Ganá miles de dólares gracias al gran fracaso financiero de siglo XXI

El sector farmacéutico mundial hace más de dos décadas que no le presta atención a los antibióticos. Sin embargo, en medio de una economía de gigantes, las pequeñas empresas ofrecen una posibilidad histórica de generar dinero.  

Se supone que los mercados libres son la mejor forma de satisfacer las demandas de los consumidores… Y lógicamente hay pocos que tengan más  demanda que aquellos que salvan vidas y mejoran la salud.

La vida y la salud es básicamente lo que vende la industria farmacéutica. Desde pieles sin acné hasta destapadores de arterias, el foco de las farmacéuticas está en las drogas que nos mantienen vivos o hacen que nuestros cuerpos sean un poco más llevaderos.

Pero el mercado farmacéutico mundial está lejos de ser libre y fomentar la competencia. Muy lejos. De hecho, es un mercado regulado hasta el máximo en cada país del planeta, lo que significa que no se recorran los mejores  caminos para resolver algunos de nuestros problemas más importantes de la salud.

Simplemente no hay suficiente ganancias para que las grandes empresas farmacéuticas (lo que se conoce como “Big Pharma”) desarrollen nuevas drogas. Suena fuerte, pero si hay una lógica universal que funciona en todos los mercados y es que nada se mueve sin un incentivo.

Los desarrolladores de drogas deben hacer concesiones por el riesgo en un mundo donde los recursos son limitados y acomodar esos recursos donde tienen una mejor oportunidad de generar retornos.

En Crisis & Oportunidad varias veces recomendamos empresas del Big Pharma para aprovechar el gran alza de los últimos años. Las ganancias para los suscriptores que siguieron estas oportunidades fueron gigantes. Por ejemplo, lo que invirtieron en Johnson & Johnson (JNJ) según lo recomendado obtuvieron  retornos del 61,2% en dólares en poco más de 2 años.

Sin embargo, un gran fracaso en el mercado farmacéutico de las últimas 2 décadas son los antibióticos. Fue una vez un área gigante de la investigación farmacéutica en todo el mundo y la fuente de un flujo firme de nuevas drogas… pero desde hace varios años los antibióticos son ignorados por los grandes laboratorios.

Como resultado, se ha vuelto más difícil encontrar nuevas drogas que ataquen las infecciones por bacterias y las compañías farmacéuticas han enfocado sus esfuerzos en otro lado.

¿Por qué?

Porque una droga contra el cáncer puede funcionar durante años y años. Se vende tan bien el día en que salió al mercado como décadas después.

Los antibióticos, sin embargo, pierden su eficacia con el tiempo porque la bacteria desarrolla la resistencia. Una vez que eso pasa, volvemos al tiempo en que la gente moría por algo tan inocuo como un rasguño infectado.

Por muchos años, hemos superado este problema porque hemos descubierto suficientes antibióticos nuevos para seguir un paso delante de la resistencia evolutiva de las bacterias.

Pero todavía los médicos de Argentina y el resto del mundo están prescribiendo antibióticos como si fueran suvenires.

Algunos laboratorios modifican levemente la estructura química de un antibiótico existente. Pero los rendimientos económicos nunca sirven. Así la tasa de descubrimiento, desarrollo y comercialización de nuevos antibióticos ha caído estrepitosamente en los últimos años.

Las compañías farmacéuticas han determinado que los retornos no valen los costos ni el riesgo de fracasar.

Esto significa que los malos días anteriores a la penicilina están volviendo. En aquellos tiempos, la gente podía morir de algo tan simple como un rasguño infectado — y muchos de hecho murieron.

Pero el gobierno más poderoso del mundo se dio cuenta del problema. El Estado va a empezar a meterse en los asuntos del mercado. ¿En dónde? En un país comunista llamado Estados Unidos. El congreso introdujo reformas en la FDA – la agencia encargada de  regular los medicamentos- para facilitar el desarrollo y mejorar los retornos para las compañías farmacéuticas que desarrollan nuevas drogas que salvan vidas al matar los microbios.

No podría llegar en un mejor momento. Con la actual tendencia, estamos en camino de que más personas mueran por “súper bichos” que por cáncer para 2050.

Pero este problema gigante es también una oportunidad extraordinaria de ganancias para aquellos que resuelven problemas.

Ahora hay potencial para obtener grandes ganancias a corto plazo con pequeños jugadores que se mueven para resolver el problema de la falta de antibióticos.

Si sos un inversor que entiende el riesgo de comprar acciones pequeñas y ya formas parte de la comunidad de Mercado en 5 Minutos, deberías estar atento porque en el futuro próximo recibirás alertas de compra. Es un buen momento para los inversores arriesgados que quieran tener una acción de antibióticos en su portfolio así que sumate ahora mismo a Mercado en 5 Minutos de forma gratuita haciendo click acá.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido