¿Apostamos a la peor acción del 2016?

Hay una estrategia desconocida por muchos inversores sobre el Dow Jones que nos invita a invertir en Nike, una de las compañías que más promete en 2017.

Dicen que los últimos serán los primeros, pero ¿hay alguna forma de aplicar este refrán a nuestras inversiones?

Se trata de un análisis que nos permitiría escapar de lo tradicional, lo que vemos año tras año. Las preguntas de siempre: ¿cómo acomodar nuestra cartera?, ¿por qué valor apostar?, ¿acaso aquellos que tengan un análisis fundamental?, ¿por lo técnico? o ¿una combinación de ambas estrategias?

Al final del día, cada inversor tiene su propio sistema, pero ¿qué sucedería si invirtiéramos por la peor acción del 2016?

Es decir, por simple lógica, en el mundo bursátil existe el efecto rebote. Nada puede subir por siempre, ni puede caer eternamente. Las acciones son como una montaña rusa que pasan por buenos o malos momentos dependiendo del ritmo que tenga la empresa.

Una nueva modalidad de inversión

Hace tan solo unos días, Mark Hulbert, columnista de Market Watch, publicaba un estudio de los últimos 6 años en el cual mostraba que al centrarnos en el Dow Jones, escoger a la peor acción del año anterior funcionaba.

Y muy bien…

De acuerdo con sus cálculos, en los últimos 6 años, cualquier inversor que hubiera apostado por la peor acción del año anterior habría conseguido una revalorización del 19,7%, frente a una suba media del Dow Jones de 12,4%.

De hecho, si hubieras apostado por la mejor acción del año anterior entonces solo habrías ganado 9,4% en promedio…

La pregunta ¿cuál es la peor acción del 2016 para intentar sacar parte del éxito con este particular sistema?

¿Invertimos en Nike?

En 2016, la compañía que peor desempeño tuvo en el Dow Jones fue Nike, que perdió algo más de 18%.

2016 representó para Nike su peor ejercicio desde el año 2008. Sin embargo, de cara a este 2017, los analistas esperan un repunte de 22% hasta los 63 dólares en los que fijan su precio objetivo.

De hecho, las acciones de Nike tienen una recomendación de compra respaldada por 6 de cada 10 analistas conformando el consenso que sigue su cotización.

En todo 2016, el Dow Jones -índice en el que cotiza Nike- ganó 13,42% y logró su mayor alza en 3 años, acariciando los 20.000 puntos.

Una salud frágil

Pero este año, la salud de Wall Street es frágil. Ese excelente resultado fue conseguido desde que Donald Trump ganó las elecciones de los Estados Unidos, pese a que su plan económico no ha sido presentado aún.

Durante su campaña, Trump prometió rebajar los impuestos a las empresas, por eso su victoria estimuló a los inversores, pero hasta el momento no ha dado detalles sobre lo que sucederá cuando entre a la Casa Blanca el 20 de enero.

Pero 2016 nos deja una valiosa lección…

Sin obviar variantes

No tachemos ninguna variante por extraña que parezca. ¿Quién asoció Brexit y Trump con una Bolsa rugiente?

Entonces tenemos que en la segunda mitad de 2016 se observaron suaves mejoras en el crecimiento económico global, que contribuirían a una situación de desarrollo para las acciones más arriesgadas.

El consumo seguramente seguirá reforzando el crecimiento de las economías de los países desarrollados, aunque pueda permanecer en niveles modestos y provocar que el exceso de oferta se mantenga.

Con el fin de la era de hielo de las tasas de interés en el año 2017  y en un escenario en el que se mantiene la incertidumbre como denominador común, con expectativas de una política fiscal neutra en Europa, de una política fiscal expansiva y de la normalización de política monetaria en los Estados Unidos, una cartera diversificada podría permitir reducir los niveles de riesgo y ofrecer rentabilidad.

Si las políticas de Donald Trump son realmente capaces de aumentar el crecimiento económico, habría un impacto negativo sobre la renta fija.

Nike entre las más interesantes

Por tanto, en los Estados Unidos, las empresas expuestas positivamente al aumento de las tasas de interés, como las financieras, podrían tener mejor rendimiento al ser expuestas al ciclo económico y al estar menos endeudadas.

¿Y cuáles son las más interesantes?

Acá es cuando volvemos a Nike…

De acuerdo con este análisis, de las empresas que componen el Dow Jones, como The Travelers Co, Nike o Exxon Mobile, destacan por tener baja deuda.

Otras como IBM, Apple, Pfizer y Cisco destacan por una previsión de ganancias por precios para 2017 por debajo del índice agregado.

¿Cómo le fue a Nike en 2016?

Pero lo cierto es que si realmente se aproxima un 2017 de oro para Nike, tendría que haber dado algunas señales -aunque sean ínfimas- durante los últimos suspiros de 2016…

A finales de 2016, Nike publicó sus resultados del segundo trimestre. ¿Qué pasó?

Bueno, la compañía creció menos de lo previsto en Norteamérica por la mayor competencia de Adidas y Under Armour, aunque lo compensó ampliamente al superar las expectativas en China y en el resto de mercados emergentes.

Entre septiembre y noviembre, por ejemplo, Nike registró un beneficio de 842 millones de dólares, 15% por encima de lo espera y 7% más que en el mismo período del año pasado.

Durante 2016, los ingresos superaron los 8.180 millones de dólares, frente a los 8.093 millones que el consenso de mercado esperaba.

Si bien Norteamérica es su principal mercado -45% de las ventas- creció menos de lo estimado, en China y en países emergentes, se alcanzaron ingresos históricos, aliviando un tanto las preocupaciones.

Claro, a largo plazo, la competencia planteada por Adidas y Under Armour amenaza sus márgenes aunque lo cierto es que, en este aspecto, la compañía sigue liderando el sector.

Pero gracias a esto, durante 2017, Nike es la más barata y al menos en los próximos 3 años, crecería 30%.

Ahora si sos de los que prefieren tener varias opciones, tenés que leer nuestro Informe Especial  elaborado de forma totalmente gratuita en el que podrás observar las 3 razones por las que le va tan bien a Adidas.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido