¿Querés invertir? ¡Atento a los riesgos políticos antes!

A continuación te contamos todos los aspectos que tenés que considerar para hacer tus apuestas financieras en un mercado que parece inmune a las noticias de la escena internacional.

¡Tomá nota! Los inversores solían creer que la agitación política debilita el crecimiento, pero 2016 fue una bofetada para esa posición y marcó el fin de una era.

Desde las decisiones de un Congreso o las palabras de un mandatario –o sus aventuras en Twitter– hasta las elecciones de un país suelen impulsar los mercados de acciones por las buenas… o las malas.

Tanto es así que los ratios entre las valuaciones del mercado de valores estadounidense y el PBI se encuentran en niveles que solo habíamos presenciado en el punto más alto de las burbujas financieras del pasado.

Riesgos políticos en la mira

Esta semana, por ejemplo, los inversores hicieron un par de apuestas, de acuerdo con información que recoge El Cronista.

La primera fue bastante visible: los mercados de valores de todo el mundo alcanzaron un récord máximo una vez que los inversores apostaron a que el panorama económico de los Estados Unidos mejore.

El ejemplo más claro lo tenemos en Wall Street. El Dow Jones sigue moviéndose por encima de las 20.000 unidades; el Nasdaq se acerca a los 6.000 puntos y para el S&P 500 no dejan de augurar buenos resultados para 2017.

Ese último dato por sí solo, puede ser positivo para la economía estadounidense dado que es el índice más representativo al tener una gran cantidad de cotizantes.

Tampoco sorprende que Donald Trump se haya atribuido el mérito rápidamente. Durante la semana tuiteó: “El mercado de acciones alcanzó nuevos máximos en la racha ganadora más larga en décadas. Gran nivel de confianza y optimismo sin que presente aún el plan fiscal”.

¿La caída de Trump?

La segunda jugada llamó menos la atención…

En los mercados de predicciones políticas, los inversores apuestan a la caída de Trump. ¿Cómo es esto?

En Ladbrokes -empresa británica dedicada a las apuestas-, las probabilidades de que Trump renuncie al puesto o sea destituido antes de finalizar su mandato ascienden al 48%. Hace 2 meses esa probabilidad era 3 a 1.

Claro, los corredores de apuestas no son clarividentes ni los mejores pronosticadores siempre, pero el mensaje es claro: hay una creciente preocupación de que el caos sepulte a la Casa Blanca.

¿Podrán reconciliarse tan distantes apuestas?

No va a ser fácil. Los inversores normalmente creen que la agitación política debilita el crecimiento, pero fue la victoria electoral de Trump lo que impulsó el auge del mercado de acciones en noviembre de 2016.

¿Cómo podemos explicarlo?

Hay 3 posibles explicaciones:

  • banner

    Los mercados de apuestas están equivocados

Así de simple.

Después de todo, los dramas que tiene Washington surgieron en un momento en que la Casa Blanca funciona con un mínimo staff, dominado por personajes como Stephen Bannon o Stephen Miller, vistos como revoltosos.

Pero operadores expertos fueron confirmados en sus cargos dentro de la Casa Blanca como Gary Cohn, Steven Mnuchin, Rex Tillerson y Wilbur Ross.

Por eso los inversores creen que Washington da pasos hacia un estilo de gobierno más predecible.

  1. El drama político no es importante

La llamada recuperación Trump no tiene que ver tanto con el presidente sino con grandes esperanzas puestas sobre el estímulo a la economía mediante el recorte de impuestos.

Si vamos al fondo de esto, podemos ver que la economía estadounidense crece sanamente y las ganancias de las empresas han subido 7% en el primer trimestre.

Mientras tanto, el tono de la política finalmente gira del estímulo monetario a la reforma estructural.

La gente asume muchos riesgos que hace 2 o 3 no eran capaces ni de mirar.

  1. Rige la mentalidad de burbuja financiera

Los inversores se volvieron peligrosamente complacientes con los riesgos, porque después de 8 años de tasas de interés bajas están desesperados por obtener retornos más interesantes.

Algunas mediciones del mercado de valores no son tan preocupantes, pero otras lecturas son menos optimistas.

Por ejemplo, el ratio entre las valuaciones del mercado de valores y el PBI o el crecimiento de la masa monetaria están en niveles visto en anteriores burbujas financieras.

Lo que sí queda claro es que los inversores parecen inmunes a las malas noticias. El temor es que el optimismo llegue a implosionar cuando los inversores empiecen a prestar atención a los riesgos negativos, bien sea un shock político, una demora en la reforma tributaria o señales de que el proteccionismo daña el crecimiento.

¿Burbuja financiera en camino?

¿Entonces?, ¿Esperamos a que una burbuja financiera nos explote en el rostro?

En realidad es un tanto pronto para esperar por una explosión, porque sigue habiendo un montón de incertidumbre ante cada medida en la Casa Blanca.

Sucede que los inversores han dado a Donald Trump el beneficio de la duda, pero hay que ser cuidadoso porque en cualquier momento esto podría cambiar.

Por eso, sería ingenuo ignorar el mensaje que dejan los mercados de predicciones: los riesgos políticos son muy altos. Tenés que estar atento.

¿Hemos alimentado una burbuja financiera sin saberlo? Accedé al Informe Especial  que hemos elaborado gratuitamente para vos y te contestaremos todas tus preguntas.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido