El Estado encarece el precio de los 0kms un 50%

Cada vez es más complicado comprar un auto 0km. ¿Sabés por qué? Tal vez le echabas la culpa a la inflación pero no. En este caso, es la presión impositiva la que hace que adquirir un “chiche nuevo” signifique tanto dinero.

Es probable que en el día a día no te pongas a pensar cuánta es la cantidad de plata que los impuestos se llevan de tu bolsillo. Y es lo más normal del mundo. A ver, solo tenés que pensar en el IVA, por ejemplo. Sin embargo, cuando se trata de grandes sumas de dinero, las presiones impositivas se hacen más evidentes y, por lo tanto, más significativas.

Ese es el caso de los automóviles 0 kilómetros. En lo que respecta a ellos, del precio de lista de un auto nuevo, el 54,8% son impuestos. Ese dato ubica a la Argentina como uno de los países en los que el Estado se queda con la mayor parte.

Miralo de esta manera: el auto, si no fuera por los impuestos, te saldría la mitad de la plata.

Es obvio pensar que si ese fuera el caso, y los precios bajaran tanto, muchísimas más personas comprarían vehículos. Por eso, quienes más interesados se encuentran en que esto suceda son las automotrices.

Desde hace varios años, las éstas vienen reclamando que se reduzca la presión impositiva que se aplica sobre los autos y el actual presidente Mauricio Macri prometió a fin de 2016 llevar a cabo una amplia reforma tributaria para terminar con los impuestos distorsivos.

¿Qué se busca?

Desde el Gobierno aseguraron que el objetivo oficial que se persigue es reducir 5 puntos porcentuales o más los impuestos del sector. Incluso, la idea es que la reducción sea mayor tratando de acercarse, gradualmente, al 10 por ciento.

El inconveniente aparece cuando se mira detalladamente el impuesto y cómo está compuesto: no es un trabajo sencillo ya que la carga impositiva total está compuesta de tributos nacionales, provinciales y municipales. Según altos funcionarios, la proporción de impuestos sobre el valor de un 0 km debería ser del 30%, similar a la de Brasil.

Sin embargo, en los países europeos ronda el 16%, en Japón el 10% y en Estados Unidos el 7,5%.

Asimismo, dentro de la reforma se buscará reducir otros costos como el de los patentamientos y transferencias.

El costo fiscal que significará la baja de impuestos se compensaría con un dato que ya te dijimos más arriba. ¿Qué iba a pasar si bajaban por precios? Más gente iba a comprar automóviles.

Por eso, según los cálculos que realizan en el Gobierno, por un aumento de las ventas al trasladarse la reducción tributaria a un menor precio al público. Se toma como ejemplo lo sucedido este año en el sector cuando los automotrices aplicaron bonificaciones en los 0 km y la demanda comenzó a crecer.

En ese contexto, el Gobierno convocó a fabricantes, autopartistas y sindicatos para el 8 de junio próximo para comenzar a trabajar en el “Plan Un Millón” en el que la baja de la presión impositiva tendrá un papel clave, señala Ámbito Financiero.

¿Comprar un usado o un 0km?

Hoy por hoy, es probable que te estés haciendo esta pregunta. Tenés que saber que, entre los usados y los nuevos, Mariano Otálora especialista en finanzas personales se inclina por los usados.

“Creo que el usado tiene un valor referencial mucho más bajo con respecto al nuevo que antes no se veía. En años anteriores, los precios de los automóviles usados y nuevos eran tan parecidos que decías ‘en vez de comprarme uno usado me compro uno nuevo’. Hoy, hay una brecha importante entre el nuevo y el usado; y un auto con muy poco kilometraje que está casi como un 0km, presenta un precio muy por debajo del nuevo”, afirma Otárola.

Entre las formas de adquisición, el autor de “Del colchón a la inversión” opinó que: “el plan de ahorro es para alguien que o no tiene toda la plata o no tiene la necesidad de cambiar el  auto ahora. Entonces, se compra con una cuota mensual y se lo va adquiriendo en el tiempo. Los prestamos personales hoy están caros y no es negocio comprar un auto con un préstamo personal salvo que se lo necesite para trabajar”.

Lo único que el especialista considera efectivamente un negocio es comprar un plan de ahorro empezado, que se puede conseguir mucho más barato, y “ahí se puede licitar y tal vez te llevás el auto en el momento”.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido