Entre conflictos y atentados, este es tu mejor refugio…

La respuesta es invertir en armas, en las acciones de defensa, dado que las acciones de estas empresas no dejan de subir por atentados terroristas o ataques militares.

¿Leíste las noticias? Los Estados Unidos lanzaron al menos 70 misiles contra objetivos militares en Siria en represalia al asesinato de 70 civiles con armas químicas achacados al presidente Bashar al-Assad.

Podríamos comenzar un debate ético, es cierto, pero no es nuestro objetivo. Lo que te vamos a contar es lo que deberías hacer.

Te estamos hablando de invertir en el negocio que mejor se gatilla cuando hay sucesos violentos alrededor del mundo…

Vamos a decirlo directamente. El primer ataque militar ordenado por Donald Trump en Oriente Medio refuerza la apuesta de los inversores por las mayores contratistas estadounidenses de Defensa.

Por si fuera poco, en la mañana de este viernes se conoció de un camión que arrolló a los peatones en la calle en pleno centro de Estocolmo dejando al menos tres muertos, algo calificado como un atentado terrorista.

Sabemos cómo suena esto. De vuelta, desde un punto de vista ético casi nadie aprobaría que existen negocios lucrados con la fabricación o venta de armamento, pero esto sucede. En Wall Street hay espacio para todo.

Las acciones que te presentamos hoy no son mencionadas más que en susurros en las plazas de Wall Street, pero cotizan a lo grande…

Invertir en armas: los antecedentes

La posibilidad de un bombardeo no es nueva para los Estados Unidos. En 2011, Barack Obama dejó sentada la “línea roja” que buscaba evitar estos ataques.

En 2013, estuvo a punto de bombardear, pero Vladimir Putin lo convenció de que no lo hiciera.

Pero estas acciones también brillaron en noviembre de 2015 con la declaración de guerra de Francia al Estado Islámico.

Tampoco olvidamos la masacre en una discoteca de Orlando, Florida, que abrió un debate sobre el control de armas

En otras palabras, no es la primera vez que presenciamos un rally a partir de hechos sangrientos que sacuden al mundo.

Probablemente tampoco es la última…

La inversión en armas es algo que no pasa desapercibido para los ojos de inversores. Al final se convirtió en una especie de activo refugio.

Invertir en armas: ¿negocio rentable?

El ataque militar ordenado por Donald Trump refuerza las apuestas en este sector. En el último año las acciones subieron hasta 40%.

¿Dónde se posicionan los inversores?

Los inversores toman posiciones en empresas como Lockheed Martin, Boeing, Raytheon y General Dynamics tras el ataque de los Estados Unidos en Siria.

Lockheed Martin, por ejemplo, es el líder mundial en fabricación de armas, cuyas ganancias se han incrementado gracias a los fuertes gastos en defensa por parte de los gobiernos.

La segunda es Boeing, multinacional estadounidense que fabrica y vende aviones, helicópteros, misiles y satélites. ¿Cómo se beneficia? Desde 2013 es el segundo contratista de defensa del mundo, así como el mayor exportador de Norteamérica.

Raytheon, en cambio, es una de las contratistas militares más grande de los Estados Unidos. Tiene más de 75.000 empleados en el mundo y ganancias de 25 mil millones de dólares.

La última es General Dynamics, un conglomerado de empresas que en 2012 se situó como el quinto mayor contratista de defensa del mundo por ingresos.

La apuesta viene de lejos. Prueba de ello es el rally que acumula el sector en Wall Street. Las subas en los últimos 12 meses en General Dynamics, por ejemplo, superaban el umbral de 40%, mientras que Boeing se revalorizaba en 38% y Lockheed Martin o Raytheon rozaban el 20% de ganancia.

Más allá de la guerra…

Demos un paso extra. 319 millones de personas poseen armas en los Estados Unidos, un número que no parado de crecer.

En 2012, los civiles tenían a su disposición 114 millones de pistolas, 110 millones de rifles y 86 millones de escopetas, según el Servicio de Investigación del Congreso.

Tampoco es un tema netamente terrorista…

Corea del Norte ha sacudido constantemente los nervios del mundo con el disparo constante de misiles desde sus costas como un mecanismo de prueba de un sistema antimisiles.

Por si fuera poco, tanto China como Rusia han desarrollado aviones de combate táctico de última generación destinados a desafiar el dominio aéreo que preserva Estados Unidos.

¿Qué podemos interpretar a partir de esta información?

Los gastos en defensa no se detendrán, sino que continuarán exacerbándose. No se trata solo de los Estados Unidos, sino de sus aliados en Europa u Oriente Medio que representa una quinta parte de las ventas de Lockheed Martin..

¿El momento ideal para invertir?

Claramente, es un buen momento para estar en el negocio de la guerra. Los conflictos en todo el mundo no escasean.

De hecho, el optimismo que envuelve a esta industria tiene sentido desde la ola de conflictos de estos últimos años.

Lo increíble es que estas empresas no solo se vuelven más fuertes con los atentados…

También empiezan a burbujear ante el temor de nuevas restricciones a la portación y uso de armas lo que hace prever un boom de ventas y una vuelta de los inversores a la compra de acciones.

Es un fenómeno que se genera a partir de la creencia de que las ventas de armas subirán ante el miedo de los ciudadanos de que eventos como estos finalicen con leyes más duras sobre la compra y tenencia de armas.

Ese amor estadounidense por las armas crece con más fuerza cuando en la Casa Blanca aumentan los rumores sobre el endurecimiento de políticas que autorizan su portación y uso.

Entonces, ¿querés saber el modo más fácil de invertir en este sector? Accedé y descargá el informe especial que hemos elaborado gratuitamente para vos.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido