Todo lo que tenés que saber sobre las blue chips

¿Te suena este nombre o ya lo conocés? No importa: si llegaste a este artículo es porque estás buscando aprender más sobre el tema. Por eso, te vamos a contar todo lo que tenés que saber al respecto de las blue chips.

Si fuiste alguna vez al casino o sos un usuario recurrente de este tipo de entretenimiento, seguramente sabés que las fichas azules que se utilizan en los distintos juegos equivalen a los valores máximos que se pueden manejar u obtener.

De ahí proviene el nombre de “blue chips” en las finanzas.

¿Cómo se relaciona una cosa con la otra?

Facil: en economía bursátil se utiliza esas palabras en inglés para hacer referencia a empresas bien establecidas, que posean ingresos estables, valores sin grandes fluctuaciones y que no precisen de grandes ampliaciones de su pasivo.

En resumidas cuentas, el término se utiliza para hablar de empresas estables con alto nivel de liquidez. Sin embargo, la liquidez no es la única característica de estas compañías. Además de eso, una gran parte de éstas establecen de forma regular el pago de dividendos, incluso si la empresa atraviesa una situación más desfavorable que de costumbre.

¿Qué empresas entran dentro de este grupo?

Cuando queremos conocer qué acciones forman parte de este selecto club, el problema es que no existe una “lista oficial”. Es decir, algunas empresas podrían ser consideradas blue chips por unos inversores pero no por otros, que discreparían por diferentes motivos.

En general, cuando se dice que una empresa es un blue chip se quiere decir que es una empresa de calidad, y de gran tamaño, o al menos de cierto tamaño.

A las empresas pequeñas de calidad no se las suele llamar blue chip, aunque algunas de ellas pueden ser inversiones más rentables y más seguras que otras de mayor tamaño.

Blue chip es un concepto que se asocia con bajo riesgo. Los inversores que invierten en blue chips saben que probablemente ninguna de sus empresas será la más rentable del año, pero saben también que muy probablemente tendrán una muy buena rentabilidad a lo largo de toda su vida, y dormirán bastante tranquilos con una cartera bien diversificada de blue chips.

Características generales de las blue chips

La utilización de este término anglosajón en los mercados de todo el mundo nació en el Dow Jones a manos de Oliver Gingold, aunque no está clara la fecha en la que se utilizó por primera vez, aunque se estima que sucedió entre 1923 y 1924.

Las características de los valores “Blue Chips” suelen ser las siguientes:

  • Grandes empresas
  • Bajo riesgo financiero
  • Alta liquidez
  • Baja volatilidad
  • Alta rotación
  • Contabilidad saneada
  • Alta calidad crediticia
  • Pago regular de dividendos
  • Estabilidad en la obtención de beneficios
  • Alta contratación

Ventajas de invertir en las blue chips

Dividendos

La mayoría de las blue chips establecen de forma regular el pago de dividendos, incluso si la empresa atraviesa una situación más desfavorable que de costumbre.

Liquidez

Su alta liquidez permite a los inversores contratarlos en cualquier momento y venderlos cuando se desee, a diferencia de otro tipo de valores que debido a su falta de liquidez, pueden tardar tiempo en la compra o venta.

Volumen de contratación

Su alto grado de contratación permite a los usuarios beneficiarse del dinamismo de su cotización, ya que indica que hay muchas personas o inversores colectivos que están interesados en la compañía.

Valores estables

Por lo general, su evolución es uniforme, no contemplan grandes bajadas ni subidas, a no ser en períodos convulsos, que puede propiciar que se disparen en uno u otro sentido. El inversor puede contar con que no habrá grandes sobresaltos en su cotización.

Poca volatilidad

Al ser empresas fuertemente consolidadas, su volatilidad es muy baja. No son valores aconsejables para especuladores a corto plazo.

Cómo aprovechar la solidez de las blue chips

Este segmento constituye una de las opciones de menor riesgo en el mercado.

Dentro de él, resalta por su atractivo el fondo iShares Edge MSCI Min Vol EAFE ETF (EFAV).

Se trata de un instrumento que cotiza en Wall Street, enfocado en inversiones de bajo riesgo de mercados desarrollados, lo que le proporciona a tu portafolio un toque internacional que contribuye con la diversificación.

Reducir la volatilidad al tiempo que se gana exposición internacional es una combinación ideal para el éxito de tu cartera.

La tasa de comisión de este fondo es de 0,33%, lo que se traduce en un costo bastante razonable.

Las blue chips no son las únicas compañías en las que podés invertir, también existen otros tipos. Pero para conocer cuáles son todas tus opciones que tenés disponible te ofrecemos este Informe Especial te decimos cómo convertirte en un buen inversor de forma rápida y acertada.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido