Si la Bolsa te da limones, hacé limonada

En el encuentro celebrado entre Donald Trump y Mauricio Macri se decidió reanudar la entrada de San Miguel al mercado norteamericano, una buena noticia para la acción del campo que más brilla en la Argentina

¿Recordás cuando Donald Trump suspendió las importaciones de limones argentinos a los Estados Unidos? ¡Fue un desastre para la citrícola San Miguel! Sus acciones cayeron hasta 10% en un día, pero la visita de Mauricio Macri a Norteamérica lo revolucionó todo.

Como siempre hemos dicho, vamos por partes. Es la única manera de entender este mundo de las inversiones. Quien pise mucho el acelerado, probablemente terminará estrellándose.

Durante 2016, San Miguel fue una de las recomendaciones más frecuentes. Los expertos insistían con que el agro sería el primer sector en reactivarse bajo la nueva administración.

No es para menos…

El impresionante desempeño de San Miguel

Los papeles de la frutícola, productora, industrializadora y exportadora de limones escalaron 110% entre 2015 y 2016 en la Bolsa.

Más impresionante aún es el dato de los últimos 5 años, en los que las acciones de San Miguel, conocida como SAMI, acumularon una suba de 1.870%.

¿Te parece mal?

Por si fuera poco, antes de abandonar su cargo, Barack Obama, permitió que los limones argentinos pisaran suelo norteamericano tras ser vetados en el año 2001.

¡Las posibilidades lucían fantásticas!

El ascenso y caída de SAMI

La apertura del mercado norteamericano para la producción de limón fresco se traduce en ventas anuales por 50 millones de dólares, como piso, con un volumen de 15.000 a 20.000 pallets, lo cual representaría envíos por más de 27.500 toneladas.

Agentina es el principal productor de limones con 1,5 millones de toneladas anuales y registró exportaciones de fruta fresca y jugos por 455 millones de dólares entre enero y noviembre de 2016.

Pero cuando Donald Trump asumió todo cambió. Tomó entre manos las últimas decisiones firmadas por Obama y las suspendió por 60 días.

Sí, entre los papeles, estaba el acceso de San Miguel a los Estados Unidos. La posibilidad se alejaba de nuevo…

¡Calmense inversores!

En seguida, el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, salió a calmar a los inversores que empezaron a vender los papeles de la frutícola. “Lo que se hizo fue postergar 60 días la entrada en vigencia de la resolución que se había tomada en diciembre”.

Se dijo que era perfectamente normal, ya que todos los gobiernos supervisan los acuerdos pendientes de cumplimiento y los prórroga un tiempo hasta ponerse al día.

Eso finalmente sucedió esta semana cuando Mauricio Macri aterrizó en Houston y se reunió con Donald Trump en Washington.

No solo hablaron de política, sino también de comercio y mercado, nos relataba Nery Persichini, editor de Revancha Argentina.

“Lo sé todo sobre los limones”

El 27 de abril, al mediodía, el mandatario estadounidense sorprendió a la prensa al afirmar que ya sabía “todo sobre los limones”.

Y es que por fin los limones argentinos volverán a ingresar a los Estados Unidos tras 16 largos años…

Este mismo jueves, la administración de Trump confirmaba que levantaría las restricciones aplicadas previamente.

Recordemos que el último stay, aplicado a la aprobación original de la gestión Obama, vence en apenas 2 semanas.

El potencial de San Miguel

De acuerdo con Persichini, los inversores van a mirar de acerca la acción de la principal productora de limones del hemisferio sur, un papel de valor para ahorristas con horizonte de mediano plazo.

Una vez que SAMI entre en el mercado estadounidense prevé incrementar los volúmenes de producción de fruta, desarrollar proyectos industriales y adquirir operaciones que se encuadren en la visión estratégica de ser la empresa líder de fruta cítrica del Hemisferio Sur.

En fondo, lo que buscan es dar liquidez a sus acciones para que su valor se refleja en la Bolsa, según Román Cornielle, CEO de la empresa.

En meses, la acción ha pasado en medio de una gran ola de volatilidad, atada especialmente a la vuelta de la exportación de limones argentinos a los Estados Unidos.

De hecho, cuando se conoció que la Casa Blanca permitiría el ingreso de la fruta nacional, por primera vez, el papel trepó 17% en un día tras estar fuera de ese mercado desde 2001.

De hecho, quizá el reingreso de los limones argentinos a la tierra norteamericana sea exagerado en la Bolsa, dado que el impacto en la facturación oscila entre 3% y 4%.

Tené en cuenta, además, que San Miguel ya exporta a los Estados Unidos, solo que lo hace desde Uruguay o Sudáfrica.

Si la Argentina entra de nuevo a Norteamérica, la ventaja que tendría la empresa es que ya está ahí y conoce el funcionamiento del mercado.

Cuando mirás los números de San Miguel entrega consistentemente: sube la facturación, sube el margen de EBITDA, crece el retorno sobre el capital invertido. “Entonces, cualquiera que nos mire, tendrá interés”, sostuvo Cornielle.

Pero San Miguel no es la única empresa del campo que tiene un gran recorrido en el Merval. ¿Querés conocer otra? Accedé al informe especial que hemos elaborado gratuitamente para vos.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido