¿Es sano dejarse llevar por la euforia o apostamos al largo plazo?

La Bolsa de Buenos Aires vive un espiral alcista sin freno y hace que todos nos emocionemos, pero no tenemos que ir al mismo ritmo de ésta si queremos conseguir las mejores inversiones.

El Merval no detiene su avance, pero ¡no te confundas! Tampoco queremos que suceda. Sin embargo, nos hace cuestionarnos: ¿es sano dejarse llevar por la euforia del momento? O ¿es hora de dar un paso atrás y apostar al largo plazo? ¡Ojo! No queremos que empiecen a invadirte las dudas. Solo queremos cuestionar un tanto la estrategia a seguir de ahora en adelante. ¿Si no es ahora cuándo? Vamos con el contexto… Los dólares siguen desembarcando en la Argentina y el mercado se alimenta de las apuestas por petroleras y empresas de gas y energéticas, principalmente. Desde el extranjero, a través de Fondos de inversión, cambian sus divisas por pesos y también apuestan a la Bolsa o bien, compran ADR”s argentinos -los certificados de compra de acciones- en Wall Street y hacen fuertes diferencias.

Una bolsa eufórica

El monto de negocios, como podrás imaginar, fue bastante elevado… En la Bolsa se operaron más de 652 millones de pesos y el índice Merval de las acciones líderes subió 1,47%, convirtiéndose en la décima alza consecutiva. En estos primeros días de 2017 jamás cerró en terreno negativo. La última vez que sucedió fue el 26 de diciembre pasado. Después de todo, te estamos hablando de una semana en que el índice registró un inédito de 18.509,93 puntos al cierre, lo que representó además su noveno avance consecutivo.

¿Qué empuja a la Bolsa argentina?

Lo que estimula al mercado argentino te lo decíamos en otra nota: una firme demanda inversora que ve más cercana la posibilidad de que sea considerada emergente y deje atrás esa categoría de fronterizo. Con esto nos referimos al índice que sigue el banco Morgan Stanley, donde cotizan acciones de países emergentes como China, India, Brasil, Chile y Colombia, entre otros. Por supuesto, las acciones de YPF que han impulsado al Merval a registrar el mayor volumen, pero también está la Petrolera del Conosur y Mirgor. Podrás imaginar que esto obedece al cambio en las condiciones del convenio de los trabajadores petroleros para explotar Vaca Muerta. Lo cierto es que el optimismo inversor mejoró y apuestan por otros papeles de empresas energéticas fuera de YPF, como Petrobras Argentina o Pampa. En Wall Street, por poner otro ejemplo, el ADR de YPF aumentó casi 13%, mientras que Pampa Energía creció 6,33% y Petrobras en 6%.

¿Apostamos al largo plazo?

Pero ese furor del momento, por lo general, no es un buen consejero para nuestras inversiones… El ejemplo perfecto de esto es el sector tecnológico, donde el consejo más sensato es evaluar el desempeño de las emisoras más allá de los primeros 3 años que suele durar la euforia de una colocación. La innovación es de las herramientas más poderosas que tienen las firmas para su crecimiento a largo plazo. Apostar por la tecnología puede resultar en ganancias atractivas si se invierte con tino y se consideran elementos como la volatilidad y movilidad por adquisiciones del mercado, así como la inclinación de las empresas por innovar.

Evitá las modas y tené visión

Una de las máximas de la Bolsa es evitar las modas. Tan simple como que obtendremos mejores resultados comprando cuando otros estén vendiendo desesperadamente y cuando otros compren con euforia. Eso requiere fuerte disciplina, pero trae increíbles sorpresas… Invertir a largo plazo puede ser la experiencia más fructífera de la Bolsa. Por ejemplo, si durante los últimos 15 años hubiéramos apostado a un grupo específico de acciones, probablemente hoy seríamos millonarios. Evidentemente nadie tiene una bola de cristal, pero basta con echar la vista atrás para darse cuenta que en la renta variable podés obtener rentabilidades tan interesantes que pueden solucionar el resto de nuestras vidas.

Inversiones millonarias

¿Querés un ejemplo? Monster Beverage: si hubieras invertido en la empresa de bebidas energéticas entonces tendrías ganancias increíbles. Un solo dólar en esta empresa hoy serían 594. Si en vez de  un dólar, hubiéramos puesto 6.000 dólares en esta empresa, ahora mismo tendríamos un rendimiento de 3.568.560 dólares. Es que invertir a largo plazo es tan buena idea que se ha convertido en uno de los estandartes de Warren Buffett, mejor conocido como el “Oráculo de Omaha”. Buffett suele decir que “el tiempo es amigo de los negocios maravillosos y enemigo de los mediocres”. Así deja en claro su preferencia por el largo plazo y toma distancia de lo que la mayoría de los inversores hacen. Incluso, a veces, parece ir en contra de la corriente. Lo que en verdad hace Buffett es poner el ojo en empresas que están en condiciones de generar dinero en forma permanente. De la mano de esta estrategia, hizo que sus inversiones le sacaran años luz de diferencia a los índices de Wall Street. Por ejemplo, el S&P 500 creció 17 veces (1.700%) desde 1980, pero en el mismo lapso, la cotización de las acciones de Berkshire Hathaway se multiplicó 830 veces. ¿La conclusión? Dejá que todos hagan una fiesta con la euforia. Vos podés recoger las mejores semillas y cultivarlas en el largo plazo. Solo así obtendrás mejores resultados que los demás. ¿Te interesan los consejos de Buffett? Lee nuestro Informe Especial -que es totalmente gratuito- en el que te damos 3 de sus máximas para ir a la Bolsa.
Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido