3 razones para invertir en bonos emergentes

A pesar de la incertidumbre que genera la llegada de la era Trump, existen razones de pesos para considerar estos activos a la hora de invertir. Conocelas a continuación.

Mucho se ha advertido del impacto que puede llegar a tener el mandato presidencial de Donald Trump en los Estados Unidos, sobre los mercados financieros, particularmente sobre los bonos emergentes.

Esto se debe principalmente a que bajo su Gobierno, la Reserva Federal (Fed) se torna más agresiva en la suba de tasas de interés, por lo que los inversores preferirían los títulos de deuda estadounidenses, antes que cualquier otro, siendo los papeles de alto rendimiento los más afectados en este escenario.

No obstante, las advertencias sobre el republicano podrían terminar como la historia de Pedrito y el lobo. En pocas palabras, mucho ruido y pocas nueces.

Y es que el panorama para los títulos de los países emergentes ha vuelto a cambiar una vez más.

A continuación te contamos los detalles…

Un giro de 180 grados para el futuro de los bonos emergentes

Los expertos de la firma de inversión internacional Blackrock, reconocen que aún cuando el contexto parecía incierto, la transición de una dinámica de estímulos monetarios en los Estados Unidos a una fiscal, se ha acelerado.

En esa línea, la recomendación vuelve a centrarse en los activos de alto rendimiento o high yield

Las expectativas de políticas que estimulen la inflación dejan un nuevo escenario de revalorización y atractivo de recuperación para los papeles emergentes.

Aunque el consenso de los analistas ve vientos en contra en 2017, todavía hay tres razones por las que tenés que creer que la deuda de los mercados emergentes debería superar la revalorización de otros activos de renta fija, durante los próximos 12 meses.

1. Los fundamentos

En primer lugar, hay que destacar la persistencia de la tendencia positiva en los fundamentals de los países emergentes, aunque los expertos consideren que algunas naciones no deben ser incluidas en la misma.

En esa línea, explican que el crecimiento se acelerará y las posiciones en estos mercados lucen más saludables que en períodos más turbios como lo fue el año 2013.

2. El factor Estados Unidos

La puesta en marcha de un plan importante de infraestructuras en los Estados Unidos provocará el alza en los precios de las materias primas, favoreciendo a los países productores, como es el caso de los emergentes.

No obstante, no debe dejarse de lado que estos países manejan una importante cuota de incertidumbre política, debido a las potenciales políticas proteccionistas que se ejecutarían en los mercados desarrollados.

3. El precedente 

Por último, los políticos aprendieron de la experiencia de 2013. De esa manera, no esperan ninguna transición o cambio en la actual postura política.

Los analistas creen que la beta será al menos un driver de los retornos en 2017, por lo que sobreponderan a la high yield por encima de los bonos con investment grade y en esa misma línea, hacen énfasis en el potencial de los títulos cortos. 

Es muy importante recordar que los altos rendimientos de los activos en los mercados emergentes ofrecen una buena amortiguación al incremento de los tipos de interés globales, ya que se espera  que los bancos centrales de los mercados desarrollados mantengan el freno hasta cierto punto sobre los tipos de interés.

¿Se debe invertir ahora en los bonos emergentes?

Desde otra importante firma de inversión internacional como lo es Goldman Sachs, explican que la reacción inicial de las bolsas está opacando la diversidad de oportunidades que ofrecen los emergentes, maximizando con ello el posible impacto de las políticas de Trump.

Según el banco de inversión, en el largo plazo la oportunidad de mantener mercados emergentes en nuestras carteras sigue intacta.

Aunque es cierto que aumentan los costos de financiamiento de la deuda y disminuye el atractivo de invertir en renta fija emergente cuando los bonos americanos ya son más caros, hay otros aspectos que pasan desapercibidos.

Desde 1980, la renta variable emergente ha subido 11% más que la desarrollada durante momentos de suba de tasas por parte de la Fed, por lo que los futuros incrementos en este sentido no deben ser vistos como amenazas.

Un poco de cautela con algunos emergentes

Por su parte, Bank of America sostiene que los emergentes más frágiles durante 2017 parecen ser Brasil, Turquía y Sudáfrica, porque son muy dependientes de la  inversión extranjera.

Tampoco deja de ser un dolor de cabeza Venezuela, que encabeza un índice creado por Standard Chartered de los países más propensos a sucumbir ante una crisis de deuda, una lista que incluye a Jordania, Argentina y Grecia.

Si más allá de la amplia variedad de bonos emergentes, querés profundizar sobre el potencial de los títulos de deuda locales, ante la futura presidencia de Trump, podés acceder al siguiente Informe Especial totalmente gratuito, que Inversor Global preparó exclusivamente para vos.

Deja tu respuesta