¿Guerra comercial entre EEUU y China? Una oportunidad que nadie ha visto…

Mientras todos están pendientes de lo que dice Donald Trump, no muchos han notado que se abrió una interesante modalidad de inversión. ¿Querés conocerla?

Invertir no se trata siempre de ver qué dice un famoso gurú o los tutis que manda el primer mandatario. A veces va más allá. ¿Sabías, por ejemplo, la oportunidad que nos brinda la guerra comercial entre China y los Estados Unidos?

¿Lo desconocés? Entonces definitivamente estás en el lugar apropiado…

La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca trajo consigo políticas que buscan reactivar el crecimiento económico y esto ¿qué implica?

En el horizonte empezamos a ver una guerra comercial, especialmente con China, que conlleva el riesgo de perjudicar el crecimiento y la demanda mundial de materias primas.

Ese riesgo a caer una guerra comercial podría crear una demanda de activos refugio, como siempre ha sido el oro.

Veamos…

La guerra comercial y el sector petrolero

Cuando se trata de medir proyecciones en cuanto a la demanda de materias primas, tenemos que mirar hacia China, como nos recomienda Estrategias de Inversión.

La creciente batalla contra la contaminación, unida a sus temores monetarios y de liquidez, tiene el potencial de reducir el crecimiento y una mayor demanda, especialmente para metales industriales.

Luego tenemos al sector energético un tanto dividido.

El mercado de gas natural de los Estados Unidos se impulsa por la dureza del invierno, mientras que el petrolero se centrará en la capacidad de los productores de la OPEP para cumplir los recortes establecidos.

Los actores del mercado

Durante 2017, el crudo buscará capitalizar la perspectiva de que el mercado finalmente se reequilibre a medida que se reduce la oferta para satisfacer la demanda.

Esto se basa en el supuesto de que los productores de la OPEP y los que no son miembros del cartel cumplirán con los recortes prometidos para equilibrar el mercado.

Lo que sí podemos contarte es que en el primer trimestre de 2017 es probable que el crudo Brent se mantenga por encima de los 50 dólares por barril, con lo que el mercado centrará su atención para ver si se cumplen los recortes.

Teniendo en cuenta la historia de la OPEP en el cumplimiento de sus objetivos de producción, podríamos ver un desafío en la trayectoria alcista…

¿Cuándo se daría este escenario?

Podría suceder durante el primer trimestre, considerando la posición combinada de cerca de 900 millones de barriles en crudo WTI y Brent.

Para alcanzar ese objetivo va a necesitar una baja volatilidad y cumplimiento para que se sostenga. Si no se cumplen estos 2 requisitos, podría desencadenarse una rápida caída de entre 5 y 10 dólares.

Pero la guerra comercial entre los Estados Unidos y China también desempeñará un papel variable en la fijación del precio petrolero.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump prometió recortes de impuestos e incrementos en el gasto de infraestructura para impulsar la economía.

Todo ha conducido, hasta ahora, a un dólar más fuerte mientras que provocan una rotación importante de los bonos.

El riesgo del proteccionismo de Trump

Si bien el proteccionismo anunciado por Trump puede resultar en el beneficio de las acciones norteamericanas en perjuicio de los mercados emergentes, tiene su lado negativo.

El riesgo de proteccionismo, un dólar más fuerte o el aumento del coste de financiación puede ocasionar problemas a algunas economías de mercados emergentes.

Es probable que, en consecuencia, el mercado petrolera tenga otro año de importantes movimientos.

Teniendo en cuenta todas estas consideraciones, vemos el precio medio del crudo Brent aumentar hasta los 54 dólares por barril en 2017 desde los 45 dólares en 2016.

Eso sí, el mayor precio del año -alrededor de 60 dólares por barril- lo veríamos durante el segundo trimestre.

La guerra comercial y el oro

Mientras se da esta guerra comercial entre los Estados Unidos y China, ¿qué pasa con el oro?

El oro, como quizá ya sabés, volvió a obtener beneficios por primera vez en 4 años a finales de 2016.

Con el año claramente dividido en 2 mitades, este año se parece bastante a lo que fue el 2016.

Lo que sabemos es lo siguiente…

Mientras que la presidencia de Trump se percibió de forma negativa al principio, hay varios riesgos que podrían cambiar nuestra opinión.

Lo primero es la votación populista, que nos dio el Brexit y a Trump. Esto aumenta la incertidumbre antes de las elecciones en Alemania, Francia y Holanda.

El fallo del oro a la hora de romper la tendencia bajista de 2011 en varios momentos durante 2016 ha dejado al metal en busca de soporte.

El metal amarillo finalmente lo encontró en zonas de 1.125 dólares por onza, después de corregir 76,4% desde diciembre de 2016 hasta el rally de mediados de 2016.

Eso sí, una vez que comiencen a desvanecerse algunos obstáculos, probablemente veamos cómo consigue establecer una base en el primer trimestre y rebote por encima de los 1.300 dólares por onza.

Lo que queda, en realidad, es esperar los movimientos de la administración de Trump y ver en qué termina todo.

De momento, hemos armado para vos un Informe Especial en el que te contamos de 2 materias primas que van a dar de qué hablar durante los próximos meses por el camino alcista que iniciarán.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido