Endeudados como si nos hubiera un mañana…

En Wall Street se ha marcado un récord respecto a las colocaciones de deuda a inicios de año, todo antes de que Donald Trump asuma la presidencia de los Estados Unidos. ¿Por qué tanto apuro?

Si Wall Street se tomara vacaciones, seguramente escogería las primeras semanas de cada año. La tranquilidad con que se mueve el mundo financiero es sorprendente, pero este año parece haber comenzado con las pilas puestas… En realidad son los inversores quienes vuelven de sus vacaciones y empiezan a fungir sus planes para el naciente año, pero como te decíamos: 2017 arrancó con otras revoluciones. En el primer día del año, por ejemplo, las colocaciones de deuda por parte de compañías que cotizan en Wall Street alcanzaron un nivel récord. Bueno, tras la victoria de Donald Trump, con la expectativa de un reimpulso a la economía y el consecuente incremento del costo del dinero más la decisión de la Reserva Federal de subir la tasa de interés 3 veces durante 2017 cambió todo el escenario. Con este panorama, el último en acomodarse pierde…

Colocaciones de deuda en niveles récord

Durante su primer día hábil, en Wall Street se observaron emisiones por unos 19.900 millones de dólares, y en la semana que transcurrió más de 30.000 millones de dólares. ¿De quiénes eran las colocaciones? Citigroup 5.250 millones de dólares; Barclays 5.000 millones de dólares; National Australia Bank 3.500 millones de dólares; Daimler 3.000 millones; FedEx 1.200 millones; Deere 1.000 millones; ABN Amro 2.250 millones; Royal Bank of Canadá 500 millones de libras. Todo esto se suma a las colocaciones del Santander UK, Credit Agricole, Rabobank, BNP Paribas, WestPac, Lloyds, Banco de Montreal, Ford, Toyota, entre otras. Esto es por lejos un récord en la colocación de bonos durante el primer día del año. El año pasado, por ejemplo, se alcanzaron 15.800 millones de dólares. Todas tenían en común su tiempo de vida: de 3 a 11 años…

¿Colocaciones de deuda de calidad?

Claro, el consejo que se da a los inversores en renta fija para este año es hacerlo en deuda de alta calidad a un período que no sea menor a los 5 años para así reducir la suba de la volatilidad esperada por el aumento de tasas, entonces ¿qué tan buenas son estas colocaciones? De acuerdo con el diario Ámbito, están impulsadas por el lado de la demanda de dinero y no por el de la oferta… Lo que hacen las empresas es aprovechar la leve caída de las tasas de los últimos días, tras la suba con la victoria de Trump da la sensación que el mercado se tomó un descanso hasta ver medidas concretas.

¿Récord histórico?

Pero un arranque a toda máquina no significa que el año marque un récord en emisión de bonos y se superen los 3.600 billones de dólares colocados durante 2016. Cuando las tasas vuelvan a subir, las colocaciones de bonos se desacelerarían mientras el esperado incremento de fusiones y adquisiciones, por la expansión económica, dé paso a un escenario en el que se reste interés a la deuda. Así es como se haría atractiva otra forma de recoger deuda para las empresas: las Ofertas Públicas Iniciales (OPI) o la colocación de acciones.

¿Qué hay de Latinoamérica?

Evidentemente, para Latinoamérica, esto no es una buena noticia… En primer lugar, hay menos oportunidad de alcanzar los récords de colocación de bonos de 121 mil millones en 2013 o 134 mil millones de dólares en 2014, aún a pesar del retorno de la Argentina a los mercados internacionales. Bueno pensá que en frente tenés al Gobierno de Donald Trump que reduce impuestos, eliminando regulaciones y bajando los costos de intermediación y accso al mercado de capitales, así como un dólar y tasas en ascenso, convirtiéndo al país norteamericano en una aspiradora de fondos.

¿Cómo le irá a las colocaciones argentinas de deuda?

Hay algunos emisores que anunciaron su entrada al ruedo: Pampa Energía, Central Puerto y Aeropuertos Argentinos, YPF, Supervielle y las colocaciones provinciales de Gobierno nacional como Tierra del Fuego, La Rioja, Entre Ríos y Santa Cruz. Definitivamente llegó el momento de endeudarse, han cantado muchos… Desde que la Argentina dejó atrás el default, 8 provincias y 10 empresas sacaron bonos. Los que esperaron hasta el último tramo del año se equivocaron. A escala provincial, el 2016 fue así: la pionera fue Buenos Aires, en marzo por 1.250 millones de dólares. Luego llegó el turno de Neuquén por 235 millones, Chubut por 700 millones, Mendoza por 500 millones, Ciudad de Buenos Aires 890 millones, Córdoba por 750 millones, nuevamente Buenos Aires por 1.000 millones, Salta por 350 millones y Chaco por 250 millones. El sector privado fue el que más sufrió las consecuencias… Central Puerto dejó de colocar 500 millones de dólares, Aeropuertos 2000 lo tenía todo listo y no pudo salir al mercado, mientras que la Compañía General de Combustibles había conseguido 350 millones de dólares al 9,5% anual en dólares pocos días antes de las presidenciales estadounidenses. En nuestro Informe Especial que hemos elaborado de forma totalmente gratuita, podrás encontrar todos los pormenores sobre la deuda corporativa, una inversión que deberás tener presente durante 2017.
Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido