Tus inversiones están a punto de chocar contra un iceberg…

Goldman Sachs prevé que la primera suba de tasas en 2017 por parte de la Reserva Federal será en marzo. Las consecuencias pueden ser graves si no te preparás.

¿Qué sucede si la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) decide sorprendernos durante 2017?, ¿estamos preparados? Desde hoy, podés estarlo. La advertencia vino de la mano de Jan Hatzius, economista jefe de Goldman Sachs, quien expresó: Fed podría incrementar las tasas de interés hasta 4 veces durante este año, por encima de las estimaciones del mercado y de lo que anticipan los inversores. Pero veamos, ¿cuál es la probabilidad de que la Fed suba las tasas en marzo por primera vez en 2017? De acuerdo con Hatzius, la probabilidad de que esto suceda es de 35%, bastante elevada para cómo está cotizando el mercado ahora mismo. Según la herramienta FedWatch del Chicago Mercantile Exchange (CME), los futuros sobre fondos de commodities descuentan actualmente con 24% una posible suba durante el tercer mes del año.

La suba de tasas, según Goldman Sachs

¿Qué están observando desde Goldman Sachs que el resto no? Básicamente, una presión al alza sobre el crecimiento de los salarios, así como otra presión sobre la inflación subyacente, esa que no toma como referencia los cambios estacionarios. Claro, hay quienes están tranquilos y creen en la posibilidad de tres alzas por parte de la Fed para junio, septiembre y diciembre, respectivamente, pero en Goldman Sachs no dudan al insistir… ¿Qué consecuencias tendría un movimiento de esta naturaleza? Es como el iceberg que aún nadie ha visto y en cualquier instante, el barco puede chocar contra él, trayendo graves consecuencias. Está claro que el fortalecimiento del dólar será el principal canal a través del cual el resto del mundo sentirá los efectos de la política de la Fed.

El efecto de la Reserva Federal

Para las economías desarrolladas como las de Europa y Japón, también es positivo que sus monedas se deprecien, porque se vuelven más competitivas. Para los emergentes es un tanto diferente, ya que una suba de tasas por parte del banco central estadounidense podría desencadenar una serie de caídas rápidas e inestabilidad en las monedas, con consecuencias inflacionarias indeseables para sus economías. La última vez que la Fed aumentó la tasa de interés fue en diciembre, al llevarla de 0,50% a 0,75%. En ese momento, no hubo graves daños… De hecho, el mercado respondió bastante bien. Los índices más grandes de Wall Street y los más representativos de la economía estadounidense como el S&P 500, el Dow Jones o el Nasdaq llegaron a récords históricos. Pero esto ocurrió porque el mercado estaba debidamente preparado. ¿Qué ocurre si no es así?

Un golpe desprevenido

Bueno, esta medida normalmente trae dificultades a las economías latinoamericanas, o países emergentes en general. Si esto ocurre en marzo se trataría del tercer incremento en los últimos 10 años, se produce en un momento en el que muchos países de la región aún luchan con tasas de crecimiento económico relativamente bajo. Por ejemplo, el aumento de los tipos de interés en los Estados Unidos impulsará a la baja el precio de las materias primas, lo que reducirá el valor de las exportaciones e impactará en el crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) de muchos países de la región. Esta posibilidad ya fue adelantada por la Fed, que sugirió en sus proyecciones económicas que la tasa para los fondos federales podría elevarse a 1,4% durante 2017; a 2,1% en 2018, hasta ubicarse en 2,9% en 2019.

Aumento inminente

Después del fuerte crecimiento de los salarios observado en el informe de los empleos de diciembre, los economistas ven cada vez más probabilidades de aumento en la reunión de marzo. Un ejemplo, Ian Shepherdson, economista jefe de Pantheon Macroeconomics, indicó la semana pasada que piensa que los tipos de interés volverán a subir en marzo, siempre que haya alguna aclaración del programa de política fiscal del presidente Donald Trump. ¿Cuáles serían las consecuencias de esto? Hatzius señaló que el mercado es demasiado lento en la fijación de precios en relación a la velocidad de aumentos de los tipos de interés. A medida que avanzamos hacia 2019-2020, cuando la mayoría de la gente predice el final del ciclo de alza de tipos, pronostican un 3,5%, mientras el mercado tiene un precio de solo 2%. Eric Rosengren, presidente de la Fed de Boston, dijo que las circunstancias económicas han evolucionado y ahora implican la necesidad de una postura diferente de la política monetaria. Esto requiere un aumento algo más regular en los tipos de interés a corto plazo.

¿Y qué hay de la Argentina?

Más allá del impacto inicial que tiene esta medida en el mercado accionario, existen otros efectos negativos en la escena financiera local. En vista de que el rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años superó hace rato el 2,50%, las cosas se complican para los títulos de deuda de la Argentina. El gabinete económico tendrá que conseguir cerca de 30.000 millones de dólares durante el año para pagar compromisos de deuda y el riesgo país argentino estuvo subiendo desde los 350 puntos a más de 500 unidades. Dicho de otro modo, la suba del retorno en los papeles del Tesoro, eleva el costo financiero local, poniendo el foco sobre el financiamiento del déficit fiscal. Si la suba de tasas está a la vuelta de la esquina, nos conviene prepararnos. Por eso hemos armado un Informe Especial  en el que obtendrás hasta 8 maneras de generar ganancias a partir de esta medida.
Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido