Bonar 2025 y 2037, todo sobre las nuevas joyas para ganar en dólares

El vencimiento del Bonar X y el cierre del blanqueo de capitales empujó a la administración de Mauricio Macri a lanzar dos nuevos títulos en moneda dura que atraen la mirada de todos los inversores.

Las elecciones legislativas se aproximan en el calendario y se vuelve imprescindible cubrirnos en dólares ante la tempestad pero, ¿cuáles son hoy las mejores alternativas del mercado?

Durante esta semana, las Letes ocuparon los titulares de la prensa y, más escondidos, entre la multitud de opciones, había 2 bonos que lucen muy atractivos a la vista de los expertos.

Te hablamos de los 2 nuevos títulos a la curva de bonos gubernamentales en dólares: el Bonar 2025 y Bonar 2037, con lo que ya cotizan 17 títulos de renta fija en el mercado local.

El Bonar 2025 tiene vencimiento el 18 de abril de ese año. Realiza 2 pagos al año con una tasa de interés del 5,75%. La devolución del capital se divide en 3 partes, entre los años 2023, 2024 y 2025, al vencimiento.

Por su parte, el Bonar 2037 vence el 18 de abril de ese año y paga un cupón del 7,62% anual. Hace 2 pagos anuales y amortiza en 3 entre 2035 y 2037.

Así funcionan los Bonar 2025 y 2037

Sabés cómo funcionan estos bonos, ¿cierto?

Los bonos son instrumentos que representan deuda, sea del Estado como es el caso, la provincia o empresas. Quien busca financiamiento emite títulos que son adquiridos por quienes están dispuestos o interesados en otorgarle crédito.

A cambio de prestar parte de tu dinero, recibís una tasa de interés prestablecida en determinado tiempo, pero si bien todo está tan pautado, no se trata de una inversión carente de riesgos.

El mayor riesgo que existe a la hora de invertir en bonos es que el emisor no pueda cumplir con su obligación de devolverte el dinero.

De ahí viene el concepto de tasa de interés. La misma crece a medida de que quien emite deuda sea menos confiable y viceversa. Eso sí, al ser la contracara de las acciones, se trata de una inversión menos riesgosa.

También representa un acto de valentía adquirir títulos de renta fija de largo plazo, porque desconocemos las eventualidades que influyan en el largo plazo, como que un país se declare en cesación de pagos o una empresa caiga en bancarrota.

¿Por qué surgen el Bonar 2025 y 2037?

En primer lugar, el objetivo gubernamental es absorber 6.000 millones de dólares. Una parte a través de los dos nuevos y otra con Letes para así financiar el vencimiento del Bonar X, uno de los títulos más recomendados en los últimos años, pero que ya dejó de existir.

Luego está el cierre del blanqueo de capitales por 116.800 millones de dólares, lo que presionó a la baja los rendimientos de bonos locales en las últimas 2 semanas.

Bonar 2025 y 2037: ¿qué tan atractivos son?

Nery Persichini, economista jefe de MB Inversiones y editor de Revancha Argentina, la reapertura de estos bonos es una decisión correcta que cumple 2 objetivos.

Por un lado, contribuye al Programa Financiero 2017, alarga vencimientos más allá de las Letes y explota la suba reciente de estos bonos para conseguir más fondos.

En segundo lugar, se enriquece la curva de rendimientos de títulos en dólares que rigen con leyes locales. Lo más interesante es que estos instrumentos pueden licitarse a partir de 1.000 dólares, de modo que los minoristas tienen la posibilidad de participar.

“En el escenario actual de un mundo de bajos rendimientos, tanto el AA25 como el AA37, ofrecen devengamientos de suculentos cupones de renta”, sostuvo Persichini, motivo por el cual son clave para el carry trade en dólares.

Además, son excelentes vehículos para “amasar ganancias de capital si la Argentina continúa abatiendo su riesgo país y acercándose a los niveles de la región”, pero eso sí, en el caso particular del AA37, al tener una duración tan elevada, se vuelve vulnerable en un contexto de  aceleración en el ritmo de suba de tasas de interés mundiales.

Bonar 2025 vs Bonar 2037

Un punto a favor de estos bonos es que al estar denominados en dólares ofrecen una gran cobertura cambiaria.

En contra de estos títulos es que probablemente carezcan de mucha liquidez, ya que los montos emitidos son relativamente bajos respecto a otros títulos de la curva.

Tanto el Bonar 2025 como el 2037 ofrecen la posibilidad de posicionarse en la parte del tramo medio y largo, respectivamente, pero el primero tiene mayor atractivo por su menor duración.

Lo que sucede es que, de momento, no hay nada parecido al Bonar 2025, lo que le suma atractivo a esta oportunidad. ¿Querés saber algo más? Quienes lo compren quedan exentos de pagar Ganancias y Bienes Personales.

Los bonos largos, como te asomábamos al principio, suelen tener más volatilidad, pero son activos que los inversores conservadores -quienes apuestan por Lebacs o Letes-, suelen buscar.

Además, siendo honestos, mientras el tipo de cambio se mantenga dormido y se acerquen las elecciones, tiene sentido dolarizar parte de nuestra cartera en un mundo donde las tasas de interés son excesivamente bajas.

No solo se aproximan las elecciones legislativas, sino que también se viene la vuelta de la Argentina a los mercados emergentes. ¿Querés saber cómo ganar en ese escenario? Te lo contamos en el informe especial que preparamos de forma gratuita para vos.

 

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido