¿Vale la pena aprovechar esta inversión antes de que desaparezca?

En la era de las tecnológicas, no sorprende que Snap, la empresa matriz de la app Snapchat, haya sido protagonista de la OPV tech más cara de la historia de Wall Street. Después de un increíble debut, ¿hay fundamentos para invertir en la compañía?

Hace varios meses te veníamos anunciando que la compañía Snap, la dueña de la aplicación Snapchat, estaba preparando su debut en la Bolsa. Finalmente, la firma tuvo su esperado inicio y de qué manera: experimentó un salto de más del 40% en sus primeros minutos en Wall Street, ante el furor de los inversionistas.

El miércoles pasado, Snap fijó el precio de su oferta pública inicial de acciones (OPI) sobre su rango de meta y recaudó 3.400 millones de dólares, lo que dio a la compañía una valoración de 24.000 millones de dólares.

Sin embargo, la nueva cotización elevó la cifra a 33 mil millones. Esto se debió a que la compañía había fijado el precio de cada acción en 17 dólares, pero el furor de los inversores elevó la cifra rápidamente y abrió en 24 dólares.

A primera vista,  este triunfo es sorprendente para una empresa que quizá nunca genere beneficios y que está valorada en más de 60 veces sus ingresos. Pero los inversores confían en que se repita el éxito bursátil de Facebook, que se ha disparado más de un 700% desde mínimos de 2012.

Snapchat: ¿se parece más a Facebook o a Twitter?

Ahora, también existen casos como Twitter, nada exitosos.

Y es que si bien la compañía del pajarito tuvo un inicio muy prometedor en la Bolsa, lo cierto es que ahora por más intentos que haga la firma en reinventar su cartera de productos, su base de usuarios está muy por debajo de lo que querrían los inversores y de las métricas que presentan sus competidores del mercado como es el caso de Facebook.

Cada vez hay más analistas que consideran que Twitter no tiene un gran recorrido por delante, sino que podrá continuar solo si es objeto de compra.

La verdad es que por el momento, los especialistas ven más coincidencias entre Facebook y Snapchat. Ambas empresas comparten elementos comunes: las dos redes sociales salieron a bolsa con pérdidas y unas valoraciones muy elevadas que se basaban en la esperanza de que algún día fueran capaces de rentabilizar el crecimiento de sus usuarios. Por ello, se cree que Snap va a convertirse en el nuevo Facebook.

Pero incluso si la compañía fracasa, a corto plazo ofrece oportunidades especulativas, ya que este tipo de valores tienden a dispararse durante sus primeros meses en Wall Street. Tal cual sucedió en su primera jornada.

Qué tener en cuenta a la hora de invertir en Snap

Antes que nada, tenés que saber cómo funciona su negocio. En este sentido, es muy parecido a Facebook. La app es gratuita, por lo que los ingresos provienen de la publicidad móvil. Snapchat ofrece a los usuarios contenido patrocinado, de modo que la publicidad está segmentada en función de los intereses de cada usuario y no es invasiva.

¿Cómo están evolucionando sus cuentas? El número de usuarios se ha multiplicado por 10 desde 2013, aproximándose a los 319 millones de usuarios de Twitter. La cifra de negocio se incrementó seis veces el pasado año.

Pero este crecimiento se ha cobrado su peaje: las pérdidas pasaron en 2016 de los 372 a los 514 millones de dólares. Estos resultados no son extraños para el sector, pero pueden agotar la paciencia del accionista más curtido.

Desde XTB explican que la principal pregunta que debe hacerse un inversor antes de apostar por estos valores es “si pueden tolerar las pérdidas hasta que la empresa consiga incrementar su popularidad y consiga trasladar este crecimiento hacia los beneficios”. Especialmente, porque existe el eterno riesgo de que esta red social pase de moda antes de generar beneficios.

¿Qué oportunidades ofrece este valor? Snap opera en el segmento de mayor crecimiento dentro de la publicidad móvil, por lo que se espera que su crecimiento se multiplique por tres hasta 2020 (de 66 a 196 millones de dólares).

Gracias a la segmentación y la privacidad, Snapchat es una herramienta muy útil para acceder al público joven, un segmento codiciado por las empresas pero de difícil acceso. De hecho, Snap confía en obtener un beneficio por cliente muy superior al del resto de las redes sociales.

¿Cuáles son los principales riesgos? La principal amenaza para el accionista es que nunca se rentabilice el negocio. Cuando las empresas de contenidos en línea saltan al parqué, suelen encontrarse en una fase temprana de expansión en la que incurren en pérdidas monstruosas, y el camino hacia la rentabilidad puede prolongarse durante años.

En su propio folleto de salida a bolsa, Snap reconoce que quizá nunca llegue a ser rentable, ya que un cambio en los hábitos de los usuarios jóvenes o la aparición de un nuevo competidor podrían dañar seriamente su modelo de negocio. La compañía necesita monetizar su base de usuarios y además depende de Google Cloud para sus servicios informáticos. Esto implica que cada snap (mensaje) enviado genera un costo.

Si bien estos analistas opinan que tal vez sea una buena idea invertir en Snapchat, si querés saber qué opina nuestro gurú Diego Martínez Burzaco, no te pierdas este Informe Especial que hemos elaborado especialmente para vos.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido