Crece el stock de Lebacs: ¿se crea una bomba de tiempo?

El gran peligro en el incremento de la deuda a corto plazo es que en el momento en que el inversor retira su capital, el BCRA quizá no tenga capacidad para pagar. ¿Vamos camino a esto?

El stock de Lebacs y pases ha superado los mil millones de pesos. Es un dato preocupante, de esos que hacen llevar a las autoridades sus manos a la cabeza, porque representa un crecimiento de 58% en los primeros cinco meses del año. ¿Esta inversión es una bomba de tiempo?

John Rockefeller, un importante empresario, inversionista, industrial y filántropo estadounidense dijo alguna vez que “cuando mi limpiabotas invierte en la Bolsa, yo lo vendo todo”.

Seguramente no lo dijo por marginar a algún grupo en especial. En el fondo, su frase esconde una gran verdad: cuando todos se vuelcan en una inversión, quiere decir que algo está por explotar.

¿Las Lebacs son peligrosas?

El furor por los instrumentos de política monetaria del Banco Central causó que aumentara notablemente la participación de familias enteras y empresas en cada licitación.

Hoy por hoy, más del 60% del stock está por fuera de las entidades financieras, un dato que cobra sentido al compararse con la evolución del stock total de depósitos desde enero, siendo este el principal mecanismo del ahorrista en el sistema financiero.

El total de depósito es de 1.500.273 millones, mostrando un crecimiento de apenas 7,5% desde diciembre pasado.

¿Por qué resaltamos estos datos?

Los depósitos a plazo definen la capacidad prestable de las entidades financiera. Si una menor expansión de estos y se genera un gran crecimiento en las tenencias de Lebacs y pases, el stock de créditos también crece a un ritmo inferior a lo esperado.

Entonces vemos que desde finales de 2016, el total de créditos al sector privado avanzó 11%, siempre según datos extraídos de El Cronista.

El stock de Lebacs en la era Macri

Hasta esta semana, el total de Lebacs y pases alcanzó ya mil millones de pesos. ¿Tenés idea de cuánto avanzó desde que asumió Federico Sturzenegger al principio del mandato de Mauricio Macri?

En diciembre de 2015, ese monto ascendía a 300 mil millones. En otras palabras, te decimos que en cuestión de 17 meses la cifra se ha triplicado.

Si tenemos una visión bastante conservadora, lo más probable es que para finales de 2017, el stock de deuda del Banco Central crezca hasta 1.200 millones de pesos.

¿Por qué son tan atractivas las Lebacs?

Para pequeños ahorristas, las Lebacs son realmente atractivas por la tasa de interés que ofrecen una renta superior a otras herramientas tradicionales del mercado como el plazo fijo.

En su última licitación, el BCRA fijó su tasa de interés en 25,5% para el tramo de 35 días. Es atractiva porque le gana a la inflación, aunque sea ligeramente.

Lo cierto es que el stock de Lebacs representa 10% del Producto Bruto Interno. Los analistas ponen la lupa ahora sobre los costos que la autoridad monetaria deberá afrontar para intentar llegar a su meta de 2017.

Y he ahí cuando se destapa el lado más crudo de la política monetaria de Sturzenegger: no se logra atraer capitales productivo dejando el paso solo a especuladores que buscan ganancias con el mínimo costo, originando una bicicleta financiera con consecuencias importantes.

El peligro de la deuda en Lebacs

Es bastante probable que de ahora en adelante el ritmo de crecimiento sea más lento, considerando que en los próximos meses coincidirá el déficit fiscal de las elecciones legislativas y el ingreso de dólares comprado por el BCRA, que luego serían absorbidos para evitar un salto inflacionario.

Uno de los mayores desafíos de Sturzenegger será ingeniárselas para absorber masas crecientes de pesos que se volcarán al mercado.

Mucho va a depender de lo que el Ejecutivo haga con los dólares que ingresen. Si interviene y compra masivamente para evitar una apreciación cambiaria, entonces la necesidad de absorción aumentará.

El peligro con esto es que la mayor parte del dinero absorbido a través de Lebacs es a 35 días y, por ende, muy líquido.

La más mínima chispa, por tanto, podría hacer cambiar el ánimo de los inversores y rápidamente esos títulos se transformarían en pesos que se destinan a la compra de bienes empujando a más inflación o la adquisición de dólares.

Además, esto representa fuertes niveles de endeudamiento en los que debe caer la Nación y podrían terminar por esterilizar al BCRA.

¿El falso atractivo de las Lebacs?

Lo cierto es que existe un gran peligro en el incremento de la deuda a corto plazo a través de las Lebacs.

El especulador no se está llevando todo el dinero del país, sino que lo acumula a su favor y en contra del BCRA, pero en el momento en que el inversor decida retirar su capital de la plaza local, el mercado se encontrará ante un gran inconveniente: quizá no tenga capacidad para abonar esa suma.

La decisión de emitir Letras a diestra y siniestra con altas tasas de interés genera falsos atractivos para inversores que resultan perjudiciales para el país, que tiene un solo objetivo marcado: reducir la inflación.

Subir la tasa de interés como herramienta de política para bajar la inflación solo generó que los stocks de Lebacs en circulación se aceleraran, incrementándose una deuda de niveles imposibles de pagar.

¿Creés que haya llegado la dolarizar nuestra cartera? Lo analizamos en el informe especial que hemos elaborado de forma totalmente gratuita para vos.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido