Monday, August 19, 2019
El sitio de noticias de Inversor Global


Todo lo que necesitás saber si querés invertir en arte

Para acceder a esta modalidad de inversión podés hacerlo a través de fondos de inversión especializados, pero te hacemos unas cuantas advertencias antes de lanzarte a este mercado.

By Inversor Global , in Aprendiendo , at 17 enero, 2017 Etiquetas: , , , , , ,

Para acceder a esta modalidad de inversión podés hacerlo a través de fondos de inversión especializados, pero te hacemos unas cuantas advertencias antes de lanzarte a este mercado.

Invertir en arte, ¿lo has pensado alguna vez? En todos lados vamos a encontrar notas sobre lo “apasionante” que puede ser este mercado, pero son escasas aquellas que nos detallan cómo hacerlo paso por paso.

Acá vas a encontrar el ABC para invertir en arte, de modo que no te falte información y puedas entrar a este mundo…

¿Lo primero? Invertir en arte no es apto para cualquier inversor, dado que pasamos a jugar con el riesgo de revalorización de mercado de las obras adquiridas.

Además, no se trata de una opción de inversión muy difundida, porque los fondos de finanzas en arte llevan apenas 4 décadas dando buenos dividendos.

Así empezó todo…

Estos nacieron tras la galopante crisis económica de mediados de los años 70 en el Reino Unido, cuya economía fue rescatada por el FMI a golpe de inyección de recursos, lo que asustó a los ahorristas del país que no tenían idea de cómo proteger su dinero.

Desde el sindicato de trabajadores del ferrocarril, el British Rail Pension Fund, se impulsó el primer fondo de inversión que decidió destinar una parte de su capital al arte.

La operación se tradujo en la compra de 2.000 objetos, cuyo volumen fue de 3,4 millones de libras.

El planteamiento era simple: se mantenían las obras en el mediano/largo plazo y el resultado, al proceder a vender lo adquirido en los años 80 fue de 35 millones de libras; más de 10 veces lo invertido.

Antes de esto, destinar dinero al arte fue durante siglos una forma de patrocinar aristas, algo conocido como mecenazgo, o para resguardar el patrimonio con bienes muebles, capaces de ser transportados durante conflictos bélicos o catástrofes.

Pero con el tiempo, la revalorización de las obras superó a la de otras opciones…

¿Cómo invertir en arte?

Probablemente aún tengas en mente el ejemplo que te dimos de 1974 y te preguntes ¿cuánto tiempo tenés que esperar para lograr ganancias?

Bueno, el mínimo es de 5 años…

Es decir, puede que existan otras inversiones con un porcentaje mejor pero se trata de un período de tiempo justificado, ya que representa el arranque de la experiencia de la inversión en arte.

El objetivo, al final del día, es generar ganancias a través de la compra de obras de arte que, en principio, funcionan respaldadas durante un tiempo determinado, establecido en un promedio de 5 años.

El punto positivo es que el valor de la obra no suele caer. De hecho, si no se revaloriza una pieza, se mantiene estable pero también existen índices claros que pueden seguirse para valorar cómo está el mercado a nivel internacional.

¿Cómo operan los fondos de inversión en arte?

Si bien existen fondos muy especializados cuyo funcionamiento es particular, podríamos decir que la media de los fondos que apuesta por la inversión en arte, cree que se trata de un instrumento de ahorro colectivo con altas capacidades de revalorización.

Por cierto, no están al alcance de todos los bolsillos, pero esto también se va modificando…

Tenés que saber también que no existe garantía, pero su crecimiento promedio de revalorización oscila entre el 17% y el 21%.

Lógicamente, en estos fondos la clave es la habilidad en la búsqueda y compra de piezas para generar ganancias a largo plazo.

La idea es buscar obras de arte que pertenezcan a artistas con alta capacidad de revalorización; lo cual significa piezas caras.

Esta es la parte compleja de invertir en este segmento…

Generalmente se trata de fondos caros.

Un buen ejemplo lo da el costo de acceso a un fondo americano que apuesta por la inversión a 5 años y exige a los partícipes una cifra de entrada en torno a 250.000 dólares, de modo que en este caso particular estaría dirigido a un coleccionista.

Invertir en arte: ¿quién lo hace?

Podemos categorizar a los compradores así:

1. Inversor a largo plazo

Un comprador de arte consagrado y clásico.

2. El especulador

Tiene dinero disponible para invertir y el gusto estético está de lado ya que se invertirá sólo en el artista que cotice. Ahí se incluyen compradores informados que aprovechan las bajas en la cotización de ciertos artistas especulando con su futuro crecimiento.

3. Inversor a corto plazo

Un comprador de arte nuevo, generalmente en ferias internacionales. Se trata de inversiones más volátiles pero con altas posibilidades de ganancias por adquirir obras contemporáneas y de alto riesgo.

Invertir en arte: ¿corto o largo plazo?

Si analizamos estas inversiones a través del tiempo, lo que conviene es pensar en el largo plazo…

Después de todo, seguramente habrás visto en televisión una subasta millonaria sin saber que ese cuadro ha costado apenas un par de dólares.

Es un negocio donde evidentemente debemos tener conocimiento y dedicación, pero sin duda es una alternativa para tener en cuenta a la hora de diversificar nuestra cartera de inversiones.

Invertir en arte no es la única apuesta poco tradicional para diversificar nuestra cartera. Te presentamos otra en nuestro Informe Especial  elaborado de forma totalmente gratuita para vos.

Comentarios
Compartido