Dos malas noticias para tus inversiones en 2017 que nadie te había contado

Si bien el año que recién comienza presenta excelentes perspectivas financieras a nivel internacional, existen dos aspectos negativos que podrían impactar seriamente sobre tu cartera. Enterate a continuación a qué nos referimos para que tomes precauciones.

Detestamos ser nosotros quienes te digamos esto. Sobre todo cuando la mayoría de los analistas se ha dado a la tarea de alardear acerca de lo positivo que será este año para las inversiones.

No es que este pensamiento no tenga razón de ser. En efecto, todo indica que 2017 será muy prometedor.

Como prueba de ello, las bolsas del globo iniciaron enero en alza y no han abandonado esta tendencia. El Merval local acumula ya 5 sesiones consecutivas con ganancias.

No obstante, existen dos aspectos a considerar que podrían tener un impacto negativo sobre tus inversiones en 2017, por lo que queremos alertarte con el propósito de que tomes las precauciones necesarias.

Pero no todo es malo. Comencemos por repasar las buenas nuevas…

La buena noticia para tus inversiones en 2017

Afortunadamente, 2017 debería confirmar el regreso a la normalidad que comenzó a finales del año pasado. Esa es la buena noticia.

Por otro lado, la era de los tipos de interés bajos, el petróleo barato y la baja inflación está a punto de terminar.

Desde el segundo semestre de 2016, las expectativas de inflación en los países desarrollados están creciendo de nuevo debido a la suba, a nivel global, de los precios de las materias primas, y gracias a la salida del periodo de deflación en China.

Después de años de caída, la inflación dentro del G7 alcanzó una media de 0,8% a finales de 2016, aumentando desde el 0,35% que se percibía en mayo del mismo año.

Los rendimientos internacionales de los bonos soberanos bajaron a un nivel del 0,6% a principios del segundo semestre del año pasado, pero se están recuperando poco a poco.

Durante el primer trimestre de 2017, deberían alcanzar un promedio de 1,5%, aunque este nivel sigue siendo bastante bajo según los estándares históricos.

Por último, los precios del petróleo han comenzado a recuperarse a raíz del reciente acuerdo de la OPEP, a pesar de que existen pocas posibilidades de que los estados miembros cumplan con la totalidad de medidas acordadas.

Este nuevo paradigma económico confirma que las condiciones económicas están volviendo a la normalidad como dijimos anteriormente y esto será muy positivo para tus inversiones en el exterior e incluso en la Argentina.

 Las malas noticias para tus inversiones en 2017

La primera mala noticia es que según los expertos, 2017 debería confirmar que el lento crecimiento global está aquí para quedarse más tiempo.

Una vez más, la expansión estará por debajo del nivel medio del período anterior a la crisis financiera de 2007-2008.

Los principales motores económicos a nivel mundial – los Estados Unidos, China y Europa- se encuentran actualmente en una fase de desaceleración.

Sin embargo, no es para alarmarse mucho. Una nueva crisis tiene pocas posibilidades de suceder a corto plazo, especialmente si tenemos en cuenta los ciclos económicos y de negocios.

En los Estados Unidos, el proceso continuo de normalización de las tasas de interés (que comenzó en diciembre de 2015) debería tener un impacto económico directo marginal.

Esto debido a que es difícil imaginar que los hogares y las empresas cambien su comportamiento, debido a un aumento de medio punto o tres cuartos de punto en los tipos de interés a corto plazo.

Incluso si las tasas de interés alcanzan el 1,5%-2% a finales de 2017, seguirán estando a un nivel muy bajo, en términos absolutos como en relación con la inflación.

Sin embargo, no se puede descartar la posibilidad de que la Reserva Federal (Fed) adopte una postura más optimista de lo esperado para contrarrestar el impacto económico de la reforma fiscal decidida por el presidente electo, Donald Trump.

En tal caso, el mercado tendrá que acostumbrarse rápido a este cambio de tendencia.

banner

 

Hablemos ahora de la segunda mala noticia…

La segunda mala noticia tiene que ver con el fortalecimiento del dólar estadounidense, producto tanto de la normalización de las tasas de interés en los Estados Unidos, como del proceso de reducción de los países emergentes en cuanto a su superávit en divisa extranjera, en el mercado estadounidense.

Un dólar fuerte es el principal temor de inversores y políticos, ya que implica que el crecimiento global probablemente descienda aún más.

Los países emergentes son los más vulnerables, especialmente aquellos que dependen en gran medida de financiación externa y que están sujetos a un alto nivel de riesgo político.

Con el objeto de que puedas diseñar una estrategia financiera que te permita cubrirte de estas eventualidades, deberías leer el  Informe Especial que hemos preparado de forma totalmente gratuita para vos, en el que te hablamos de 2 acciones que tienen como locos a todos los gurús de Wall Street, gracias a su alto potencial de ganancias este año.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido