5 consejos clave para ser buen inversor

Conocé a continuación la fórmula para apostar acertadamente en el mercado sin importar si recién te estás iniciando en el mundo de las inversiones. 

Es muy común hacerse varias preguntas para tratar de descubrir si uno puede llegar a ser un buen inversor.

El mismo mercado cuestiona cada tanto las cualidades que comparten los mejores inversores de Wall Street.

Entonces, ¿existe la fórmula mágica? ¿Cualquiera puede ser un buen inversor?

Un buen punto de partida para hallar estas respuestas es el documental Convirtiéndose en Warren Buffett, estrenado recientemente.

En éste, el multimillonario imparte su filosofía de vida junto con su perfecta metodología de trabajo, que ha superado el paso del tiempo y soportado el calor de las inversiones.

El documental usa como base los testimonios de Buffett y otros gurúes y ofrece secretos y estrategias de Wall Street para poder convertirse en un gran inversor.

En esta nota te vamos a contar cuáles son las claves para ser un buen inversor.

¡Empecemos!

Hay que estar cómodos con los números

Aunque no sea imprescindible ser un genio matemático, sí es necesario tener un gusto por los porcentajes y los datos. Para entender un negocio, una inversión, es deseable entender sus números.

Por eso, los buenos inversores llevan reportes financieros diarios y entienden bien los balances de una compañía.

Pensalo así: la contabilidad de una empresa comunica su “estado de salud” y para ser un buen médico y hacer un diagnóstico correcto hay que entender sus números.

Encontrar dónde está el valor

Es importante entender la diferencia entre los ingresos de caja libres y las ganancias de una firma. Michael Mauboussin, director de Estrategias Globales Financieras del banco Credit Suisse, explica en su ensayo que el primer objetivo de un inversor a la hora de estudiar una empresa es la extracción del flujo de caja libre de la compañía de su estado financiero.

La importancia recae en la caja que se genera. Cuando uno compra una acción, se convierte en un “dueño” de la empresa y es fundamental saber cuál se lleva a su casa.

Los buenos inversores jamás se olvidan de que el valor intrínseco de una compañía es igual al valor presente de todos los flujos que la misma generará en el futuro.

En conclusión, hay que preocuparse tanto por el tamaño de los montos como por su sostenibilidad en el tiempo.

Aprender a esperar la oportunidad

Según Warren Buffett, con apenas comprender el 5% de los negocios que tienen lugar en un país a un inversor le puede ir muy bien.

El multimillonario recibe decenas de reportes todos los días pero solo invierte en aquellas oportunidades que sabe que tienen altas posibilidades de acertar.

Los grandes inversores son capaces de dejar pasar las oportunidades necesarias con el fin de encontrar la adecuada. Especialmente, si las mismas no entran en su círculo de competencia.

Para realizar las mejores inversiones, uno tiene que tener plena conciencia de cuáles son sus fortalezas y debilidades. Es importante poder reconocer los errores lo más rápido posible y jamás asignar capital en un negocio que no comprendamos a la perfección.

Decidir el monto a invertir

Todos los grandes inversores saben que a largo plazo el rendimiento de sus inversiones depende tanto de las oportunidades con las que se cruzan en el camino como del provecho que saquen de ellas cada vez.

Además de practicar el hecho de esperar con paciencia la inversión correcta, es importante hacerse cargo de los riesgos una vez que el análisis exhaustivo está completo y que la oportunidad se presente en nuestra puerta.

“Las oportunidades no son tan frecuentes. Cuando llueve oro, busca el balde, no el dedal”, explica con simpleza Warren Buffett.

banner

Leer, leer y leer más

Buffett y muchos de los otros grandes inversores devoran los reportes financieros que se les presentan. De acuerdo al documental, el Oráculo de Omaha dedica entre 5 y 6 horas diarias a la lectura como metodología de trabajo.

Según estimaciones, esa tarea estaría compuesta por alrededor de 500 páginas por jornada. Con los años pueden ser menos pero sigue siendo una prioridad.

Los experimentados hombres de la bolsa saben que una inversión con plenos conocimientos es la que termina pagando el mejor interés.

Además de estos tips te traemos cinco consejos precisos para que puedas tomar buenas decisiones a la hora de invertir.

1- Ser amigo de los números

Aunque los cálculos no sean demasiado complejos, sí es necesario tener alguna destreza para poder llevarlos a cabo.

2- Cazar el valor

Los grandes inversores se esfuerzan por calcular el valor intrínseco de una firma y luego lo comparan con el valor actual de mercado.

3- Analizar las chances

Los inversores aprenden a estudiar las probabilidades y sólo invierten cuando éstas son muy favorables.

4- Saber cuánto invertir

Es importante definir el instrumento financiero, pero también es fundamental considerar cuánto asignaremos de nuestra cartera

5- Educarse

Los buenos inversores están cómodos con el concepto del “conocimiento compuesto”: cada día acostarse sabiendo un poco más que el día anterior.

Como podés ver, se trata de información que podés aplicar fácilmente.

Uno de los grandes temores de los inversores novatos es afrontar el riesgo que implican las apuestas en la Bolsa.

Existe una manera de invertir diversificando el riesgo que acarrean estas operaciones. Se trata de los Fondos Cotizados en Bolsa o ETF’s.

Si querés aprender todo lo que necesitás saber sobre estos instrumentos, ingresá a este Informe Especial, totalmente gratuito que Inversor Global preparó exclusivamente para vos.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido