Te tenemos noticias inesperadas sobre el mundo de los commodities

El oro, la plata y el petróleo han tenido grandes movimientos desde que inició el año. ¿Querés saber cuál de las materias primas reinará sobre las otras al término de 2017?

¿Querés saber cuáles son las proyecciones para las materias primas por el resto de 2017?

Bueno, te las vamos a  contar.

Lo primero que tenés que saber es que si bien muchos inversores ven a los commodities como una sola clase de activos, en realidad cada una se negocia con base en sus propios fundamentos.

¿Qué influye en el valor de los commodities?

En primer lugar, la política monetaria de la Reserva  Federal que ha prometido subir las tasas de interés entre 2 y 3 veces a lo largo del 2017.

En segundo puesto, aunque hay cierto nivel de incertidumbre política, es probable que las decisiones de Donald Trump tengan efectos inflacionarios.

Pero no es lo único, y a continuación, te vamos a explicar detalladamente todo lo que tenés que saber.

¿Qué ocurre con el oro y la plata?

De acuerdo con Estrategias de Inversión, el oro se beneficia de las tasas de interés reales negativos y su valor justo puede llegar a 1.440 dólares la onza, cuando hoy oscila los 1.190 por onza.

La plata, por su parte, tiene una alta correlación con el oro, por lo que también se apreciaría.

Claro, a diferencia del oro, que se negocia como divisa, el precio de la plata está influencia por sus niveles de oferta y demanda.

El valor de la plata se ubica en los 23 dólares por onza, cuando hoy es de 17 dólares, debido a la reducción realizada por las mineras y la recuperación reciente del sector industrial.

Tenés que saber, de todos modos, que el posicionamiento especulativo sobre el oro y la plata se ha retraído desde sus niveles máximos de julio, pero aún es elevado debido a que los inversores los usan para proteger el valor de sus carteras bajo un contexto de riesgos geopolíticos.

A tener en cuenta: se vienen las elecciones presidenciales en Francia y las parlamentarias en Alemania. En Reino Unido se buscará poner punto y final a la salida de la UE.

El crecimiento de las corrientes políticas populistas atenta contra la estabilidad y por tanto los inversores cubrirán sus carteras d riesgo.

¿Qué sucederá con el petróleo?

Algunos dicen que el precio del crudo subirá y otros creen que va a bajar. Lo más probable en realidad es que continúe navegando en el rango entre 40 y 55 dólares por barril.

Si bien el camino será sinuoso, el mercado del crudo se moviliza en vías a equilibrar sus niveles de oferta  y demanda.

En 2017, por ejemplo, comenzará a sentirse en la oferta la fuerte reducción del gasto operativo que ha habido en la industria del crudo y gas desde el comienzo de su desplome de 2014.

En septiembre de 2016, la OPEP también acordó reducir de nuevo la producción, de los 33,4 millones de barriles diarios, al rango de los 32,5-33 millones.

Claro, ese cambio está condicionado a que lo hagan los países no miembros del cártel, algo que por el momento no ha sucedido.

Lo que sucede es que grandes países productores no miembros como Rusia, Brasil o Kazajistán, colocan toda una producción surgida de una inversión realizada años atrás.

En los Estados Unidos, de momento, la producción varía de acuerdo a la evolución de los precios. Dado que el precio promedio es de 40 dólares por barril, la producción norteamericana aumentaría.

Del otro lado de la calle vemos al presidente Donald Trump prometiendo fomentar la independencia energética, lo que implicaría un aumento en la producción en los Estados Unidos.

Este sería un objetivo a 6 años y los cambios podrían no concretarse jamás…

¿Qué tal los metales industriales?

Te queremos contar que los metales industriales marcaron un buen camino alcista en 2016 a medida que son más evidentes los déficits de oferta.

Incluso el cobre, cuyo desempeño no fue alentador durante el primer semestre del año pasado, ha recuperado cabeza.

Parte de esa suba está relacionada con especulaciones sobre China, que empezó a entrar en corrección.

En otras partes del mundo es probable que los vientos populistas aumenten el gasto en infraestructura, lo que incrementaría la demanda de las materias primas industriales.

En el caso de los Estados Unidos, por ejemplo, el presidente Donald Trump se ha comprometido a destinar mil millones de dólares en gasto de infraestructura.

Esto podría impulsar los precios de los metales industriales después de que termine la corrección a corto plazo.

Los metales preciosos también se verían impactados por otros riesgos políticos como la amenaza del presidente filipino de prohibir la exportación de minerales.

De todos modos, es probable que la relación de este mandatario con los Estados Unidos mejore bajo la administración de Trump.

¿Querés aprender a invertir en materias primas? Revisá el Informe Especial que hemos elaborado de forma totalmente gratuita para vos.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido