¿Conviene invertir en los bonos que ajustan por inflación?

Comparativamente con otros títulos de deuda disponibles en el mercado local, esta podría no ser la opción que más te convenga. Enterate por qué en esta nota.

En 2016, los bonos que ajustan por inflación fueron altamente recomendados por los analistas.

Esta sugerencia era bastante lógica si se tiene en cuenta que su performance está vinculada al avance de los precios y en un contexto de inflación galopante como el de la Argentina, se presentan como una alternativa que permite mantener el valor de tus ahorros.

No obstante, puede que hoy no sean la mejor opción de inversión.

Esto no quiere decir que debes eliminarlos de tu cartera, sino que existen otras opciones que te conviene ponderar más hoy.

Ya te vamos a contar de qué va esto…

Si no conocés estos títulos, te explicamos de qué trata.

¿Qué te ofrece los bonos que ajustan por inflación?

Estos títulos de deuda también son conocidos como “bonos CER”, en vista de que ajustan en función del Coeficiente de Estabilización de Referencia calculado por el Banco Central (BCRA), que básicamente refleja la evolución diaria de los precios.

En lo que va de 2017, los papeles más destacados en esta categoría han sido los títulos Discount en pesos (DICP), Par en pesos (PARP) y Boncer 2021 (TC21).

Aún cuando siguen contando con atractivo, algunos expertos están advirtiendo sobre el alto precio al que están cotizando comparativamente con otros títulos con potencial en el mercado.

El dilema de los bonos que ajustan por inflación

De acuerdo con los especialistas en el mercado, los bonos ser se encuentran en un precio elevado si se contraponen con los papeles denominados en dólares de vencimientos más largos.

Al contrastar los rendimientos exigidos del Discount en pesos (DICP) contra el Discount en dólares (DICA) por ejemplo, se puede observar que la tasa de retorno del último de estos se posiciona 170 puntos básicos por encima de la del DICP.

Esto significa que el mercado estima una apreciación implícita del tipo de cambio de aproximadamente 2% en el largo plazo.

Dicho diferencial se comporta en sentido opuesto a como lo hace en la región.

En primer lugar, el DICP presenta un rendimiento de 3,4% real anual en pesos, mientras el DICA evidencia una tasa  real de 5,2% anual en dólares (cuando se lo corrige por la inflación de los Estados Unidos), lo que conlleva al spread de 170 puntos básicos mencionado anteriormente.

Si se tiene en cuenta que ambos bonos vencen en 2033, con durations de 8,5 años aproximadamente, estamos contemplando de un comportamiento de apreciación real en el largo plazo.

Si bien en el corto plazo sería adecuado suponer una apreciación del peso, con la fuerte afluencia de dólares financieros esperados en el año producto del blanqueo y las emisiones de deuda, sumado al próximo período de liquidación de divisas por exportaciones, esto se pone en tela de juicio cuando el horizonte se alarga varios años.

En base a lo dicho, podés mantener posiciones en los bonos que ajustan por inflación pero también te conviene mirar las alternativas en dólares. Sobre todo por las buenas nuevas que han servido de respaldo a los mismos en días recientes.

El atractivo extra de los bonos en dólares

La Comisión Nacional de Valores de los Estados Unidos (SEC por sus siglas en inglés) autorizó a los inversores norteamericanos a comprar bonos Global argentinos emitidos a partir de 2016.

Estos títulos que se podrán canjear en Wall Street, se rigen bajo ley neoyorquina.

La autorización de la SEC da acceso a los ahorristas e inversores estadounidenses a comprar los títulos locales y esto significa una mayor demanda que puede abaratar la tasa de emisión.

La oferta para canjear los antiguos bonos por los garantizados por la SEC (en las mismas condiciones de emisión) se inició el lunes. El plazo del canje caduca el 11 de abril próximo aunque hay posibilidad de prórroga.

Los títulos elegibles que pueden ser reemplazados son los Bonos Global que vencen a partir de 2019, 6,250% anual; 6,875% al 2021; 7,5% al 2026; 7,625% al 2046; 6,625% al 2028; 7,125% al 2036; 5,625% al 2022 y 6,875% al 2027.

De esa manera, podés optar por estas opciones o por el DICA que mencionamos anteriormente como alternativas de bonos en dólares para tu cartera.

Nuestra intención es compartir con vos las diferentes alternativas financieras que tenés a tu alcance para diversificar tu cartera y con ello mitigar el riesgo presente en los mercados.

Es por ese motivo, que además de los títulos de deuda en dólares y los bonos CER, podés optar por la siguiente opción en pesos, que se destaca por su seguridad. 

 Te damos toda la información que hemos encontrado en un Informe Especial totalmente gratuito.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido