La guía para invertir en bonos provinciales este 2017

Los títulos de deuda que emiten las provincias argentinas ofrecen rendimientos superiores a los presentados por los papeles soberanos. Conocé en detalle de qué trata esta alternativa de inversión y cuáles son las mejores opciones hoy.

Desde comienzos del año pasado, el Gobierno nacional se ha dado a la tarea de emitir deuda constantemente y las provincias no se han quedado atrás.

De hecho, en estos momentos los bonos provinciales se presentan como activos de gran atractivo, incluso por encima de los títulos soberanos.

Antes de explicarte el porqué de su potencial, entremos un poco en materia sobre los bonos públicos, ya que no todos los títulos de deuda son iguales.

¿Qué es un bono público?

Un bono es un título de deuda pública que una entidad estatal o privada emite con el objeto de financiarse.

Es un instrumento por el cual el emisor se compromete a devolver en una fecha determinada al inversor, el monto recibido en préstamo y a retribuirlo con pagos periódicos en concepto de intereses.

Los bonos del Estado y los gobiernos provinciales son denominados “títulos públicos”, mientras que los elaborados por entidades privadas son llamados “obligaciones negociables” o “bonos corporativos”.

Los bonos provinciales son los activos de renta fija más riesgosos del mercado, pero también los más atractivos.

Tienen retornos superiores a la deuda soberana y también a las obligaciones negociables en dólares.

¿Por qué las provincias necesitan tomar deuda?

Por medio de las colocaciones de deuda, las provincias salen a la caza de inversores extranjeros para hacerse de la tan ansiada liquidez, especialmente porque entre 2004 y 2015 las emisiones de deuda fueron acotadas.

De esta manera, pueden financiar diversos proyectos que contribuyen a estimular su aparato productivo.

Ahora bien, ¿cuáles son los bonos provinciales que te conviene mirar?

Bonos provinciales con mayor potencial para invertir en 2017

Algunos bonos provinciales que se ubican en el tramo medio de la curva de vencimientos (entre 2021 y 2026), pagan dos puntos más que los títulos del Gobierno nacional.

La curva de bonos sub-soberana ofrece niveles de tasa interesantes y con un spread contra los bonos soberanos de entre 150 y 200 puntos básicos.

Entre los activos más destacados, se encuentran los vinculados a las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Mendoza.

El bono Provincia de Buenos Aires 2019, es el que tiene  menor duration pero ofrece una tasa del orden del 3,8%-4,5%.

Por su parte, los títulos de Córdoba y Santa Fe son los dos segundos mejores en su categoría.

La deuda pública de Córdoba es baja, del orden del 6% del PBI provincial, comparado contra el promedio de 11% y 23% nacional y según los últimos números, no tiene prácticamente déficit.

Santa Fe tiene finanzas provinciales similares, dado que no tiene deuda pública y eso lo hace bastante sustentable.

Por otro lado, los expertos aconsejan evitar los bonos de Salta y Chaco, por considerarlos más riesgosos.

A pesar del riesgo que implica la deuda provincial, los expertos manifiestan que en un contexto de reordenamiento de cuentas macroeconómicas y con la perspectiva de que el país se encamina hacia el crecimiento, muchos entienden que hoy en día es momento de asumir un riesgo mayor, por lo que vale la pena aprovechar la mayor tasa que pagan estos activos.

¿Cómo invertir en bonos provinciales?

La compra de bonos argentinos puede realizarse a través de agentes autorizados, que están agrupados en dos organismos: el Mercado Abierto Electrónico (MAE) y las Sociedades de Bolsa de Buenos Aires y del Interior.

Para comprar un bono debe decidirse primero el perfil de inversión y acercarse a un banco donde deberá abrirse una cuenta de inversión. Con la operación debe evaluarse el monto de los gastos y las comisiones ya que aumentan la inversión y disminuye el rendimiento de la operación.

¿Qué tener en cuenta para comprar un bono?

Debemos leer con detenimiento las condiciones inscritas en el documento que identifica al bono los siguientes aspectos:

Maduración: es la fecha en que se saldará la deuda.
Contrato: detalla las obligaciones de cada parte y las condiciones de pago
Intereses: son fijos o variables.
Tasas tributarias: hay que fijarse, ya que algunos no están libres de impuestos.

Hablemos de riesgo…

Hay tres clases de riesgos que asumimos cuando invertimos en bonos:

-Riesgo de pérdida del poder de compra: es afectado por la inflación, pero como estos son en dólares, este factor no afecta
-Riesgo de tasas de interés: se identifica como el riesgo sistemático asociado a los títulos de renta fija
-Riesgo de default: se refiere a la incertidumbre de pago de los cupones de renta

Aprender a definir el horizonte de tiempo para invertir no es tare fácil, ya que los plazos pueden variar en función del activo y del momento que viva la escena financiera.

Como podés ver, en el caso de los bonos provinciales que te presentamos, la mejor apuesta es invertir a mediano plazo. Per ¿qué ocurre con el resto de los instrumentos financieros?

Si querés aprender  definir el timing de tu estrategia, conocé todas las claves que necesitás en este Informe Especial, totalmente gratuito que Inversor Global preparó exclusivamente para vos.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido