¿Conviene invertir en un plazo fijo en 2017?

Entrá a esta nota y enterate de qué tan rentable es este tradicional instrumento financiero este año. 

Cuando pensás en inversiones, seguramente se te ocurre que la alternativa ideal para vos es la más clásica y sencilla, como es el caso del plazo fijo.

Si bien se trata de un instrumento cuya dinámica de funcionamiento es bien conocida por todos, esto no implica que necesariamente sea un acierto.

Hoy, pretendemos demostrarte por qué no es la mejor idea invertir en un plazo fijo en 2017.

El ocaso del plazo fijo en 2017

Desde que comenzó la gestión macrista, las inversiones en pesos ganaron impulso.

Sin embargo, en estos últimos días por primera vez bajo esta administración, la tasa de plazos fijos a 30 días cayó por debajo del 18%.

Según lo informado por el Banco Central (BCRA), dicha variable se ubica en este momento en 17,74%.

Esto quiere decir, que si vos ayer hiciste un plazo fijo a 30 días, percibirás un interés de 1,48% al vencimiento, lo que equivale a un 0,30% por debajo del 1,8% de inflación estimada para enero, según el Relevamiento de Expectativas Monetarias (REM) efectuado por el BCRA.

De acuerdo con los especialistas, la reducción en las tasas de interés aplicables a los plazos fijos está relacionada con el recorte de 125 puntos básicos que sufrió la tasa de las Lebac a 35 días en las últimas dos licitaciones.

Esta última, actualmente se ubica en 23,5%.

Dicho esto, ¿que podés esperar si invertís en un plazo fijo en 2017?

¿Conviene invertir en un plazo fijo en 2017?

Lamentablemente la respuesta es un rotundo no.

Si bien las condiciones pueden variar de acuerdo con el banco en el que vayas a realizar la operación, la realidad es que el interés promedio pagado por un plazo fijo en estos momentos es de 18% anual a 30 días (que es el plazo mínimo).

A medida que se extiende el periodo asciende el rendimiento anual, pero no se trata de un incremento significativo. Para los plazos a 180 días el interés pasa del 19%.

Si hablamos de ganancias de 18% en países donde el avance en los precios no es de mayor magnitud, sería un acierto inigualable.

Pero estamos en Argentina y la inflación proyectada en función de este año asciende al 20%, por lo que el rendimiento real de tu plata sería negativo con un plazo fijo.

Estarías perdiendo 1% de lo que invertiste en principio.

Miralo así: le estarías prestando la plata al banco y en vez de cobrar intereses perderías dinero.

Entonces…

¿Qué podés hacer con tu plata en 2017?

Si estás buscando una alternativa conservadora de renta fija en pesos que realmente rinda y supere a la inflación, las Letras del Banco Central o Lebacs siguen siendo la respuesta.

Y es que mientras las Lebacs tengan una tasa real positiva con respecto al plazo fijo, seguirán siendo las preferidas de los ahorristas.

La baja tasa le saca atractivo al plazo fijo contra la inflación esperada y, en los momentos en que hay más expectativa de devaluación, aumenta la dolarización de la cartera, por ejemplo, a través de las Letes.

Sin embargo, las Lebacs no dejan de ser una excelente alternativa. Si te fijás en la última licitación, las Letra a 42 días paga 24% anual, rendimiento con el que superará el avance del dólar.

Esto, debido a que se espera que la divisa suba este año entre un 18 o 19%. es decir, va a estar bastante controlada.

Según los analistas, el dólar se moverían un poco por detrás a la inflación, que tiende a ir a un 1,5% mensual. En ese marco, la moneda estadounidense, quizás suba entre el 1% y el 1,2% por mes en promedio.

De esa manera, es una buena alternativa para vos como ahorrista, posicionarte en el plazo más corto de la Lebac y renovarlo en cada vencimiento.

El inversor incluso que apueste a un tramo más largo de las Lebacs, que cuentan con una tasa inferior al 24%, también le va a ganar al dólar.

En la última licitación, los rendimientos se ubicaron en 24%, 23,8%, 23,5%, 23,05%, 22,78% y 22,47% para los plazos de 42, 70, 105, 168, 224 y 287 días, respectivamente.

Con el tiempo, la curva de rendimientos podría darse vuelta y los plazos más largos pagarían más que los más cortos. 

A pesar de lo ya dicho, hay que tener claro que el diferencial entre la tasa de plazo fijo y la de las Lebacs se está comprimiendo.

En particular, la diferencia entre la tasa Badlar, que es el interés que pagan los bancos por depósitos de más de un millón de pesos a 30 días, y el rendimiento de las Lebacs está actualmente alrededor del 6,5% a favor del instrumento del BCRA.

En marzo y abril del año pasado este diferencial había tocado máximos cercanos al 12%.

Los especialistas proyectan que este spread  se va a seguir comprimiendo, aunque va a depender mucho de cómo el BCRA maneje su política monetaria, ya que las Lebac se mueven de acuerdo a la tasa de referencia.

Seguramente, te quedás con ganas de conocer más detalles sobre lo que va a suceder con las Lebacs de ahora en adelante. Por eso, decidimos armar un Informe Especial totalmente gratuito, en el que te contamos todo sobre lo que se viene para este instrumentos financiero, que se presenta como la alternativa conservadora ideal para vos.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido