Amazon deja con gusto a poco a sus inversores

Una de las compañías que revolucionó el comercio en los Estados Unidos y en el mundo, no estaría pasando por un gran momento. Y no nos referimos a la cotización de sus acciones sino a sus ingresos. ¿Qué hacer?

Uno de los rumores que sonaron con más fuerza en Wall Street, con respecto a las inversiones en la era Trump, tuvo que ver con el gran impulso que podrían recibir las acciones tecnológicas en los próximos meses.

Esto se debía a que esta industria se podía ver beneficiada en caso que el republicano lleve adelante alguna medida para repatriar capitales, ya que es el rubro que mayor liquidez posee fuera de los Estados Unidos. Y entre todas las compañías tech en cuestión, se destaca una en particular: Amazon.

Pero cuando decimos que se destaca no es precisamente para bien. Ya te vamos a contar por qué.

Primero, tenés que saber que Amazon es una compañía estadounidense de comercio electrónico y servicios de computación en la nube a todos los niveles. Fue una de las primeras grandes compañías en vender bienes a través de Internet. Amazon también posee Alexa Internet, a9.com, Shopbop, Kongregate, Internet Movie Database (IMDb), Zappos.com, DPreview.com, The Washington Post y Twitch.

Amazon, además, se diversificó y estableció sitios web independientes para Estados Unidos, Canadá, el Reino Unido, Australia, Alemania, Austria, Francia, China, Japón, Italia, España, los Países Bajos, Brasil, la India y México -para poder ofrecer los productos de esos países.

En la actualidad, ofrece todo tipo de productos como DVDs, CDs de música, software, videojuegos, electrónica, ropa, muebles, comida, libros, etc. Es la empresa que más ha crecido en valor de marca en 2016 según el índice BrandZ hasta alcanzar un valor de 99.000 millones de dólares.

Sin embargo, y a pesar de todo ese crecimiento, parece que la compañía defraudó con los últimos números que publicó.

¿Por qué decepciona una empresa tan bien catalogada?

Amazon arrancó 2016 con todo, pero en octubre comenzó a quedarse sin nafta al no cumplir con las expectativas del mercado en lo que acumulado de ganancias  para el tercer trimestre se refería.

También mostró débiles perspectivas en ventas para la época de las fiestas.

Efectivamente, Amazon no alcanzó las previsiones de los inversores, a pesar de que cerró el trimestre navideño con un crecimiento de las ventas del 22%, hasta 43.741 millones de dólares, mientras que el beneficio neto aumentó un 55%, hasta 749 millones de dólares (2.371 millones de dólares en 2016).

Tras años generando pérdidas, Amazon encadena siete trimestes de beneficios, gracias a su negocio de cloud computing, que creció un 47% en ingresos y un 60% en beneficio operativo. Y, a pesar de este buen rendimiento, como las expectativas del mercado eran superiores, la compañía sufrió las consecuencias.

Las acciones de Amazon, la minorista online capitaneada por Jeff Bezos, se desplomaron más de un 3,5% después de conocer como la compañía registró un aumento de sus ventas del 22% entre los meses de octubre y diciembre, cuando estas alcanzaron los 43.740 millones de dólares. Al mismo tiempo, el beneficio neto de la empresa alcanzó los 749 millones de dólares, o 1,54 dólares por títulos, lo que supone un incremento del 55% con respecto a los 482 millones de dólares registrados en el mismo trimestre de 2015.

Parece que Bezos no consiguió alcanzar las expectativas del consenso del mercado en lo que a facturación se refiere. Los analistas barajaban que Amazon alcanzaría unas ventas de 44.680 millones de dólares en su último trimestre fiscal, uno de los más importantes dada la temporada de compras navideña.

Por regiones, las ventas en América del Norte crecieron un 22% en el último trimestre mientras que las internacionales lo hicieron un 18%. El mercado norteamericano sigue siendo el pilar de Amazon, siendo responsable del 60% de sus ventas. El 32% equivale a su facturación internacional mientras que alrededor del 8% llega por parte de su negocio Amazon Web Services (AWS).

¿Qué hacer con las acciones de Amazon?

La mayoría de los analistas, si bien toman en cuenta el presente de la compañía, recomimendan apostar por Amazon pensando en el largo plazo, ya que en estos momentos la compañía no está arrojando los números que los inversores desearían.

Por eso, para quienes ya tengan la acción en su cartera, la indicación es que deben mantenerla. Sin embargo, para aquellos no la tengan incorporada a su cartera, el hecho de adquirirla ya va más en una decisión personal y de criterio propio.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido