

Así que Dujovne ya lo sabe: si quiere crecer, tiene que resolver el tema fiscal.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido