¿Tenés bonos en pesos? Esto es lo que tenés que hacer ahora

Llegó el momento de hacer ajustes en tu estrategia de inversión en renta fija local. A continuación te explicamos los pasos que debés seguir.

¿Recordás que hace poco te contamos que había un grupo de bonos en pesos que se destacaban del resto, por su potencial? Fue hace apenas días. Te hablábamos de que el visto bueno del JP Morgan a estos bonos los hacía sumamente atractivos. Hacé click acá si necesitás refrescar la memoria sobre este tema. En esa oportunidad, hicimos referencia a una de las primeras medidas ejecutadas por el nuevo ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, con respecto a la eliminación de las restricciones al ingreso de capitales al país. La noticia, llamó la atención de firmas de inversión internacionales como JP Morgan, trayendo como consecuencia la posible incorporación de algunos títulos argentinos a su índice de deuda emergente y como anticipamos en ese momento, los activos en cuestión se dispararon. Si invertiste en el momento, ¡Felicitaciones! Si ya estabas invertido, te contamos qué hacer ahora. Y si no llegaste a tiempo, no te preocupes. En esta nota tenemos más recomendaciones para vos.

¿Qué hacer con los bonos en pesos?

Los bonos en pesos a tasa fija Bontes 2021, 2023 y 2026 se dispararon entre 4 y 7% ante la posible entrada de la Argentina al índice GBI-EM de JP Morgan, en el mes de febrero. Se espera que el país vuelva al ranking con un peso de 1,16%, dato que fue muy bien recibido por los inversores. Aún cuando los bonos mencionado ya subieron, aún existe una estrategia para ganar a partir de la dinámica. Prestá atención… Si vos tenés en tu cartera los títulos con vencimientos más largos, como el 23 y el 26, la sugerencia es que los vendas, tomes ganancias y te posiciones en bonos dolarizados con vencimientos un poco más cercanos, como es el caso del bono Argentina 21 (AA21). Este activo se encuentra a muy buen precio en este momento, por lo que representa una gran oportunidad. Si sos el tipo de ahorristas que piensa más en el largo plazo, papeles como el Bonar 26 (AA26) también pueden servir para sustituir las alternativas en pesos que ya subieron ante las buenas nuevas. Dicho esto, queremos dejar claro que no se trata de las únicas alternativas de inversión que tenés a tu disposición en este momento. Mucho menos intentamos decirte que los bonos en pesos no tienen potencial. Sólo tenés que analizar las opciones correctas. Si no aprovechaste toda esta movida de JP Morgan y el levantamiento de las restricciones al ingreso de capitales, no tenés que preocuparte. Te presentamos los mejores bonos para posicionarse en 2017, tanto en pesos como en dólares.

-Renta fija en pesos

Las mejores alternativas de bonos en pesos a nivel local en este momento se vinculan a la variable inflacionaria. Si la confianza sobre el sendero de inflación descendiente, -apunta a un 5% de inflación en 2019- los inversores tienen a disposición bonos a tasa fija en pesos que rinden entre 16% y 22% según en el plazo. No obstante, debés tener claro que si el BCRA no cumple con sus objetivos de inflación, la rentabilidad de los instrumentos a tasa fija será menor a la esperada en términos reales. En ese escenario, lo mejor sería posicionarse en títulos en pesos que ajusten por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER). Asimismo, estos títulos pagan un spread o tasa real sobre el avance de precios de entre 3% y 4%.
banner

-Renta fija en dólares

Siempre es importante diversificar. Para ello, además de la renta en pesos, tenés los bonos en dólares.  Pero ¿cuáles son los más atractivos ante el escenario actual, además de los que ya te sugerimos? El tramo corto de la curva le permite a los inversores contar con cobertura cambiaria y exponerse a una baja volatilidad. Estas características hicieron que estos títulos fueran muy buscados tras el triunfo de Trump, a pesar de que las posibilidades de una mejora de las cotizaciones en dólares fueran bajas. Para junio del año que viene vencerán el Bonar X (AA17) y el Global 2017 (GJ17), las principales referencias de corto plazo. Ante esto, una alternativa interesante para perfiles de inversión conservadores y moderados podría ser posicionarse en el Bonar 2020 (AO20), el título que sería la nueva guía cercana. El AO20 rinde un 4,4% anual y paga una tasa de cupón de 8% en dólares. En una línea similar, las variantes dollar-linked también son interesantes. Son instrumentos de corto plazo que pagan en pesos pero cotizan y ajustan pagos en función de la evolución del tipo de cambio. Además, ofrecen una tasa extra por encima de la devaluación de entre 3% y 4%. En materia de bonos, las alternativas no se limitan únicamente al mercado local. En vista de que la escena global estará plagada de incertidumbre en 2017, es fundamental que evalúes el potencial de ganancias de los títulos de deuda internacionales. Para saber qué tan atractivos son estos papeles y cuáles son las mejores opciones, podés acceder al Informe Especial que hemos elaborado de forma totalmente gratuita para vos.
Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido