Te contamos lo que va a pasar con el oro en los próximos meses

Tanto la Fed como Donald Trump crean incertidumbre en los mercados, una buena receta para estimular el precio del oro que empieza a perfilarse como la inversión más brillante del 2017.

El campo de las inversiones tradicionales se vuelve más inhóspito cada día y los inversores buscan a su viejo amigo, el oro, por su capacidad de convertirse en un refugio en momentos difíciles. ¿Qué nos depara para este año el metal dorado?

Vamos a empezar con la Reserva Federal de los Estados Unidos, equivalente al banco central norteamericano y su anuncio de subir las tasas de interés 3 veces durante 2017.

Todo indica que el primer incremento será en la reunión de marzo, por lo que el oro prolonga el rally que ya disfrutó durante 2016…

Es así como la onza del metal se ha encarecido hasta 9,4% en lo que va de año, por encima del 8,56% de la revalorización registrada el año pasado.

¡Gracias al Brexit!

Durante 2016, el metal precioso alcanzó máximos en 1.366 dólares por onza después de conocerse los resultados del referendo británico que permitía a Inglaterra su desvinculación de la Unión Europea.

Evidentemente, ante un escenario así se desató la búsqueda de activos refugio. Esta renovada demanda provocó que el oro se relajara hasta retroceder a los 1.125 dólares a mediados de diciembre, tras la euforia de los mercados por la victoria de Donald Trump.

Pero su precio ha vuelto a remontar…

La incertidumbre y el oro

Al calor de la creciente incertidumbre que pesa sobre los inversores, relativas al grado en que Trump aplicará las reformas prometidas pero sobre todo, en relación a la apretada agenda electoral en Europa durante 2017, con elección en Francia, Alemania y Holanda, aumenta el interés por el metal.

El oro es la materia prima más sensible a cambios en las tasas de interés y podría seguir subiendo ante las dudas sobre las políticas de Trump y la posibilidad de sorpresa en las elecciones francesas.

Citigroup, por ejemplo, prevé que el precio del oro siga subiendo hasta los 1.300 dólares por onza en el segundo y tercer trimestre.

UBS también ve el metal precioso en los 1.300 dólares, lo que supone un alza adicional del 4% desde sus precios actuales.

Bank of America Merrill Lynch ve aún más allá al pronosticar una suba hasta los 1.400 dólares a finales de 2017, en términos nominales y sin descontar el efecto de la inflación.

Lo cierto es que a la espera de Donald Trump que prevé anunciar con mayor claridad las reformas económicas, el oro alcanzó los 1.257,90 dólares.

¿Qué pasa si la Fed atrasa la suba de tasas?

Al final, Trump adelantó que propondrá un presupuesto que aumente el gasto en defensa y busque ahorros en otras áreas. El índice dólar también operaba con pocos cambios, a 101,08 antes del discurso de Trump.

Claro, el oro aún podría registrar avances si la presidenta de la Fed, Janet Yellen, sugiere en un testimonio que el banco central estadounidense se abstendría de subir las tasas de interés en marzo.

Bueno un retraso en el alza de tasas de la Fed sería positivo para el lingote, que no rinde intereses, mientras que también presionaría al dólar, lo que haría que el oro, que cotiza en billetes verdes, sea más atractivo para compradores con otras divisas.

El oro y la guerra comercial

En el horizonte, lo que podemos ver quizá como impedimento para las previsiones, es una guerra comercial, especialmente con China que conlleva el riesgo de perjudicar el crecimiento y la demanda mundial de materias primas.

Ese riesgo a caer en una guerra comercial podría crear una demanda de activos refugio, como siempre ha sido el oro.

Veamos…

Mientras se gesta esta guerra comercial en los Estados Unidos y China, ¿qué pasa con el oro? Como ya sabés, el oro volvió a obtener beneficios por primera vez en 4 años a finales de 2016.

Una vez que comiencen a desvanecerse algunos obstáculos, probablemente veamos cómo consigue establecer una base en el primer trimestre y rebote por encima de los 1.300 dólares  por onza.

Lo que queda es esperar los movimientos de la administración de Trump y ver en qué termina todo.

Al final un sondeo de 35 analistas y operadores realizado en febrero arrojó una estimación promedio de precios del oro para el año de 1.250 dólares la onza, apenas por encima de los 1.248 dólares del 2016.

banner

Así invertís en oro

En fin, muchos creen que en los Estados Unidos tendrá lugar una época inflacionaria  que podría acelerar la implementación de las políticas de Trump.

Tené en cuenta que, normalmente, el oro tiene una correlación inversa con la Bolsa, que ha presentado un rally impresionante desde el resultado de las elecciones presidenciales.

Esto no es más que un endulzante para la volatilidad, una oportunidad dado que el oro se valoriza en momentos de incertidumbre porque es un refugio.

La sugerencia de inversión gira en torno al fondo cotizado en Bolsa SPDR Gold Trust, que se dedica a replicar el comportamiento propio.

Apostar por este ETF es sencillo. Solo tenés que abrir una cuenta en un broker online, lo que permitirá pensar en la Bolsa de los Estados Unidos.

¿Querés duplicar tus ganancias en oro? Te enseñamos una forma en el Informe Especial  que hemos elaborado de forma totalmente gratuita para vos.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido